Ecología Social

La sustentabilidad contra el aquí y el ahora

Por: Antonio Tamayo Neyra

Tal vez uno de los más grandes errores de la sociedad occidental ha sido crear el paradigma de vivir en el corto o cuando mucho mediano plazo, dejando el futuro como un aspecto del que no vale la pena preocuparse; así se pasó de una mentalidad de la edad media que vivía pensando en llegar al paraíso después de la muerte, al vivir en el aquí y en el ahora, sin importar sus consecuencias en el futuro.

Ha sido entonces un cambio de mentalidad extremista, del cual todos ahora somos víctimas y, de alguna forma, culpables de que se siga propagando este modelo de pensamiento. Ejemplo de lo anterior es la preocupación ecológica actual, preocupación que no tiene más de 30 años de haberse tomado en serio y por lo tanto ser incluida tanto en la agenda empresarial como en la agenda pública.


Algo similar ocurre con la sustentabilidad, término realmente nuevo en las agendas socioempresarial y pública, y que debió haber sido el paradigma clave de todos los desarrollos tecnológicos desde al menos hace 200 años, cuando se creó la máquina de vapor.

Y si bien es cierto que en las pasadas dos centurias se han logrado avances tecnológicos enormes que cada vez son más impresionantes, poco se ha tomado en cuenta en ellos el concepto de sustentabilidad.

Ahora se dice que estamos inmersos en otra revolución industrial por los avances técnicos logrados en los pasados diez años, y aunque esto sea cierto, se tiene que generar una revolución paradigmática que tenga como base la sustentabilidad, y así, todos los avances, ya sean tecnológicos o de cualquier tipo sean en función de dicho concepto.

Al respecto Peter Senge lo dice claramente: El término sustentabilidad requiere inherentemente que consideremos a los hijos, familias, comunidades, y negocios del futuro, y no sólo las necesidades de quienes habitan en el presente.

Y llevando más adelante la idea de Senge, esto no tiene que ser solamente en la parte tecnológica, sino también en la parte económica, y muestra clara de ello es la actual crisis financiera mundial que iniciara desde 2007 y que en su más reciente suceso está surgiendo en Estados Unidos y Europa, con sus graves consecuencias en el resto del mundo.

Los acontecimientos de esta segunda semana de agosto de 2011 en las bolsas de valores, son el resultado de la desconfianza generada por la incertidumbre de que no se paguen las enormes deudas que se contrajeron en los pasados años; enormes cantidades de dinero que quienes las pidieron y quienes las prestaron, pensaron solamente en su presente, y poco o nada consideraron el futuro, subestimándolo junto con todos sus riesgos.

En este caso por ejemplo, no se consideró la sustentabilidad en absoluto, se pensó en ganar mucho y de manera rápida, dejando a un lado todo lo que implicó la sustentabilidad de dichas operaciones financieras.

Y si bien está gran crisis económica ya tiene contemplado un futuro difícil para una gran parte de los países, puede ser también el momento idóneo para repensar como actuar en el presente para que estas crisis no se presenten en el futuro.

De no llevar a cabo una real y profunda revolución cultural y paradigmática, es muy probable que este tipo de crisis financieras recurrentes se vuelvan más frecuentes, y junto con ella las crisis de falta de agua, de contaminación y de producción de alimentos se mantengan de manera reiterada y persistente.

Afortunadamente una gran parte de la civilización ya ha tomado conciencia de lo anterior, y por medio de ONG y diversas asociaciones pugnan por un real y verdadero cambio, pero esto no se logrará hasta que los funcionarios públicos (cuando se conviertan en verdaderos políticos en el más amplio sentido del término), y los llamados “amos del universo”, quienes manejan los conglomerados empresariales a nivel global, actúen en forma consecuente, y adquieran una real responsabilidad social en el más amplio sentido del término, que incluye a la sustentabilidad como uno de sus aspectos principales, convirtiendo este término en uno de los paradigmas del siglo XXI.

Seguiremos platicando…
Blog: http://atamayon.blogspot.com



Antonio Rey Tamayo Neyra

Dedicado al periodismo de investigación desde 1987 especializado en temas socioeconómicos. Desde 1991 colabora en el periódico El Financiero como Coordinador Editorial y Redactor de Proyectos Especiales, además de colaborar en otros medios. Desde el 2002 involucrado en la Responsabilidad Social, escribiendo y realizando proyectos editoriales de este tema, y además documentando las actividades de las empresas (tipo caso)

También es profesor de posgrado e imparte capacitación en relacionales laborales.

Licenciado en Administración por el Instituto Tecnológico Autónomo de México; su preparación profesional posterior incluye un Diplomado en Responsabilidad Social en el Tecnológico de Monterrey, y un Curso del mismo tema en la Universidad Abierta de Cataluña. Actualmente estudia la Maestría en Sociedad de la Información y el Conocimiento en la Universidad Abierta de Cataluña.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario