La falta de licencia de paternidad frena a las mujeres en el trabajo y a los hombres en el hogar…

Josh Levs, en una columna de opinión para NewsWeek comentó que cuando su esposa y él esperaban a su tercer hijo, dijeron en broma que era nuestra oportunidad de tener un nacimiento más «sin drama». 

«Nuestro hijo mayor nació con un defecto cardíaco y necesitaba una operación de bypass en unos días. Nuestro segundo hijo nació en mis brazos en una emergencia, no respiraba al principio».

«En ambos casos, tuvimos la bendición de que todo funcionó bien. Aún así, solíamos decir: «¡La tercera vez es el encanto!» En lugar de eso, después de la tercera entrega heroica de mi esposa, nuestra hija y yo terminamos siendo objeto de un caso legal que nos coloca bajo un foco de atención global».

Las políticas que mi empleador (CNN, parte de Time Warner) tenía en ese momento proporcionaban 10 semanas pagas a cualquier padre después de tener un hijo, excepto un padre biológico en un escenario tradicional, que solo podía obtener dos semanas. Discutí esto internamente, explicando que me necesitarían en mi hogar para el cuidado. Pero incluso después de que nuestra hija nació prematuramente en una emergencia, la compañía dijo que no. Presenté un cargo ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo. La compañía finalmente cambió su política.

El apoyo que recibió de personas de todo el país y del mundo, incluso de organizaciones de mujeres, fue revelador. Pronto entendí por qué: esta es una parte crucial de la batalla por la igualdad de género. Mientras los lugares de trabajo no den a los hombres las mismas oportunidades de ser cuidadores, la mayor parte del cuidado recaerá en las mujeres y continuarán siendo retenidas en sus carreras.

Desafortunadamente, hay un largo camino por recorrer para enfrentar este problema. La mayoría de las empresas tienen alguna licencia de maternidad pagada, generalmente cubierta por un seguro de discapacidad después de un parto. Solo el 29 por ciento de las empresas en los EE. UU. Ofrecen licencia pagada de paternidad.

Incluso cuando la licencia por paternidad está oficialmente disponible, a menudo, como dicen muchos papás que entrevisté, solo está «en el papel». Los hombres que intentan tomar una licencia de paternidad o buscar horarios flexibles han sido despedidos, degradados o han perdido oportunidades de trabajo. (Mi libro, All In , está lleno de estas historias.)

El llamado «bono de papá», en el que algunos hombres ganan más dinero después de tener hijos, solo se aplica «en la medida en que su lealtad y responsabilidad permanezcan firmemente centradas en objetivos profesionales, en lugar de en la prestación de cuidados». informó . «Aquellos hombres que quieren ser padres en un sentido más significativo, activo e involucrado, y que buscan equilibrar sus prioridades de hogar y de trabajo, pronto descubren que el ‘bono de papá’ se convierte en el ‘estigma de papá'».

Una nueva encuesta de Promundo y Dove Men + Care, una compañía con la que me asocio en la investigación y los mensajes sobre padres, muestra cuán extendido está este problema en todo el mundo. De las más de 11,000 personas encuestadas en siete países, la gran mayoría de hombres y mujeres dijeron que los padres deberían participar en el cuidado físico y emocional de sus hijos. El ochenta y cinco por ciento de los padres dijeron que quieren estar más involucrados después de que nazcan sus hijos.

Pero menos de la mitad de las personas con acceso a la licencia de paternidad lo tomaron en su totalidad. La mayoría de los hombres y mujeres dijeron que las actitudes entre colegas y gerentes dejan a los hombres sintiéndose incapaces de pedir el permiso completo. Y como en la mayoría de los países, la licencia por paternidad no ofrece un reemplazo salarial adecuado, más del 40 por ciento de los padres dijo que las barreras financieras son la razón más importante para no tomar la licencia por paternidad. Las familias simplemente no pueden darse el lujo de renunciar al salario del hombre, que, debido en parte a la brecha salarial de género,generalmente representa la mayoría de los ingresos familiares.

¿Por qué no hemos hecho más progreso? Una gran parte de la respuesta es que demasiados líderes de negocios aún tienen una comprensión anticuada de la familia.

En realidad, los padres que trabajan cuidan a sus hijos diariamente , y pasan un promedio de aproximadamente tres horas con ellos cada día laboral. Los papás trabajan tantas horas como las mamás, pero la mayoría de esas horas están en la oficina, mientras que las mujeres dedican más horas al hogar, como resultado de las políticas y los estigmas sexistas. Los papás experimentan tanto conflicto trabajo-vida como las mamás. EY descubrió que en los Estados Unidos, los hombres son incluso más propensos que las mujeres a cambiar de trabajo o abandonar las promociones para la gestión de la vida laboral.

Pero muchos líderes empresariales no lo saben. Un estudio de la Escuela de Negocios de Harvard encontró que «los ejecutivos de ambos sexos consideran que la tensión entre el trabajo y la familia es principalmente un problema de mujeres».

Y debido a que los medios de comunicación todavía están a menudo llenos de retratos de papás como despistados y perezosos, algunos ejecutivos creen que estos estereotipos son reales. Algunos me han admitido que desconfían de los hombres que toman licencia por paternidad o buscan horarios flexibles porque creen que esos hombres realmente no harán mucho en casa. Entonces, tal vez sea poco sorprendente que, en la encuesta de Promundo y Dove Men + Care, las mujeres y los hombres expresen su frustración con los estereotipos negativos de los padres.

Paternidad en México

En México, el tiempo que otorga la ley como permiso de paternidad es insuficiente, y solicitar más al patrón significa una merma en los ingresos de las familias, señalan padres y especialistas.

Mientras que la ley mexicana da a los padres 5 días con goce de sueldo, en países como Uruguay la madre y el padre pueden pedir permisos alternados hasta que el bebé cumple 6 meses. En otros países la licencia es de hasta 8 semanas.

Las pocas ventajas que esta prestación laboral tiene para los nuevos padres se ven reflejadas en los pocos permisos que se piden.

Según datos oficiales – obtenidos por el Instituto Early a través de solicitudes de información – de los hospitales que brindan seguridad social en 2018 se otorgaron 279 mil 999 licencias por maternidad y tan solo 8 mil 170 por paternidad.

Las más afectadas por esto son las mujeres, quienes asumen prácticamente solas el cuidado diario de los hijos durante sus primeros meses de vida.

Arturo, quien se convirtió en padre en 2018, opinó que aunque podría pensarse que esta situación pone en desventaja a los hombres, son las mujeres quienes más padecen la ausencia del padre por el apoyo que necesitan tras el nacimiento del bebé.

“Yo tenía un bebé recién nacido y una mujer con cirugía en casa y solo estuve ahí un mes, que no fue suficiente para apoyarla en su recuperación”, relata.

En entrevista para Animal Político, Arturo explicó que consiguió ese mes gracias a que labora en una empresa multinacional e internamente tienen derecho a 15 días, aunado a un trato que hizo con anticipación con su jefa pidiendo vacaciones y unos días más de trabajo en casa.

Pero el mes de licencia fue insuficiente. Verónica, su esposa, fue sometida a cesárea y cuando el mes de permiso de Arturo terminó, ella aún no estaba bien.  

“No fue tiempo suficiente, porque un recién nacido requiere mucha atención y un mes es muy poco (…) cuando acabó mi licencia, ella aún no se podía mover ni agachar bien, la cesárea es un procedimiento que las incapacita (…) creo que lo correcto sería una licencia de tres meses”, refiere.

Verónica superó el resto de su recuperación con apoyo de su madre y su hermana.

A pesar del poco tiempo que estuvo en casa, Arturo se siente privilegiado por haber conseguido esta licencia porque sabe que otras empresas otorgan aún menos días.

La Ley Federal del Trabajo, en su artículo 132 fracción XXVII, establece que el patrón tiene obligación de “otorgar permiso de paternidad de cinco días laborables con goce de sueldo, a los hombres trabajadores, por el nacimiento de sus hijos y de igual manera en el caso de la adopción de un infante”. Para que puedan acceder a esta prestación deben realizar el trámite correspondiente en su empresa.

En el caso de las mujeres, el artículo 170 estipula que “disfrutarán de un descanso de seis semanas anteriores y seis posteriores al parto” con goce de sueldo y a solicitud de la trabajadora, quien debe presentar el comprobante médico de la institución de seguridad social que le corresponda y cumplir con los trámites que pida su empresa.

Además, la mujer podrá transferir hasta cuatro de las seis semanas previas para después del parto. Es decir, las mujeres pueden tener hasta 10 semanas de permiso en comparación a los 5 días de los padres.

Vía: Newsweek y Animal Político

Acerca del autor

ExpokNews