La falta de responsabilidad social por parte de estas marcas es lamentable y afecta al planeta y a nuestra salud.

La falta de responsabilidad social se nota y por más que las empresas u organizaciones traten de lucir responsables, los grupos de interés reconocen cuando un compromiso no es auténtico e incluso cuando una marca les miente.

Falta de responsabilidad social

La ausencia de un verdadero compromiso, termina por arruinar la comunicación y relación con los grupos de interés; quienes están dispuestos a invertir más por aquellas marcas responsables pero, también requieren pruebas y resultados que demuestren que una empresa realmente busca hacer frente a un problema social y / o ambiental y mejorar su huella en cada área.

Sin embargo, existen compañías a las parece no importarles esta relación ni su impacto con el planeta o las comunidades… A continuación te compartiremos dos ejemplos que sugieren la falta de responsabilidad social pero antes… ¡Evita caer en el mismo error!

1-. 3M

La marca Intercept, obtuvo evidencia de que la empresa 3M, lleva desde 1970 colocando en sus productos de teflón, sustancias como ácido perfluorooctanosulfónico (PFOS) y ácido perfluorooctanoico (PFOA); dos componentes que al acumularse en la sangre, pueden provocar cáncer, dañar el sistema inmunitario, aumentar el colesterol y fomentar ataques al corazón.

Lamentablemente, estos fluoroquímicos han sido la base del éxito de la compañía y a pesar de que 3M sabía que estas sustancias son sumamente dañinas, siguieron  usándolas.

falta de responsabilidad social

De acuerdo con Intercept, 3M utilizó los descubrimientos del Proyecto Manhattan, -que usó flúor para destilar el uranio para la primera bomba atómica-, para desarrollar la famosa capa de teflón y otros antiadherentes.

Sharon Lernet de Intercept, señaló que el investigador de la Universidad de Florida, Warren Guy, encontró complejas moléculas de flúor en su propia sangre en 1975 y alertó a 3M.

¿Qué hizo 3M?

Warren Guy comentó que la empresa dijo que no tenía idea alguna de lo que estaba diciendo pero los científicos de la compañía hicieron pruebas y encontraron que efectivamente la molécula que Guy encontró en su sangre era en verdad el producto estrella de 3M.

A pesar de esta noticia, la empresa decidió seguir vendiendo el compuesto a Dupont y otras compañías. Incluso, tiempo después, Rich Purdy, uno de sus científicos ambientales, volvió a decirle a la empresa que esta sustancia se había propagado y que les pedía detener la producción.

Como respuesta, la compañía decidió ignorarlo y continuar con la venta y elaboración de estos productos.

falta de responsabilidad social

Aunque, en Europa, la utilización de esta sustancia ya quedó prohibida desde el 2008 y en Estados Unidos en 2014 pero existen otros países en donde se sigue utilizando.

Intercept resalta que 3M lleva cerca de 48 años, envenenando al planeta y a los seres que habitan en ella con sus productos antihaderentes.

“Todo ese tiempo, la compañía ha sabido sobre la toxicidad de sus sustancias y productos y aún así siguen vendiéndolo”, señala el portal.


2-. Exxon

La empresa compartió en 2015, una serie de reportajes que señalan que el cambio climático no existía. A pesar de que, sus propios científicos mencionaron que los gases de efecto invernadero sí son dañinos para el medio ambiente.

Para confirmarlo, dos investigadores de Harvard revisaron cerca de 200 documentos de la compañía y sus declaraciones públicas señalando que la marca engañó a sus grupos de interés sobre el cambio climático.

falta de responsabilidad social

Durante esta investigación encontraron que la compañía llevaba desde 1977 hasta el 2014, compartiendo en sus informes dudas con respecto a la existencia del cambio climático y el impacto de su compañía en el entorno.

“Destacamos que el cuestionamiento no es si Exxon Mobil se reservó el acto de presentar su investigación sobre el cambio climático, sino cómo la comunicó. Exxon Mobil contribuyó discretamente a la ciencia y fuertemente a generar dudas sobre esas investigaciones”, comparten los investigadores.

¿Exxon respondió?

Scott Silvestri, un vocero de Exxon Mobil, dijo que este nuevo estudio no era confiable porque lo consideró parte de una campaña activista en contra de la empresa que lleva mucho tiempo y dijo que el trabajo era “impreciso y ridículo”.

Él comentó que la investigación representaba un giro en la estrategia de los activistas y citó dos ejemplos de ensayos publicitarios en los que Exxon había publicado en periódicos que el cambio climático “podía presentar” riesgos legítimos a largo plazo.

Sin embargo, los investigadores señalaron que ambos ensayos estaban incluidos en el estudio y que incluso incluyeron los publireportajes que la empresa lanzó en los periódicos más importantes como The New York Times.

falta de responsabilidad social

La investigación también menciona que Exxon financiaba grupos que negaban riesgos graves al medio ambiente y que a lo largo de sus declaraciones e informes, mostraron una postura dudosa hacia la existencia del calentamiento global.

A través de #ExxonKnew, los activistas y científicos involucrados compartieron los informes en donde señalan que Exxon mintió más de 10 años. Por su parte, varios procuradores, comenzando por Eric T. Schneiderman de Nueva York, empezaron a investigar a la empresa para determinar si había engañado a los accionistas y consumidores sobre los riesgos del cambio climático y los efectos.

“La pregunta clave en términos legales, es si Exxon tenía información que no estuviera disponible para el público y que pudiera haber cambiado las decisiones de los inversionistas de haberla conocido”, afirmó Gerrard.

¿Qué necesitas para evitar esto?

¡Sinceridad! Los grupos de interés quieren que sus empresas favoritas sean y se muestren transparentes; no solo en los informes y reportes que compartan, también en cada área interna y externa que pueda tener un impacto en el entorno.

falta de responsabilidad social (1).jpg 85

Además, la responsabilidad social no se trata de verse bonito, significa adoptar un compromiso realmente responsable y desarrollar servicios y productos que respeten la triple cuenta de resultados o triple bottom.

Esto quiere decir que cualquier producto o servicio tiene que ser viable para el negocio, para el medio ambiente y la sociedad… y en estos casos, es claro que no se cumplía y limitaron al consumidor de decidir si deseaban o no seguir consumiendo el producto…

Recuerda que si requieres asesoría sobre estos temas, puedes acercarte con nosotros.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.