Evolución de la RSE a la creación de valor integrado – ExpokNews

La creación de valor integrada es una evolución importante del movimiento de responsabilidad corporativa y sustentabilidad.

La creación de valor integrado aspira a ser una herramienta para la innovación y la transformación, que será esencial para que las empresas se conviertan en parte de la solución a los desafíos globales, en lugar de en parte del problema.

¿Qué significa crear valor integrado?

Crear valor integrado (CIV), es un término que el profesor Wayne Visser acuñó en 2014. Se trata de un concepto y una práctica que surgió de una larga tradición de explorar el papel de las empresas en la sociedad. Tiene sus raíces en lo que muchos llaman hoy en día responsabilidad corporativa o RSE, ciudadanía corporativa, ética empresarial y sustentabilidad corporativa.

Evolución de la RSE a la creación de valor integrado de acuerdo con Visser

Estas ideas han evolucionado a lo largo de dos líneas que Visser llama corrientes de conciencia: la corriente de responsabilidad y la corriente de sustentabilidad.

Evolución de la RSE a la creación de valor integrado de acuerdo con Visser

El flujo de responsabilidad tuvo sus orígenes a mediados y finales del siglo XIX, con industriales como John D. Rockefeller y Dale Carnegie sentando un precedente para la filantropía comunitaria, mientras que otros como John Cadbury y John H. Patterson sembraron el movimiento por el bienestar de los empleados.

Unos cien años después comienzan a surgir los primeros códigos de responsabilidad social, como los Principios de Sullivan en 1977, y la posterior marcha constante de la estandarización, que otorga SA 8000 (1997), ISO 26000 (2010) y muchos otros.

La corriente de sustentabilidad también comenzó temprano, con la regulación de la contaminación del aire en Reino Unido y la conservación de la tierra en los Estados Unidos en la década de 1870. Un siglo después fue el primer Día de la Tierra, el nacimiento de Greenpeace y la Conferencia de Estocolmo de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo.

Los dos movimientos de responsabilidad y sustentabilidad empezaron a ver su interconexión. Los derechos laborales relacionados con los derechos humanos, la calidad relacionada con la salud y la seguridad, la comunidad relacionada con la cadena de suministro, el entorno relacionado con la productividad, etc.


Creación de valor integrada es ir más allá de la responsabilidad social corporativa y la creación de valor compartido.

Twittea esta frase.


La acuñación del “triple resultado” del desempeño económico, social y ambiental de John Elkington en 1994, y la introducción de los 10 principios del Pacto Mundial de la ONU en 1999 reflejaron esta tendencia.

La integración comenzó a ocurrir en un nivel más práctico también. La norma de calidad ISO 9001 se convirtió en la plantilla de diseño para ISO 14001 en gestión ambiental y OHSAS 18001 en salud y seguridad laboral. Global Reporting Initiative y el Índice de sustentabilidad Dow Jones adoptaron la lente de triple resultado. La certificación de Comercio Justo incorporó preocupaciones económicas, sociales y ambientales, e incluso la responsabilidad social se convirtió en un concepto más holístico, que ahora se resume en los 7 temas principales de ISO 26000.

El “valor combinado” de Emerson, al igual que el “triple resultado” de Elkington, busca una superposición entre los objetivos de beneficios y sociales y ambientales, mientras que la creación de valor integrado de Porter y Kramer se centra en las sinergias entre los objetivos económicos y sociales.

De la fragmentación a la integración

La concepción del valor integrado de Visser surge de la aplicación de un enfoque de pensamiento sistémico a los desafíos globales. Esto se resume en el Marco de las Cinco Fuerzas de Fragmentación.

Cinco Fuerzas de Fragmentación

Según su análisis, las áreas más críticas de la ruptura sistémica en la sociedad están relacionadas con: interrupción, desconexión, disparidad, destrucción y descontento.

Contrarrestar las fuerzas de fragmentación significa diseñar soluciones que aborden sistemáticamente cada área problemática:

  • Soluciones seguras que reduzcan las interrupciones
  • Soluciones inteligentes que aborden la desconexión
  • Soluciones compartidas que reduzcan la disparidad
  • Soluciones sustentables que inviertan la destrucción
  • Soluciones satisfactorias que aborden el descontento

Cinco fuerzas de integración

Cada contra-fuerza se puede describir de la siguiente manera:

Cinco fuerzas de integración

  1. Innovación segura en la economía de la resiliencia, que consiste en reducir el riesgo, ayudar a la recuperación y asegurar la continuidad, es decir, encontrar soluciones que nos ayuden a prepararnos y responder a emergencias y catástrofes, permitiéndonos sobrevivir y prosperar en períodos de ruptura, incertidumbre y volatilidad.
  2. Innovación inteligente en la economía exponencial, que consiste en conectar personas y cosas, usar Big Data e Inteligencia Artificial (AI), es decir, encontrar soluciones que utilicen tecnología para conectarnos mejor entre nosotros y permitirnos compartir lo que más valoramos y facilitar y gobernanza más democrática al permitirnos como clientes o ciudadanos dar una respuesta directa e inmediata.
  3. Innovación compartida en la economía del acceso, también conocida como economía compartida, que trata sobre la equidad, el diseño inclusivo y las plataformas para compartir, es decir, encontrar soluciones que aborden los problemas de desigualdad y acceso al ser transparentes sobre la distribución del valor en la sociedad y trabajar para asegurar que los beneficios sean compartidos de manera justa y que se respete la diversidad.
  4. Innovación sustentable en la economía circular, que trata de productos biológicos/orgánicos, biodegradables e inspirados de biomimetismo, cero diseño de residuos y un clima positivo a través de la productividad del carbono, es decir, encontrar soluciones que nos ayuden a operar dentro de los límites del planeta cambió radicalmente el consumo de recursos y los impactos en los ecosistemas, con un cambio hacia las energías renovables y los recursos, cerrando el ciclo de producción y moviéndose hacia una sociedad baja en carbono.
  5. Innovación satisfactoria en la economía del bienestar, que consiste en promover la salud humana y mejorar el significado en el trabajo, es decir, encontrar soluciones que produzcan servicios de alta calidad que satisfagan nuestras necesidades humanas, así como permitir un estilo de vida y una cultura que valore la calidad de vida, la felicidad y otros indicadores de bienestar.

Innovación + Integración = Creación de valor

Cualquier innovación alineada con las cinco contrapartes de la integración, ya ayudará en gran medida a abordar las fuerzas de la ruptura sistémica y crear el valor. Sin embargo, los desafíos de sustentabilidad global que enfrentamos son grandes, complejos y urgentes.

La mejor manera de aumentar la velocidad, la escala y la eficacia de nuestra respuesta, según Visser, es buscar sinergias entre las fuerzas contrarias, es decir, innovaciones que sean seguras, inteligentes, compartidas, sustentables y satisfactorias.

Diferencia entre RSE y CIV

Un seguro clínico de basura está ofreciendo una solución compartida, sustentable y satisfactoria, a través de un esquema que apunta a abordar la pobreza y el desperdicio en Indonesia recolectando basura de algunas de las personas más pobres del país y el intercambio de seguro de salud.

Visser está convencido de que, aunque los problemas globales, nacionales y locales siguen siendo graves y urgentes, la mejor manera de abordarlos no es a través de prácticas obsoletas de RSE, sino a través de la creación de valor integrado.

Existen oportunidades en el nexo de las economías de resiliencia, exponencial, de acceso, circular y de bienestar. El valor integrado, por lo tanto, funciona junto con una innovación significativa, y si está respaldado por una visión sólida de futuros positivos y el compromiso de un liderazgo intencional, y Visser no tiene dudas de que no solo podemos sobrevivir, sino también prosperar en los próximos años, con el negocio como un socio clave en esta necesaria transformación.

Acerca del autor

Daniela Lazovska