Colaboraciones Notas

Emprendimiento social

Por Adriana Cuevas Salazar

¿Qué te motiva a querer un mundo diferente? ¿Por qué quieres que tu mundo sea diferente? Y ¿Para qué quieres un mundo diferente?

Todo sueño comienza con un deseo, cada uno de nosotros cuenta con diferentes ilusiones que cumplir, desde obtener un mejor trabajo, que nos aumenten el sueldo, casarse algún día, tener familia, viajar o bien, vivir en un mundo mejor. Todos estos sueños han comenzado con un sinfín de diferentes cuestionamientos, necesidades e inquietudes que hemos vivido, y esto nos lleva a vivir constantemente motivados para ir transformando nuestras vidas.

Estas motivaciones desembocan, en su mayoría en la búsqueda para emprender nuevos caminos, de descubrir nuestras propias capacidades y exigirles a otros que potencialicen sus virtudes y valores, que una vez identificadas, brindarán un bien mayor a todos los que les rodean.

Cada persona cuenta con una motivación intrínseca para alcanzar sus metas. Esta motivación está dentro de cada uno y depende de nosotros el decidir explotarla, canalizándola en emprender nuevas oportunidades y habilidades.

El significado de emprender va directamente asociado a la creación e innovación de nuevos conceptos, ideas o incluso acciones.

En el mundo en el que vivimos actualmente, son muchas las personas que se atreven a emprender en diferentes proyectos sociales, pero pocos los que optan por darle un giro de 360 grados por temor a errar, pero ¿por qué no elegir por emprender en el bien de la humanidad?

Si emprendimiento se refiere al hecho de descubrir nuevos horizontes y explorar zonas antes no conocidas, y contamos con gran cantidad de personas que buscan una mejor calidad de vida para todos los que habitamos en este planeta, podemos entonces hablar de sueños que ya están cumpliéndose, a través de lo que se está comenzando a conocerse como Emprendimiento Social.

Emprendimiento Social desde mi punto de vista es la acción que toman los individuos de transformar positivamente el medio que los rodea, a través de la necesidad innata por involucrarse de manera comprometida por el medio ambiente y la calidad de la vida.

En esta línea varias empresas como Bimbo, Cemex, Toks, se han apegado a sus principios e involucran a sus empleados, clientes y proveedores de manera responsable, promoviendo nuevos retos y proyectos, permitiéndoles ir un paso delante de los demás.

El Emprendimiento Social debería de ser algo innato en la humanidad, pero por las características del medio en el que nos desenvolvemos, no se da a todos; y si se llegara a dar, es para diferentes intereses. Quienes se preocupan por lo social, cuentan con una hipersensibilidad por lo correcto y el bien común, y esto debe de potencializarse para el bien de la sociedad. Éstas son la clase de personas que la humanidad necesita y se deben de reconocer.

El tener un espíritu emprendedor habla de la gran determinación que se tiene para renunciar a lo ordinario del fluir de las masas. Es una forma de pensar y actuar, orientada hacia la innovación de la responsabilidad social, a través del aprovechamiento de oportunidades para el desarrollo social, encabezado de un liderazgo encaminado al crecimiento.

“Los locos que pensaron que podrían cambiar el mundo, son los que a lo largo de la historia lo han logrado.”

Acerca del autor

ExpokNews

Comentarios

  • Adriana,
    Definitivamente, los ejemplos que estás citando no son de emprendimiento social.
    El emprendimiento social, es aquel que la razón de existir (misión) es crear un bien a la comunidad.
    Aunque Bimbo, Cemex y Toks son excelentes ejemplos de Responsabilidad Social, no se crearon para crear un bien social, su estrategia de RSE vino despúes.

    Un buen ejemplo puede ser: Compartamos Banco.

    Estoy a tus órdenes para cualquier duda.

Dejar un comentario