Ambiental

Insta FAO a consumir insectos

comer insectos“Comer insectos”, dice la campaña lanzada por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) liderada por el brasileño José Graziano da Silvara, tras descubrir a través de un importante estudio que los insectos son nutritivos, variados, económicos y hasta deliciosos.

Los insectos comestibles forman parte de las dietas tradicionales de al menos 2 mil millones de personas, algunos de los cuales podrían estar en este momento volando o arrastrándose en cualquier entorno, y son la nueva arma de la ONU para combatir el hambre, elevar la nutrición y reducir la contaminación.

“Alrededor de 870 millones de personas en el mundo padecen hambre, sin perjuicio del hecho de que existe más oferta que demanda de alimentos”, aseguró el director regional de la FAO para América Latina y el Caribe, Raúl Benítez.

En un informe de 200 páginas que difundió la FAO en una conferencia de prensa desde su sede en Roma, dijo que los insectos tienen una alta cantidad de proteínas y minerales, además de que su consumo tiene un impacto ambiental positivo.

El estudio calcula que existen cerca de un millón de especies conocidas de insectos, el organismo más clasificado del planeta.

La investigación de la FAO fue realizada en colaboración con la Universidad de Wageningen (Países Bajos) y estableció que los seres humanos consumen en el mundo más de mil 900 especies de insectos.

“Entre los más consumidos figuran los escarabajos con 31 por ciento, las orugas 18 por ciento, abejas, avispas y hormigas 14 por ciento, saltamontes, langostas y grillos 13 por ciento. Así mismo, los insectos son eficientes para convertir alimento en carne comestible, en promedio pueden transformar dos kilogramos en un kilogramos de masa de insecto”, dijo la agencia de la ONU.

En contraste, el ganado necesita ocho kilogramos de alimento para producir un kilogramo de carne.

La recolección y cría de insectos puede ofrecer empleo e ingresos, por ahora en su mayoría a nivel familiar, pero con un potencial para su explotación industrial.

Las mujeres de bajos recursos en países en desarrollo pueden crear una oportunidad de negocio y exportación en la recolección de insectos, ya que con frecuencia son las encargadas de hacerlo en las comunidades rurales.

“No estamos diciendo que las personas deben comer bichos, estamos diciendo que los insectos son un recurso proporcionado por los bosques, y los insectos están muy desaprovechados en su potencial alimenticio”, señaló Eva Muller, Directora de la División de Productos y Políticas Económicas Forestales.

La idea de comer insectos, orugas y hormigas puede darle escalofríos, pero los autores del reporte publicado dicen que los beneficios de consumir nutritivos insectos podría ayudar también en la lucha contra la obesidad.

Además de ayudar en la costosa lucha contra la obesidad, que la Organización Mundial de la Salud estima se ha casi duplicado desde 1980 y afecta a unos 500 millones de personas, los autores del reporte dijeron que la cría de insectos sería menos dependiente de la tierra que el ganado y produciría menos gases de efecto invernadero.

“La mayoría de los insectos genera menos gases de efecto invernadero dañinos para el ambiente; además se alimentan de los deshechos del hombre, de desperdicios de comida, composta y estiércol, y podrían servir como insumos para la agricultura”, incluye la investigación de la FAO.

En la actualidad, la mayoría de los insectos comestibles son recolectados en bosques, su cosecha es a menudo familiar y cubre la demanda de ciertos nichos de mercado. Sin embargo, Naciones Unidas afirma que con la mecanización podría incrementarse la producción agrícola de insectos. Por ejemplo, el sector de las carnadas para pesca ha criado insectos por mucho tiempo.

Los insectos también pueden ser ricos en cobre, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, selenio y zinc, y son fuente de fibra.

La agencia destacó que su Programa de Insectos Comestibles también examina el potencial de los arácnidos, como arañas y alacranes, aunque no son insectos estrictamente hablando.

Biólogos universitarios han analizado el valor nutritivo de los insectos comestibles, algunos de los cuales como ciertos escarabajos, hormigas, grillos y saltamontes se acercan a la carne roja magra o el pescado asado en cuanto a contenido de proteínas por gramo.

Pero ¿son sabrosos los insectos? en el informe se destaca que algunas orugas en el sur de África y los huevos de hormigas tejedoras en el sureste de Asia son considerados manjares y alcanzan altísimos precios.

“En Occidente tenemos una parcialidad cultural y creemos que porque los insectos vienen de países en desarrollo no pueden ser buenos. Las barreras para disfrutar platos como yogurt de larvas de abejas son psicológicas, ya que en un estudio ciego realizado por el equipo, nueve de cada 10 personas prefieren albóndigas hechas de carne y lombrices que las compuestas solo de carne”, dijo el científico Arnold van Huis, de la Universidad de Wageningen en los Países Bajos y uno de los autores del reporte.

“Restaurantes en Europa comenzaron a ofrecer platos con insectos, presentándolos a los comensales como manjares exóticos”, declaró Eva Muller, de la FAO.

El restaurante danés Noma, por ejemplo, elegido como el mejor del mundo por tres años consecutivos en una encuesta, es reconocido por utilizar ingredientes como hormigas y saltamontes fermentados.

Fuente: Reforma

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]