Hablemos de Infraestructura Sostenible – ExpokNews

La Infraestructura es un natural impulsor de la economía, ¿es ejemplo de desarrollo sostenible?

Por Ana Paula Fernández

Después de haber sufrido muchos golpes y ser duramente criticado el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) lleva varios años trabajando en entender, impulsar y desarrollar Infraestructura Sostenible. Habrá muchos sectores sociales que aún estén en desacuerdo con el banco, lo que debemos reconocer es que el BID esta escuchando y actuando en favor de impulsar mejores prácticas, más transparencia, mayor dialogo social, análisis más profundos del impacto a los ecosistemas y biodiversidad en el desarrollo de proyectos de infraestructura.

El pasado 20 y 21 de noviembre el BID convocó a expertos de todo América en la Conferencia de Infraestructura Sostenible, centrada en el contexto institucional, la planeación de infraestructura y la contratación de proyectos; con el objeto de identificar las principales brechas institucionales que deben abordarse en los países latinoamericanos. México estuvo representado por Santiago Crehueras, Director General de Eficiencia y Sustentabilidad Energética de la SENER; y por Ana Paula Fernández del Castillo, Directora General de ISD: Initiatives for Sustainable Development y experta en infraestructura Sostenible.

En México, como en todo el mundo, la Infraestructura es un natural impulsor de la economía, un importante generador de empleos y un multiplicador en distintas industrias. Lamentablemente en nuestro país la infraestructura en lugar de ser el gran generador de calidad de vida, está siendo ejemplo de destrucción de valor en todas las perspectivas del desarrollo sostenible.

Desde la perspectiva de la gobernanza es un sector de altísima corrupción sistémica; preocupa que a esto ahora, se suma la falta de garantías jurídicas, la cancelación del Aeropuerto de la Ciudad de México, por decisiones políticas, es ejemplo de falta absoluta de estado de derecho.

Si es verdad que la industria de la construcción es fuente de miles de empleos, en el sector los sueldos son bajísimos y la mayoría de los trabajadores no cuentan con seguridad social además de que las condiciones de seguridad y salubridad en las obras son muy deficientes, falta visitar (si existe) un “campamento” de trabajadores para comprobar las condiciones inhumanas en las que viven por grandes periodos de tiempo. Sorprendentemente más de una vez he recibido la siguiente respuesta de superintendentes: “con todo y todo… están mejor que es sus pueblos”; ni hablar de los niveles de educación y capacitación, en su mayoría los trabajadores de la industria de la construcción son analfabetas o tienen niveles de educación de 3 a 4 años máximo, lo que los hace sumamente vulnerables en la defensa de sus derechos.

El fin último de la infraestructura es mejorar la de calidad de vida de todas las personas y ser una herramienta para igualar y acelerar las oportunidades de desarrollo de los más desfavorecidos; es también, proteger y preservar el capital natural y cultural del país; lamentablemente vemos que la lista de proyectos que nos presentan las distintas administraciones tiene una vocación puramente política y oportunista. En México no tenemos una visión de desarrollo de largo plazo, con una correcta planeación que se concrete en una cartera de proyectos priorizada, bien analizada, diseñada, sólida y justificada.

La forma en la que estamos desarrollando infraestructura en México, esta provocando desequilibrio en bosques y selvas, destrucción de hábitats fundamentales para mantener el ecosistema latinoamericano, esta confrontando comunidades, esta alejando la inversión, esta dando la espalda al estado de derecho. Y eso lectores NO es infraestructura Sostenible.

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.