Gobierno RSE

Laxa, publicidad de alimentos chatarra dirigida a niños

De acuerdo con la Coferpis la regulación ha implementado restricciones en horarios para niños.

A un año de la puesta en marcha de la regulación de publicidad de alimentos chatarra y de alto contenido calórico dirigida a niños —como parte de las medidas del gobierno federal para prevenir el sobrepeso, la obesidad y diabetes—, organizaciones civiles señalan que ha sido laxa y se requiere reforzar para hacerla efectiva.

En conferencia, miembros de la Alianza por la Salud Alimentaria (ASA) y la Red por Derechos de la Infancia en México (Redim) anunciaron que estas medidas regulatorias deben realizarse con parámetros más estrictos en horarios de televisión infantiles —de acuerdo con el Instituto Federal de Telecomunicaciones, alrededor del 72% de los niños mexicanos ve la televisión abierta, en tanto que un 19% la de pago—, donde se promocionan este tipo de alimentos, así como en otros medios que no tienen regulación, internet específicamente.

No obstante, un monitoreo realizado por El Poder del Consumidor, miembro de la ASA, detectó que tanto en canales de televisión abierta, como en la de pago, persiste publicidad dirigida a menores de productos, como cereales, que rebasan las recomendaciones internacionales de ingesta calórica.

“La regulación en México permite publicitar cereales que tienen hasta 30 gramos de azúcar por 100 gramos de producto, cuando que la regulación Organización Panamericana de la Salud (OPS) establece que se deberían de publicitar sólo aquellos con un contenido menor a 5 gramos por 100 de producto”, explica Fiorella Espinosa, coordinadora de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor.

Por su parte, Alma Meneses —coordinadora jurídica de la Redim— apuntó que las medidas tomadas por el gobierno federal regulan la publicidad de los alimentos más dañinos a la salud, lo cual no significa que los permitidos sean saludables, cuando que comercialmente se ofrecen así.

Adolescentes

El análisis de la organización civil también detectó que se publicita chatarra en programación no regulada, como las telenovelas, pero que tienen una elevada audiencia de adolescentes. De acuerdo con un informe del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) este género es de los más populares entre niños de 4 y 12 años, aún cuando el contenido no está dirigido a ellos.

“Los adolescentes son un sector desprotegido en esta regulación y la publicidad mantiene un impacto en este grupo poblacional”, señala Alma Meneses. “La regulación es laxa y permite que dicha publicidad siga llegando a los niños”.

Las organizaciones civiles alertaron además que la publicidad de alimentos chatarra se transmiten en horarios si bien nocturnos, populares entre los niños. Citando el mismo informe del IFT, refirieron que el horario en que los niños ven más la televisión es entre las 20:00 y las 22:00 horas, en tanto que la regulación termina a las 19:30 horas, de lunes a domingo, por lo que recomiendan la extensión de ésta.

En este sentido, el “Estudio exploratorio sobre la promoción y publicidad de alimentos y bebidas no saludables dirigidas a niños de AL y el Caribe”, publicado en 2013, de Unicef, refiere que “las regulaciones gubernamentales deben ser integrales, en las que se cubran todos los medios de comunicación, técnicas de promoción y publicidad y espacios en los que se reúnen los niños y las familias. Para esto, es importante definir el alcance y la amplitud de dichas regulaciones, especificando claramente los términos y definiciones para facilitar su implementación y monitoreo”.

Después de recordar que México es el primer país con obesidad infantil en el mundo, la especialista de la Redim dijo que la publicidad dirigida a niños, niñas y adolescentes contribuye que el ambiente “obesigénico” persista en nuestro país, “el cual redefinirá sus hábitos alimenticios y vulnera sus derechos a la salud y alimentación”.

Fuente: La Crónica

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

Dejar un comentario