RSE

Las camisetas que llevaron a la quiebra a una pequeña empresa

“Keep calm and rape a lot” (Mantén la calma y viola mucho) era la frase que resaltaba el estampado de una de las playeras que la empresa estadounidense Solid Gold Bomb vendía a través de Amazon y que ocasionaron indignación en las redes sociales.

De acuerdo con Michael Flower, fundador de la compañía, la intención era hacer una parodia del famoso slogan “Keep Calm and Carry On” (Mantén la calma y sigue adelante) popularizado por el gobierno británico al inicio de la Segunda Guerra Mundial y que ha sido retomado a través de las redes sociales sustituyendo “Carry On” por frases como “Call Batman”, “eat chocolate”, e incluso “keep calm and ctrl z” para hacer alusión a esa función del teclado de nuestra computadora sin la que muchas veces no sabríamos que hacer.

¡Comparte este post en tu Facebook!

Sin embargo, la parodia que Flower pretendía hacer a través de lo que el ha descrito como un programa automático de computadora salió de sus manos cuando la maquina comenzó a combinar palabras creando mensajes que incitaban a la violencia, como el mencionado “rape a lot” y otros como “Hit her” (golpéala) y hasta “Knife her” (apuñálala) y algunas otras alarmantes parodias misóginas y hasta sangrientas.

Desde luego, Amazon retiró de su sitio todos los productos de la marca, eliminando así la mayor fuente de ingresos de la compañía, dejándola con serios problemas fiscales.

Fowler, quien emitió una disculpa de inmediato, explicó que las camisetas no estaban en existencia y que las frases eran resultado de las combinaciones aleatorias del programa que utilizó para expandir su catálogo para lograr 10 millones de alternativas, lo que colocó a Solid Gold Bomb en uno de los lugares mas altos de las búsquedas en Amazon. La empresa imprimía bajo demanda, lo que evitaba mercancía rezagada.

Sin embargo la disculpa no sirvió para superar la crisis y Fowler fue atacado fuertemente a través de las redes sociales e incluso vía correo electrónico. Las ventas diarias de la empresa cayeron un 75%, para cuando Amazon finalmente le permitió regresar luego de tres semanas de castigo había eliminado su historial en la red, lo que perjudicó fuertemente su ranking de búsquedas.

Si encontraste interesante este post, compártelo en Google +

Aún cuando el fundador dejó de asignarse un salario tuvo que despedir a la mitad de sus empleados e invertir 35 mil dólares de su propio capital a la empresa; sin embargo no fue suficiente para evitar la bancarrota. Ahora la directora de operaciones en Massachusetts, Cristy McCullough ayuda a vender el equipo que queda de la compañía para repartir las ganancias, con lo que han recaudado apenas unos miles de dólares.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario