RSI

La verdad sobre apadrinar a un niño

Por: María José Evia H. Google

1apadrinar

Seguramente todos nos hemos preguntando cuánto y cómo ayuda el dinero que se envía para “apadrinar” a niños en países en desarrollo, o dentro de México. Sin embargo, pocos han llegado tan lejos como Jonah Ogles, un periodista que viajo a Haití para conocer al niño que apadrinó por doce años, y para comprobar en persona el cambio logrado por sus 38 dólares mensuales.

Ogles escribió sobre la experiencia en la revista Oustide. En reportaje, queda claro que el tema de la ayuda internacional, especialmente en Haití, es muy complejo, y no puede resolverse con unos días de visita.

En esta historia en particular, la contribución se hacía a través de Compassion, una organización cristiana que opera en varios países impulsando la educación. Bajo su sistema, los padrinos aportan 38 dólares al mes a un niño en particular, y el 80% del dinero se le entrega para gastos específicos como útiles escolares, zapatos, salud, etc. El 20% se usa para los gastos de operación de Compassion. Además, el niño debe acudir a sesiones periódicas donde se le enseña sobre ética y religión. La comunicación padrino-ahijado es por medio de cartas, que son traducidas por personal de la organización.

El autor explica que comenzó a apadrinar a Ervenson cuando era un adolescente cristiano devoto, y que aunque su fe fue cambiando a lo largo de los años, nunca dejó de enviar mensualmente su dinero. La oportunidad de conocer a su ahijado se dio por iniciativa de Compassion, que organiza viajes anuales para aquellos patrocinadores que deseen ver personalmente el impacto de su contribución.

compassion-csp

En Haití, existen alrededor de 10 mil OSCs, la mayoría de las cuales han fallado en obtener resultados a largo plazo. Muchas comienzan proyectos sin hacer estudios de la población o simplemente no tienen la capacidad para generar un cambio estructural duradero. También se ha criticado la forma en la que se ha utilizado el dinero después del terremoto en 2010. El modelo de Compassion parece ser exitoso, según un estudio de 2008 realizado en varios países, que llegó a la conclusión de que los niños ayudados por la organización tienen más probabilidades de quedarse en la escuela y de obtener trabajos de oficina que sus contrapartes. Sin embargo, hay que decir que el estudio fue realizado por un investigador que es padrino por medio de la organización, por lo que no es 100% objetivo.

En México también existen programas similares, como Lazos, una organización que por medio de padrinos (que aportan 250 pesos al mes, una cantidad menor a la de Compassion) apoya a niños de escasos recursos para que continúen su educación escolar formal, además de impulsar la enseñanza de valores y la formación de padres y maestros. Los padrinos pueden comunicarse con los menores a quienes benefician por medio de cartas, pero no parece existir la posibilidad de conocerlos personalmente.

Sin embargo, el sistema también tiene sus problemas. En su artículo, Jonah Ogles narra cómo el sacerdote del pueblo tenía una casa mucho más equipada que las viviendas de los demás pobladores. También hay quienes critican el modelo porque elige a niños para recibir la ayuda, generando inequidad en lugar de ofrecer apoyo a una comunidad completa.

Esta historia termina cuando meses después de su visita Ogles recibió una carta comentando que Ervenson no terminó la escuela, por “faltas injustificadas al programa”. El autor no sabe si su dinero hizo una diferencia en la vida del muchacho, pero eso no le impide apadrinar a otro pequeño.

A parecer, apadrinar a un niño es una cuestión de conciencia y de esperanza en su futuro. Como en muchos otros proyectos de ayuda social, no existen garantías, porque no se ha logrado generar un sistema infalible para repartir la riqueza.

Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.

Dejar un comentario