Ambiental

La incógnita del agua

Forma y Fondo CCXX

En las operaciones matemáticas cuando aparece la incógnita, se nos enseña que hay que encontrar a qué número corresponde y siguiendo el método adecuado se logra despejar el enigma. Algo parecido ocurre en la operación que la humanidad necesita encontrar para entender el camino que le ayude a sobrevivir como especie en el Planeta, que en nombre del desarrollo ha devastado.

De continuar las actuales tendencias de solucionar problemas sobre las rodillas en amenazas vitales para el género humano como la distribución del agua, el aumento poblacional, la urbanización anárquica, la proliferación y disposición inadecuada de la basura, junto a las complicaciones de las sequías y el cambio climático, el mundo se dirige hacia una catástrofe.

Mientras en el pasado siglo XX la población mundial se triplicó, el uso de recursos renovables como el agua creció seis veces. Los expertos calculan que en los próximos cincuenta años la tasa poblacional mundial aumentará al menos con tres mil millones de habitantes. Este incremento sumado al crecimiento de la industrialización y la urbanización provocará mayor demanda de agua y alimentos además de las serias consecuencias para el ambiente.

La ONU pronostica que unos tres mil millones de personas sufrirán escasez de agua para el año 2025, en la actualidad mil doscientos millones de seres humanos padecen sed. El consumo mundial de agua creció tan rápido como la población en el último siglo. Garantizar el acceso al agua es primordial dentro de los Objetivos de Desarrollo para el Milenio de la ONU. La meta es reducir a la mitad el número de personas que carecen de acceso a ella.

Cada 24 horas mueren 4500 niños por falta de líquido y saneamiento y varios millones más sobreviven enfermos, sin acceso a la educación y sumidos en la pobreza, según reporta el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF. En las naciones subdesarrolladas, hay comunidades en las que la población camina seis kilómetros diariamente transportando 20 litros del líquido, dos cubetas.

Desde 1994 hasta lo que va del siglo XXI se han efectuado Foros en diferentes partes del mundo con la misma constante y diferentes nombres: cuidar de nuestros recursos hídricos es cosa de todos, mujer y agua, agua para ciudades sedientas, el agua en el mundo, agua subterránea, todos vivimos aguas abajo, agua para el siglo XXI, agua y salud, agua para el desarrollo, agua para el futuro, el agua y los desastres, agua fuente de vida, agua y cultura, afrontando la escasez del agua, saneamiento, el agua y la paz, etc.

Sin embargo han olvidado los temas cruciales: que no se transforme en negocio de particulares, su cobro con tarifas equitativas que no subsidien al que más tiene, el establecimiento de estándares mínimos indispensables para el manejo sustentable y equitativo de 263 ríos alrededor del mundo, cuyos cauces se extienden a dos o más países, saneamiento de ríos y programas permanentes de educación ecológica. Acciones que han resultado rotundos fracasos para los gobiernos.

En el 2006, durante el Cuarto Foro Mundial del Agua celebrado en México, se propuso este recurso como derecho de toda persona. Sin excepción, todos, participantes y no, respaldaron la propuesta. También significó la primera vez que el derecho al agua fue discutido por diferentes países a nivel internacional.

La problemática de México no es sencilla: aumentó más de tres veces su población de 1950 a la fecha, la capital de la república seis veces y algo parecido sucedió en el Valle de Toluca o Valle del Matlatzinco que de un cuarto de millón de habitantes ahora cobija a más de un millón.

De acuerdo a los pronósticos oficiales, para 2030 México tendrá 127 millones de habitantes y las ciudades más pobladas estarán concentradas en zonas con escasez de agua. Para 2060, el 72 por ciento del territorio nacional será árido o semiárido. De seguir así, añaden, para el 2020 desaparecerá la capa de hielo que corona el Iztaccihuatl, en 2040 la del Pico de Orizaba y posteriormente el deshielo del Popocatepetl. Las consecuencias no se verán únicamente en el paisaje; lo más dramático será el suministro de agua a los centros de población que dependen hasta en 60% del agua que desciende de los volcanes.

La propuesta de aprovechar el agua para producir más alimentos, crear empleos, y disminuir la pobreza quedó opacada por el aumento exagerado de cultivos para producir biocombustibles, que sufren los impactos de la gran acumulación de agroquímicos, su saturación en suelos y la paulatina absorción que necesariamente llega a los mantos freáticos. El objeto de la agricultura para alimento humano y animal quedó desplazado por la agricultura al servicio de los motores. Paradójicamente, aunque la producción agrícola aumenta, también aumenta la pobreza de los agricultores Un círculo vicioso nunca imaginado que ya es un serio riesgo para la salud humana, la de los ecosistemas y la estabilidad social, sin tomar en cuenta los daños a futuro, muchos inimaginables.

La solución de la incógnita es: equilibrio. También están a la mano: recolectar agua de lluvia, construir fábricas de agua, mejorar los sistemas de almacenamiento y conservación, perfeccionar los métodos de irrigación a los campos, desarrollar cultivos tolerantes a las sequías e impulsar la cultura y la conciencia ambiental. Es obvio que un consumo desenfrenado de los recursos naturales, especialmente del agua, no puede continuar. Pero tenemos que saber cómo y cuáles son las herramientas para cambiar las cosas. Lo que se necesita es acción de todos: gobiernos, iniciativa privada, organizaciones de la sociedad civil y ciudadanía.

La forma: con acciones contundentes de todos, llegar a una adecuada gestión de los recursos hídricos y lograr un mayor acceso a los servicios para más personas. El fondo: revertir la tendencia y crear una nueva realidad en esta encrucijada histórica bien vale el esfuerzo, porque: TODOS SOMOS NATURALEZA.

ACACIA FUNDACIÓN AMBIENTAL A. C. [email protected]

Fuente: Comunicado de prensa

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]