Pocos empleadores conocen las enfermedades que padecen sus trabajadores.

Dislexia vía Shuttestock

Dislexia vía Shuttestock

Como supervisora de un local de la cadena de cafeterías Starbucks en Clapham, en el sur de Londres, Meseret Kumulchew tenía que registrar periódicamente la temperatura de los refrigeradores y del agua en las instalaciones.
Pero después de tratar de corregir algunos errores, su empleador la acusó de falsificar documentos y procedió a asignarle tareas menores, lo que llegó a hacerle pensar en el suicidio, le dijo Kumulchew a la BBC.

Sus errores, sin embargo, eran un producto de su dislexia, una dificultad de aprendizaje que puede dificultar tareas que requieran leer, escribir o deletrear.

Y Kumulchew eventualmente ganó un juicio por discriminación por discapacidad en contra de Starbucks, que ahora está contemplando acciones para mejorar su apoyo a empleados en una situación similar.

“Yo sé que no soy un fraude, simplemente cometí un error”, explicó la mujer, quien asegura que le había informado a su empleador sobre su condición, la que dificulta el trabajo con palabras y números y hace deseable un entrenamiento mucho más visual.

También dijo estar segura de que con un poco de ayuda –como más tiempo para familiarizarse y comprender sus tareas y alguien que le ayudara a revisar el trabajo– sus viejos errores se podían evitar.

“Me va a costar, pero no se preocupen: ayúdenme y yo voy a poder hacerlo, a mi propio ritmo”, le dijo Kumulchew a la BBC.

“Y no voy a perjudicar a su negocio, porque voy a sacar la alfombra roja para todos los clientes”, agregó.

Posible compensación

El fallo a su favor se emitió a mediados de diciembre, pero ahora está por empezar una nueva audiencia en la que se determinará una posible compensación.

Y aunque el veredicto no sienta un precedente legal, la Asociación Británica de Dislexia espera que ayude a generar mayor conciencia sobre la situación.

De hecho, la asociación estima que una de cada 10 personas tiene algún nivel de dislexia, aunque muchos nunca han sido diagnosticados formalmente.

Y el tribunal que llevó el caso encontró que Starbucks no había hecho ajustes razonables para lidiar con la dislexia de Kumulchew y la había discriminado por causa de su discapacidad.

La corte determinó, además, que la mujer había sido victimizada por su empleador, que parecía no tener mayor conocimiento o comprensión de asuntos de igualdad.

“Muchos disléxicos sufren altos niveles de ansiedad en sus lugares de trabajo porque los empleadores no tienen ni la conciencia ni el entrenamiento para ajustarse a ellos“, dijo la Dra. Kate Saunders, de la Asociación Británica de Dislexia.

Aunque en un comunicado Starbucks dijo estar conversando con Kumulchew para identificar el tipo de apoyo más apropiado.

La empresa también dijo estar comprometida a tener “una fuerza de trabajo diversa e incluyente” que “se sienta bienvenida y a gusto en nuestras tiendas”.

¿Qué es la dislexia?

  • Es una dificultad de aprendizaje que dificulta la lectura y escritura
  • Generalmente se empieza a notar cuando los niños entran la escuela y empiezan a aprender a leer y escribir
  • Una persona con dislexia puede: leer y escribir muy lentamente, confundir el orden de las letras en una palabra, tener dificultades para tomar notas o seguir una secuencia de instrucciones
  • Las personas con dislexia a menudo tienen habilidades en otras áreas como pensamiento creativo y para la solución de problemas
  • Ajustes razonables para empleados disléxicos pueden incluir proporcionar grabadoras durante las reuniones, apoyo en la corrección de textos y darles instrucciones de forma verbal en lugar de por escrito.

Fuente: Animal Político

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact