Noticias

La responsabilidad social no es un bálsamo para errores de la IP

bccheartmini.jpg

Se cree que la industria de la publicidad y la mercadotecnia son desalmadas… me pregunto por qué será…—estoy siendo sarcástico, obviamente—. La realidad es que muchas, aunque no todas, de las campañas que están allá afuera, tienen como objetivo vender “a toda costa”, sin importar calidad, precio o funcionalidad de sus productos. De modo que el posicionamiento de esta industria, hay que decirlo, se lo han ganado a pulso; y hablo con experiencia y conocimiento de causa.

El problema viene cuando el posicionamiento no resulta confortable y entonces se pretende utilizar a la responsabilidad social como remedio. El gráfico aquí expuesto, perteneciente al Brisbane Advertising and Design Club de Australia, además de resultar bastante repulsivo, explica que, aunque mucha gente no lo crea, la industria publicitaria tiene mucho corazón y cita para justificarlo, sus frecuentes acciones de caridad; asimismo invita a una jornada para reunir fondos para diferentes causas.

El problema, nuevamente, no es lo loable de la acción; ayudar siempre es noble. Lo que está fuera de lugar es hacerlo en este contexto que parece decir: sociedad, sabemos lo que piensan de nosotros, pero vamos a demostrarles que no es cierto a través de acciones socialmente responsables.

Michael Porter, en su clarísimo ensayo de la RS, explica claramente qué ésta no se hizo para aliviar la tensión entre iniciativa privada y sociedad; y esto es cierto porque la relación entre ellos es simbiótica y no parasitaria. De modo que el diseño aquí expuesto, está fuera de lugar y genera tensión desde su frase inicial: “Sin importar lo que muchos piensen, nuestra industria tiene un gran corazón.”

La responsabilidad social debe fusionar a las organizaciones con las comunidades, no crear señalamientos y buscar después de ello, ejecuciones compensatorias; estas acciones lastiman el concepto y la esencia de la ciudadanía corporativa.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario