- Advertisement -
ColumnasLa gran decepción: Colaboradores con altas expectativas, jefes no logran cumplirlas

La gran decepción: Colaboradores con altas expectativas, jefes no logran cumplirlas

La pandemia de COVID-19 trastocó, entre otras cosas, la forma de laborar. El efecto más claro fue el teletrabajo —que aún persiste—, pero también ha contribuido a que cada vez haya más colaboradores con altas expectativas laborales. Este tópico abre un mundo de situaciones a las que las personas en puestos de poder se deben enfrentar.

En lo corporativo, parece que jefes y jefas no logran cumplir las altas expectativas de los colaboradores. La gran renuncia en Estados Unidos, y la altísima rotación en Latinoamérica es un claro síntoma de ello. Es un tema que deja ver diversas áreas de oportunidad para la cultura organizacional; sin embargo, es preciso conocer los detalles sobre las exigencias o expectativas de las y los colaboradores y la falta de cumplimiento de estas.

Colaboradores con altas expectativas; gerentes no logran cumplirlas

De acuerdo con El Economista, el Work Trend Index (Índice de Tendencias Laborales), “Grandes expectativas: hacer que el trabajo híbrido funcione” fue presentado por Microsoft Corp recientemente, y señala diferentes tópicos sobre este tema, dentro de los que destacan los colaboradores con altas expectativas y la falta de pericia de los jefes para resolverlas.

Dicho Índice señala que los gerentes se encuentran atrapados entre el liderazgo y las altas expectativas de los colaboradores. De hecho, el 74% de los gerentes afirma que no tiene la influencia o los recursos para hacer cambios a favor de las y los empleados, mientras el 54% de los gerentes señala que el liderazgo de la empresa no está en contacto ni le interesa saber de las necesidades y expectativas de las y los colaboradores.

duda colaboradores con altas expectativas

Los últimos dos años nos han enseñado que la cultura se mantendrá o caerá con los gerentes. Pero muchos gerentes se sienten atrapados entre el liderazgo y las expectativas de las y los empleados; y se sienten impotentes para impulsar el cambio en su equipo

Índice de Tendencias Laborales de Microsoft Corp.

¿Cuáles son estas expectativas? Tal como se señalaba al inicio de esta nota: el teletrabajo o trabajo remoto es uno de los temas centrales en la disputa. En ese sentido, el liderazgo empresarial planea un regreso presencial (pensando que la gente trabaja por estar en la oficina), mientras los colaboradores no lo ven necesario y los gerentes o jefes tampoco — pero si bien tienen cierto grado de liderazgo, no toman las decisiones finales — y se quedan en medio de esta lucha.

El Índice señala que el 50% de los líderes dicen que su empresa ya planea el regreso al trabajo presencial en este 2022. Esta cifra aumenta en las industrias de fabricación (55 %), comercio minorista (54 %), y bienes de consumo (53 %). Es decir, la mitad del sector empresarial comienza a pensar en un retorno presencial.

En contraste, este mismo estudio comparte que el 52% de los encuestados considera un cambio en la modalidad de trabajo y apunta al trabajo híbrido o completamente remoto.

Incluso, el Índice destaca el crecimiento de los trabajos remotos o teletrabajos ha sido importante, ya que en 2021 de acuerdo con LinkedIn, en Estados Unidos uno de cada 7 trabajos era remoto en comparación con 2020 cuando solo uno de cada 67 trabajos se ofrecía bajo este esquema.

colaboradores con altas expectativas

La realidad es que el trabajo presencial es una consigna que muchas empresas pretenden hacer realidad este 2022 bajo el argumento de «productividad». Empero, el 80% de los colaboradores afirma que sigue siendo igual de productivo o incluso más trabajando fuera de entornos corporativos. Además:

No se puede borrar la experiencia vivida y el impacto duradero de los últimos dos años. Capacitar a los gerentes para que se adapten a las nuevas expectativas de los empleados ayuda a preparar a las empresas para el éxito a largo plazo. 

Jared Spataro, vicepresidente ejecutivo de Trabajo Moderno en Microsoft

Si bien las condiciones de trabajo en los dos últimos años han llevado a todo la cultura organizacional de las empresas a una reestructuración. Un realidad clara es que el liderazgo gerencial se ha encontrado en la incertidumbre, y ha tenido que adaptarse de forma acelerada a las nuevas condiciones de trabajo. Sin que esto signifique una aceptación del cambio, sino solo un proceso de adaptación.

Por ello, frente a colaboradores con altas expectativas, las respuestas parecen ser insuficientes, ya que los puestos gerenciales se encuentran atrapados entre la falta de aceptación de los directivos por otorgar mejores condiciones laborales y la demanda del mercado que es real después de dos años de pandemia, y que ahora están conscientes de que las empresas también son corresponsables de su bienestar social, físico y mental.

Liderazgo en disyuntiva

Siguiendo esta línea, es importante retomar al liderazgo, el cual que se entiende como la capacidad que tiene una persona de influir, motivar, organizar y llevar a cabo acciones para lograr sus fines y objetivos que involucren a personas y grupos en una marco de valores. Dentro de las empresas implica saber guiar a un grupo de trabajo a la par que se impulsa el crecimiento del negocio.

colaboradores con altas expectativas y liderazgo

En este contexto, los puestos gerenciales o «los jefes» son una parte fundamental para conciliar las altas expectativas de los colaboradores con las prioridades empresariales.

Para ello es vital empoderar a estos puestos gerenciales que sí tienen contacto con la gente y darles la capacidad para desbloquear el potencial del trabajo híbrido o remoto. No se debe ver ya al trabajo remoto como una situación de emergencia, sino como parte de la nueva realidad; y solo los gerentes con altas habilidades directivas han logrado dar buenos resultados, pero es necesario capacitar al resto para que lleven a cabo una buena gestión del trabajo remoto o híbrido.

De la misma manera, es imprescindible que los directivos se vuelvan más responsables y entiendan que la realidad es distinta hoy y que por lo tanto deben también mirar por las expectativas de la gente. No more business as usual.

Este contexto es la coyuntura perfecta para impulsar la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y el liderazgo como la amalgama para conjuntar las altas expectativas de los colaboradores con los objetivos empresariales, creando nuevos esquemas de trabajo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más reciente

DEBES LEER

TE PUEDE INTERESAR