RSE

Un estudio constata el escaso reconocimiento que obtiene la industria farmacéutica por su responsabilidad social

La Fundación para la Investigación en Salud, Fuinsa, presentó este jueves en Madrid un estudio que constata el poco reconocimiento que obtiene la industria farmacéutica por su responsabilidad social, materializada en un gran número de actuaciones y proyectos relacionados con la salud.

El informe, dirigido a una trientena de laboratorios que suponen el 80% de las ventas en España, evidencia el compromiso que la industria farmacéutica tiene con la responsabilidad social, un compromiso que, sin embargo, no es valorado por sus grupos de interés.

Según explicó María José García López, profesora de la Universidad Rey Juan Carlos y responsable de RSC de Fuinsa, sólo los trabajadores valoran las prácticas de RSC emprendidas por las empresas. Administración sanitaria (58,5%), médicos (70,6%) y pacientes (70,6%) no reconocen dichas actuaciones de responsabilidad social.

Uno de los problemas de este sector, según reconoció Julián Zabala, director de Comunicación de Farmaindustria, es “poner en valor y comunicar las actividades que realizamos”. “Hacer medicamentos es la mejor bandera de responsabilidad social”, aseveró.

El estudio también confirma el problema de comunicación del sector. En concreto, señala que más de un 80% no hacen memoria de sostenibilidad o de RSC en España y que simplemente siguen las directrices a nivel internacional. Casi todas las compañías tienen una persona dedicada a la RSC, pero sólo en un 21% de los casos esa dedicación es total. También hay una gran dispersión en quién asume ese papel: comunicación, recursos humanos o medio ambiente.

La realidad es que todos conocen qué es la RSC y tienen identificadas sus prácticas, pero sólo un 35,3% de las empresas la tienen integrada como una parte más de su estrategia empresarial.

En cuanto a su preocupación por la sociedad, aseguran colaborar y promover la RSC con proyectos relacionados con la salud, cooperar con asociaciones de pacientes y administraciones públicas, y participar en campañas y programas solidarios.

Asimismo, por lo que respecta a los trabajadores, el informe confirma que son el grupo de interés “más mimado” dentro del sector con políticas de igualdad, de conciliación, flexibilidad horaria, teletrabajo, bajas maternales ampliadas, formación y promoción de la carrera profesional y campañas de voluntariado corporativo.

También se interesa el sector por los clientes, a quienes ofrece un servicio de atención especializado. Además, más del 88% tienen una política explícita de no soborno y el 100% han suscrito el Código Ético de Farmaindustria. El único pero está en que sólo el 23,5% cuenta con una página web accesible a personas con discapacidad.

Por último, el informe ha evaluado el compromiso ambiental de la industria. Así, revela que el 88,2% tiene un responsable de medio ambiente o que más del 88% lleva a cabo campañas de reducción de consumo de agua y energía. Mayoritariamente tienen sistematizado el proceso de reciclado y cerca del 60% están certificados en algún sistema de gestión ambiental.

La reflexión final, recalcó la profesora García López, es que la RSC de la industria es poco conocida y valorada y que el sector hace muchas cosas pero de forma muy dispersa. “No se tiene integrado en una estrategia. Hay un problema de comunicación y un cierto miedo a contar lo que se hace. Hay que transmitir lo que se hace a la sociedad”, concluyó.

Eco Diario

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario