Ambiental

La fiebre por lo sustentable

No es coincidencia que cada vez sean más los artículos empacados con materiales biodegradables ni que frecuentemente surjan nuevos vehículos, ya sean experimentales o comerciales, impulsados por energías alternativas. Más bien se trata de una fiebre altamente contagiosa; pero no hay motivo de preocupación; ésta es buena para la salud del planeta y es, además, una excelente oportunidad de negocio.

La principal diferencia entre un producto cualquiera y uno sustentable es que el segundo contempla su impacto en el ecosistema durante toda la cadena de producción. Por ello, emplea los recursos naturales, humanos y económicos de la forma más eficiente, inteligente y responsable.

De tal modo, existen alternativas ecológicas en todas las categorías de productos, y la tendencia es que la cantidad de consumidores interesados en ellos crecerá rápidamente. Y, aún mejor: serán consumidores leales dispuestos a pagar un aumento en el precio.

Los tres mitos de los productos sustentables

1. Sólo cuidan del medio ambiente
Falso. Para romper con esta creencia debemos recordar que el PNUMA (Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente) definió desarrollo sustentable como aquél que “satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades.”

Es decir, el objetivo de la sustentabilidad, y por lo tanto, de los productos sustentables, es que las generaciones futuras posean los recursos naturales que les permitan acceder a una buena calidad de vida.

2. Implican reducir nuestro nivel de vida
Todo lo contrario,
los productos sustentables son una excelente oportunidad de hacer más con menos, es decir, ser más productivos y actuar con mayor inteligencia. Además, la creación de productos y servicios relacionados con la mitigación y adaptación al cambio climático es parte del mayor programa de combate al desempleo en la historia.

La realidad es que los artículos diseñados pensando en el bienestar del planeta pueden contribuir significativamente a las finanzas de las personas y de las empresas.

3. La nueva tecnología es siempre la respuesta
No necesariamente.
A veces la creatividad de un emprendedor tiene más peso. Por ejemplo, en África se producen bicicletas elaboradas con el bambú de la región, lo que no requiere ninguna tecnología novedosa para generar un producto sin impactos ambientales adversos.

La producción sustentable

Se dice que si las cosas fueran fáciles todos las harían, ésta frase popular describe perfectamente la producción de artículos sustentables. Y es que aunque se trata de un mercado cada vez más redituable, su fabricación y venta implican retos como el aumento de costos y la percepción del consumidor.

Así lo explica Andrés Caballero; encargado del área de Relaciones Públicas de Honda de México, quien destaca que aunque la satisfacción del cliente será siempre el imperativo, el mayor reto es comunicar “clara y consistentemente los beneficios y valores del producto, para así transformar al artículo en algo que los competidores traten de superar creando uno más limpio y eficiente”.

En ese sentido, Caballero considera que la clave para tener éxito en este mercado es “escuchar detenidamente la voz del cliente; ofrecer siempre un valor agregado y que los productos o servicios representen una alternativa real al cuidado del medio ambiente y no sean sólo una estrategia de mercadeo”.

Como consecuencia de esa filosofía, Honda desarrolló el primer vehículo de producción masiva impulsado por celdas de hidrógeno (Honda FCX) y simultáneamente comercializa en México un modelo del Civic con motor híbrido.

Sin embargo, no es la única compañía grande interesada en permear su operación de responsabilidad con el Planeta. Recientemente, Gamesa-Quaker se convirtió en la primera empresa de galletas y barras en el mundo en utilizar un empaque ecológicamente amigable y anunció que invertirá 190 millones de pesos en los próximos tres años en su estrategia de sustentabilidad ambiental

Así, José Luis Prado, presidente de Gamesa-Quaker, explicó que el principal reto de incursionar en el mercado de productos sustentables “ha sido trascender el escepticismo que hay en muchos sectores, el escepticismo de que todo lo que haga la empresa tiene algo sospechoso. Quizá es por ello que quienes más valoran esta clase de productos son los jóvenes”.

Prado indicó que producir empaques degradables implica un costo adicional, sin embargo, aseguró que esto no incrementará el precio final de los productos ya que se compensará con esfuerzos de productividad internos.

Por su parte, Salvador Verdusco, director comercial de Capsa, empresa mexicana que desde hace 30 años se dedica a la distribución y venta de artículos promocionales, compartió su experiencia como uno de los pioneros, ya que hace 15 años la empresa trajo a México el primer producto comercializado como ecológico: un bolígrafo biodegradable.

Dada su experiencia en el tema, Verdusco aconseja a aquellos que deseen producir artículos sustentables que consideren cinco puntos esenciales: que el producto sea cíclico (reutilizable o reciclado), solar, seguro, eficiente y con impacto social positivo, ya que si no se considera el último punto jamás se alcanzará la sustentabilidad. “En lo que concierne a los distribuidores, éstos deben de colaborar para que la gente tome conciencia de que estos productos si valen la pena”, agregó.

Verdusco considera que es más sencillo transformar un producto básico a uno sustentable que iniciar un producto sustentable desde cero, ya que “el consumidor lo conoce y sólo es cuestión de mostrarle los beneficios adicionales que brinda al medio ambiente”.

Un mercado que evoluciona

No obstante, en lo referente al mercado mexicano de productos sustentables, el Director de Capsa aclara que “estos productos tienden a ser más caros que los convencionales, y hay un segmento de consumidores que siempre preferirán el artículo más barato. Otra barrera de entrada es que existen muchos productos ecológicos que en realidad no lo son”.

Por su parte, Andrés Caballero explicó que las conductas de consumo están cambiado rápidamente. Según menciona, “La sociedad está buscando el ahorro de energía en varias fuentes y ha reducido el empleo de insumos contaminantes o no biodegradables; además, se encuentra atenta hacia las nuevas tecnologías que apuestan por la eficiencia.”

Además, el cliente ha comenzado a mirar hacia aquellas compañías que muestran un compromiso ambiental. En este contexto, la comercialización de productos amigables con el medio ambiente se vuelve un tema prioritario en toda estrategia de negocios”.


LA GUÍA DEL CONSUMIDOR SUSTENTABLE

Para muchos, la principal motivación al adquirir artículos verdes o tecnologías sustentables no es el compromiso medioambiental. Más bien, han descubierto que se trata de una excelente inversión.

Dejando de lado cuál es su motivo para contagiarse de la fiebre de los productos sustentables, le presentamos las mejores opciones y los motivos que las transforman en una opción redituable:

Laptop
Aunque es mayor el costo de una computadora portátil contra una de escritorio, la primera es una excelente inversión al ofrecerle portabilidad y un menor consumo de energía.
Inversión. Las hay desde 5,000 pesos. Las que tienen sistemas especiales de ahorro de energía son un poco más caras.
Ahorro. Los modelos más actuales de laptops consumen menos de 30 watts si funcionan al 100%, mientras una computadora de escritorio consume entre 60 y 150 watts sin incluir el monitor.

PLX Kiwi
Al instalarse en el tablero del automóvil, el dispositivo analiza las cifras de consumo y kilometraje para mostrar estadísticas de consumo de gasolina en tiempo real, consumo histórico y kilómetros recorridos. Lo mejor para las finanzas personales del conductor es que si introduce al sistema el precio del litro de combustible, PLX Kiwi indicará el costo del viaje.
Inversión. De 3,000 a 4,000 pesos.
Ahorro. Depende de los hábitos de manejo.

Focos ahorradores o fluorescentes
Sin duda, instalar un foco ahorrador es una de las maneras más sencillas de realizar un consumo sustentable de energía que además beneficie nuestras finanzas personales.
Inversión. De 30 a 90 pesos.
Ahorro. Los resultados de la inversión están asegurados. Los focos comunes tienen una vida de 1,000 horas, mientras que los fluorescentes pueden ser útiles por más de 10,000 horas y consumen alrededor de una cuarta parte de la electricidad empleada por las lámparas tradicionales.

Lámpara solar con sensor de movimiento
Ya que se prende únicamente cuando detecta movimiento, optimiza totalmente la energía que obtiene del sol para transformarla en luz.
Inversión. De 500 a 600 pesos
Ahorro. Como la energía solar es gratuita, el retorno sobre la inversión es casi inmediato.

Calentadores solares de agua
Se trata de una serie de tubos que capturan la energía solar sin importar las condiciones climatológicas. El sistema puede almacenar entre 100 y 300 litros de agua, dependiendo del modelo.
Inversión. Depende de la capacidad del calentador, oscila entre 7,000 y 15,000 pesos.
Ahorro: Ya que no será necesario emplear gas, el costo del equipo se recupera en un periodo de entre 2 y 4 años, dependiendo de la cantidad de gente que habita la casa y de sus hábitos de limpieza. Una vez recuperada la inversión, será ahorro puro durante los siguientes 18 años, ya que la vida útil del calentador solar es de 20 años.

Ventanas con doble acristalamiento
Este aditamento se aprovecha mejor en aquellas zonas de climas extremos que emplean de forma constante calefacción o aire acondicionado. Mientras que el cristal clásico tiene seis milímetros de espesor, un doble acristalamiento consta de dos hojas de vidrio de cuatro milímetros y una cámara de aire de 6 milímetros.
Inversión. El metro cuadrado tiene un precio de entre 1,000 y 1,500 pesos.
Ahorro. El doble cristal reduce hasta en 70% la fuga de calor, además de brindar aislamiento acústico. Por ello, los gastos de calefacción disminuyen de 50 a 70% dependiendo del clima.

Regadera ahorradora
Este artículo es uno de los más rentables en términos económicos y de sustentabilidad. Funciona incrementando la presión y la velocidad del chorro.
Inversión. Varía de 150 a 600 pesos, en función de la calidad, los materiales y los terminados.
Ahorro. Consume entre 30 y 50% menos de agua que una ducha convencional, además de la correspondiente cuota de energía para calentar el agua. Se calcula que en una vivienda habitada por cuatro personas es posible ahorrar 50,000 litros del vital líquido al año.

Inodoro de bajo consumo de agua
Recordemos que en un cuarto de baño tradicional, un tercio del agua potable que entra en la casa se va por el inodoro. El consumo promedio en una descarda va de los 6 a los 12 litros, sin embargo, los modelos que optimizan en uso del líquido emplean 3 o 6 litros.
Inversión. Aproximadamente 15,000 pesos.
Ahorro. Depende del número de habitantes del hogar, así como de sus hábitos personales. No obstante, el consumo de agua en los excusados puede reducirse a más de la mitad.

Paneles solares y generadores de viento
Aunque se trata de una tecnología costosa, le permitirá con una sola inversión ser autosuficiente en su consumo de energía, incluso en días nublados.
Inversión. 80,000 pesos, pero puede variar dependiendo de sus requerimientos de energía.
Ahorro. Depende de cuánto pague usted en este rubro mensualmente. Es importante destacar que el costo de mantenimiento del equipo es muy inferior al recibo bimestral que paga por el uso de electricidad.


¿Cómo elegir el mejor producto?

Las soluciones para un estilo de vida sustentable están a su alcance, no obstante, hay que pensarlo dos veces antes de adquirir un producto verde, sobre todo cuando la compra implica una inversión considerable.

El primer paso es leer la etiqueta del producto con cuidado, ya que tan solo en Estados Unidos existen más de 300 programas de certificación, lo que genera una confusión entre términos como ecológico, natural, respetuoso del medio ambiente, reciclable, no tóxico, lo que puede resultar engañoso.

Además, antes de invertir en tecnologías verdes, se recomienda analizar su comportamiento y el de su familia para detectar las principales fuentes de consumo de agua, gas, energía eléctrica e incluso de gasolina. Así, puede identificar cuáles actividades le generan un mayor gasto y por lo tanto, le permiten mayores posibilidades de ahorro.

Asimismo, ya que los productos y servicios sustentables para el hogar, el automóvil o la oficina son diversos, es importante que compare varias opciones. De esta manera puede analizar cuál le brinda el mejor precio, un servicio profesional de instalación, así como garantía en caso de cualquier desperfecto.

De esta forma, al cabo de un par de meses podrá calcular en cuánto se ha reducido su consumo y calcular su ahorro. En ese momento usted determinará si consumir de forma responsable con el medio ambiente, y por consiguiente con la sociedad, es un gasto o una auténtica inversión.

¿Dónde comprarlos?

Ante la gran cantidad de opciones, una alternativa que lo ayudará a tomar una decisión adecuada, así como a conocer las más nuevas alternativas es consultar directorios especializados como Las Páginas Verdes, que agrupa a las empresas que ofrecen productos y servicios sustentables.

El proyecto es una iniciativa de New Ventures México y reúne más de 1,700 productos y servicios de más de 1,200 empresas que ofrecen alternativas amigables con el medio ambiente y que favorecen el desarrollo social. Aunque existe la versión impresa, también puede consultar Las Páginas Verdes en Internet, donde el directorio se actualiza constantemente.

De igual forma, la creciente ola de productos sustentables ha llevado a cada vez más tiendas de autoservicio a incorporar secciones especiales de artículos orgánicos y de comercio justo.

Sin embargo, si quiere ir más allá y conocer un nuevo concepto de supermercado ecológico debe visitar alguna de las sucursales de The Green Corner. Se trata de una tienda y restaurante que se dedica a producir, distribuir y vender productos con la finalidad de contribuir a dinamizar el mercado orgánico en el país y apoyar a los pequeños productores.

Este establecimiento ofrece lácteos, carnes, panadería, vinos, productos de limpieza biodegradables, productos de belleza e higiene personal así como algunos productos textiles. Todas las frutas y verduras que se ofertan provienen de la agricultura orgánica, lo que se refiere a producir los alimentos sin fertilizantes o plaguicidas sintéticos.

Ahora bien, si prefiere que un grupo de expertos instale en su hogar las tecnologías sustentables más recientes puede acudir a Domodity, una empresa con varios años de experiencia en el continente europeo y que en enero del 2009 abrió sus oficinas en México.

La firma se especializa en la domótica, que es la creación de casas inteligentes que optimizan el uso de recursos para hacerlas sustentables. Y es que Domodity integra el control de luces y persianas, sistemas de climatización eficientes, sistemas de limpieza automáticos, etc. Destaca su sistema de riego inteligente, capaz de determinar en todo momento cuál es la necesidad de agua y humedad, lo que es particularmente útil en jardines grandes. A esta solución se añadir la posibilidad de recoger y mantener, mediante un sencillo mecanismo, las aguas pluviales para posteriormente utilizarlas en el cuidado del jardín. La meta final de la firma es que su hogar sea lo más sustentable posible.

Una fiebre que llegó para quedarse

¿Los productos sustentables son una moda pasajera? En realidad, se trata de una fiebre que llegó para quedarse y que apenas está dando sus primeros pasos en México.

Ante las nuevas regulaciones en materia ambiental en Estados Unidos y la Unión Europea, las compañías se ven obligadas a operar de forma mas amigable con el medio ambiente, y se espera que a partir de la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que se realizará en diciembre del año en curso en Copenhague, se establezcan regulaciones aún más estrictas.

Como complemento, los consumidores son cada vez más sensibles a la degradación del planeta, por lo que brindan su preferencia a los artículos que implican un menor impacto al medio ambiente y un impacto favorable a países en vías de desarrollo. Como dice el dicho: el cliente siempre tiene la razón.

La sustentabilidad no es una moda, sino una necesidad para enfrentar problemas de calentamiento global, ahorro de energía, calidad de vida y competitividad. Y lo mejor: es una excelente oportunidad de negocio, sólo hay que saberla aprovechar.

Alto Nivel, p. 76-80, 82 y 84, Año 22, Núm. 254
Click sobre la imagen para ampliar

Acerca del autor

ExpokNews

Comentarios

  • LETY!

    FELICIDADES POR TU ARTÍCULO EN ALTO NIVEL. ME DECLARO TU FAN OFICIAL JAAJA.

    ME GUSTARÍA SABER QUE TANTA PARTICIPACIÓN TIENE MÉXICO EN LA ELABORACIÓN Y PRODUCCIÓN DE PRODUCTOS SUSTENTABLES (CELDAS SOLARES, LAPTOP, VENTANAS CON DOBLE ACRISTALAMIENTO), ¿DEPENDEMOS TOTALMENTE DEL EXTRANJERO?

    ¿QUÉ TAN CIERTO ES QUE LA OCDE CONDICIONA EL DESEMBOLSO DE PRÉSTAMOS PARA MEJORAR LA SUSTENTABILIDAD DE UN PAÍS, A LA COMPRA DE PRODUCTOS SUSTENTABLES EXTRANJEROS, DETENIENDO EL PROGRESO NACIONAL EN EL RUBRO?

    ¿QUÉ TANTO SE VE REFLEJADO EN MÉXICO EL IMPACTO SOCIAL DE LA “SUSTENTABILIDAD” (EMPLEOS)? ¿ES REALMENTE INCLUSIVA? ¿QUÉ TANTO INFLUYE SU ADQUISICIÓN CON EL “STATUS” QUE OFRECEN?

    ¿EXISTE LA POSIBILIDAD QUE EN LOS PRODUCTOS SUSTENTABLES SE DEN PRÁCTICAS MONOPÓLICAS Y POR ENDE EL CESE DE LA INNOVACIÓN?

  • LETY!

    FEICIDADES POR TU ARTÍCULO EN ALTO NIVEL. ME DECLARO TU FAN OFICIAL JAAJA.

    ME GUSTARÍA SABER QUE TANTA PARTICIPACIÓN TIENE MÉXICO EN LA ELABORACIÓN Y PRODUCCIÓN DE PRODUCTOS SUSTENTABLES (CELDAS SOLARES, LAPTOP, VENTANAS CON DOBLE ACRISTALAMIENTO), ¿DEPENDEMOS TOTALMENTE DEL EXTRANJERO?

    ¿QUÉ TAN CIERTO ES QUE LA OCDE CONDICIONA EL DESEMBOLSO DE PRÉSTAMOS PARA MEJORAR LA SUSTENTABILIDAD DE UN PAÍS, A LA COMPRA DE PRODUCTOS SUSTENTABLES EXTRANJEROS, DETENIENDO EL PROGRESO NACIONAL EN EL RUBRO?

    ¿QUÉ TANTO SE VE REFLEJADO EN MÉXICO EL IMPACTO SOCIAL DE LA “SUSTENTABILIDAD” (EMPLEOS)? ¿ES REALMENTE INCLUSIVA? ¿QUÉ TANTO INFLUYE SU ADQUISICIÓN CON EL “STATUS” QUE PUEDA BRINDAR?

    ¿EXISTE LA POSIBILIDAD QUE EN LOS PRODUCTOS SUSTENTABLES SE DEN PRÁCTICAS MONOPÓLICAS Y POR ENDE EL CESE DE LA INNOVACIÓN?

  • Tu artículo parece en principio contradictorio. Para iniciar hablar de productos sustentables, no es lo mismo que hablar de productos verdes. Hay una diferencia enorme. Segundo, un empaque biodegradable dificilmente puede ser verde, mucho menos sustentable. La mayoria de los empaques de plástico que se están ofertando como biodegradables son en realidad oxodegradables, lo cual implica colocar un aditivo para degradar el plástico a condiciones específicas de temperatura, oxigeno y en algunos casos presión. En un relleno sanitario o en un tiradero municipal jamás sucederá. Por otro lado si logras separarlo y someterlo a las condiciones requeridas para que pueda ser degradado entonces estarás destruyendo un recurso no renovable. Esto es verde o sustentable? creo que no, efectivamente te doy la razón, hay que tener mucho cuidado en lo que se anuncia verde, y evaluar cuidadosamente…
    La cualidad ambiental del producto con la que se anuncia debe ser perfectamente demostrable y el problema es que en México aún no tenemos normas para poder establecer los métodos de evaluación y comprobación de lo que se dice, como en el caso de la biodegradabilidad, oxodegradabilidad, fotodegradabilidad, oxobiodegradabilidad, etc.

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]