RSE

Las empresas pueden convertirse en agentes de transformación social

Si se lo proponen, las empresas pueden ser verdaderos agentes de transformación social y cumplir un rol preponderante para alcanzar el desarrollo sostenible. Según el Lic. Flavio Fuertes, de la Red del Pacto Global de las Naciones Unidas, en la medida que las organizaciones incluyan en su gestión un plan estratégico de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) podrán dimensionar el impacto que pueden generar en sus grupos de interés.

¿Por qué las empresas adheridas al Pacto Global de Naciones Unidas deben tener planes estratégicos de responsabilidad social?

–Primero porque hay un llamado a internalizar los principios de la responsabilidad social dentro de la empresa, revisando sus políticas y la manera de relacionarse con su público interno (colaboradores y proveedores). Segundo, para que tengan influencia positiva en su ámbito de incumbencia más cercano y estos principios y valores puedan ser difundidos y adoptados los clientes, la comunidad local o el Gobierno. Hay que trabajar en esta doble dimensión y para eso es necesario planificar estrategias.

¿Qué pasa si las empresas no incluyen un plan estratégico de RSE?

–El escenario más probable es que solo tengan estrategias de filantropía, donde la empresa hace algún tipo de donación y colaboración ante una demanda específica, sin estar planificado o alineado al corazón del negocio. El Pacto Global pide lo contrario, que las empresas puedan ser conscientes de sus impactos económicos, sociales y ambientales.

¿Hacia dónde deben apuntar las estrategias?

–Las estrategias deben ser a largo plazo. Así la empresa podrá ver cómo maximizar el valor social, ambiental y económico que genera a la comunidad en la que está inserta. Esto requiere de una correcta lectura de lo que solicita su público de interés, de las necesidades que no están satisfechas. Entonces, la empresa puede empezar a vincularse con los Objetivos del Milenio de Naciones Unidas y en función a esto preparar los recursos necesarios para alcanzar metas.

¿Cómo se mide el impacto de estas estrategias?

–Hay estudios que muestran que en la medida que las empresas se vinculan y relacionan de modo proactivo con sus grupos de interés se empieza a ganar en una ventaja competitiva que no está basada en las condiciones de la competencia clásica, sino en ciertos intangibles, como la captura de más mercado de consumidores interesados en el comportamiento de la empresa, o la lealtad de los empleados que sienten que no solo colaboran con un negocio sino que están contribuyendo a un impacto positivo en la comunidad.

¿Qué les preocupa a los empresarios a la hora de planificar las estrategias?

–Lo primero que les preocupa es cuánto les va a costar. Y lo que encontramos es que muchas organizaciones tienen recursos y capacidades organizacionales que no están plenamente aprovechadas. Por eso hay que hacer un correcto diagnóstico de sus capacidades y recursos y saber si los están aprovechando eficientemente.

En algunos casos habrá que invertir y cambiar la forma de hacer los negocios. Estamos ante una realidad en la que como humanidad podemos desencadenar una crisis climática sin precedentes o podemos hacer uso de tecnologías que permitan alcanzar el desarrollo sostenible. Si seguimos haciendo las cosas como en los últimos 200 años, el rumbo de los acontecimientos nada se modificará. En casos donde la cuestión ambiental está de por medio, será necesario invertir para introducir cambios tecnológicos que no dañen los recursos naturales.

En esos casos se complica. ¿Cuál sería la salida?

–Sí, hay empresarios que afirman no tener la capacidad para absorber los costos porque desde el punto de vista de la competitividad no les cierran los números. Aquí es importante que espacios como el de la Red del Pacto Global de Paraguay pueda crear diálogos de políticas con el Gobierno, porque si hay un grupo de 30 ó 40 empresarios dispuestos a hacer el salto tecnológico, probablemente haya que ayudarlos. Lo que sabemos es que los mercados van a compensar a las empresas que adopten este camino. Este es un llamado que está haciendo Naciones Unidas para empezar a cambiar las reglas de funcionamiento de la economía global.

¿Cómo está el Pacto Global en Paraguay?

–Hay empresas pioneras que decidieron unirse para motorizar el cambio en la forma de hacer negocios y tratar de involucrar a más actores dentro de este movimiento de responsabilidad social. Los empresarios empiezan a darse cuenta que el cambio empieza por ellos pero que puede rápidamente hacerse extensivo a otros empresarios, clientes o proveedores de su cadena de valor. Hay que invitar a más empresarios a que se informen y contacten con Naciones Unidas sobre las ventajas y consecuencias de iniciar el camino de la transformación de sus negocios.

¿Las empresas pueden ser factores de cambio en una sociedad?

–Si la empresa cambia, modifica su entorno, y si cambia el entorno es probable que cambie la sociedad. Indudablemente, la globalización pone a las empresas en un rol vital del desarrollo de las sociedades. No se puede desconocer que Itaipú tiene una facturación superior al presupuesto público de algún área social a nivel nacional. Entonces, ¿cómo no vamos a trabajar con Itaipú y hacer que se convierta en un actor de cambio y transformación? Llamamos a los empresarios a ser parte de la solución de los problemas, a tomar responsabilidad por el curso de los acontecimientos y difundan valores y principios en el conjunto de la sociedad.

Fuente: abc.com
Autor: Nancy Pérez
Publicada: 28 de Julio 2010

Click sobre la imagen para ampliar

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]