Colaboraciones

El voto nulo ¿Irresponsable o forma de protesta?

votoHace poco, en uno de esos últimos días de desastroso fútbol que hemos vivido, me reuní con unos amigos a ver el partido de la Decepción Mexicana. Sin palabras de este equipo de fútbol llanero.

No me extraña que el día de hoy hayamos amanecido, de acuerdo a la FIFA, en el lugar 33 mientras que Estados Unidos detenta el 12; no obstante ello, todavía nos causa escozor cuando nos dicen que México ya no es el gigante de Concacaf. Maldita sea la venda que a los mexicanos nos gusta amarrarnos sobre los ojos… quizás para no ver las miserias que ocurren en nuestra nación.

— ¿Por quién vas a votar el domingo? — me preguntó Buenrostro (¿Por qué rayos la naturaleza es tan irónica que gusta de contrastar apellidos con realidades? Buenrostro podría hablarse de tú con las gárgolas)

— Aún no lo sé — respondí sin dejar de autoflagelarme viendo a nuestro terrible equipo en el televisor.

— Siempre pensé que eras partidario de…

— Lo soy —me adelanté — pero en esta ocasión, como nunca, estoy decepcionado de todos… todos.

— Sí, las campañas han sido terribles. De hecho, no sé si abstenerme o anular mi voto— agregó Claudia, una de esas extrañísimas excepciones y especie en extinción, de mujer bonita aficionada al fútbol.

— ¿Anularlo? — preguntó sorprendido Buenrostro y al hacerlo, pareció desfigurarse aún más — ¿No has oído que anularlo es votar por el vacío o por la nada?

— ¿Según quién? — preguntó Claudia — ¿Las franquicias que tenemos como partidos? ¿Qué opinas tú aRSEnico?

Las mujeres bonitas tienen la grandísima ventaja de que a los hombres nos gusta darles la razón… salvo cuando son nuestras esposas.

— El voto nulo es un derecho — respondí fingiendo algo de desinterés ante la complacencia de mi amiga.

— Pero eso no ayuda en nada — agregó Buenrostro, de hecho, sólo perjudica.

— Personalmente — respondí — estoy asqueado de las campañas que se hacen en México, donde el burdo ingenio publicitario es la norma por sobre las propuestas serias. No hay una sola proposición que apele al buen juicio, a la realidad de nuestra nación. Vemos artistillas respaldando campañas y luego declarar que no saben nada de la plataforma política de los partidos que ellos mismos apoyaron… el niño Araiza es un buen ejemplo de ello; me caía mejor cuando salía de chavito banda en su telenovela Quinceañera.

— Pero no todos los partidos son así. — insistió Buenrostro.

— ¿No? — pregunté mientras sorbía un poco de mi cerveza — ¿Qué tal el circo montado en Iztapalapa? Con candidatos que, en caso de ganar, prometen renunciar para darles el puesto a otros… ¿Dónde queda entonces la voluntad popular?

— Para trabajar como consultor de responsabilidad social te apasiona mucho la política — señaló Claudia.

— Ya que tocas el tema — agregué — se dice que el gobierno no puede tener RS porque su esencia misma es ser socialmente responsable; es decir, que por naturaleza, debe buscar el bien de la sociedad y por ende su medio ambiente, sin embargo los gobiernos actuales únicamente ejecutan acciones dependiendo de la cantidad de votos a obtener. A veces creo que la sociedad y el medio ambiente realmente no les importan mas que como clientes y botín político ¿No pintó el GDF de verde los prados de las obras que iba a inaugurar hace poco? El mismo Greenpeace acaba de señalar que ningún partido en México está interesado realmente en los temas medioambientales, acusándolos de sólo tener una fachada.

Hice una pausa para devorar un par de ostioncitos ahumados… y proseguí.

— ¿Saben cuánto cuesta un voto en México? 17.24 dólares… ¿Saben cuánto cuesta en promedio en el resto de América? 94 centavos de dólar. Es ominoso y una vergüenza que los ciudadanos debamos pagar eso.

— ¿Pero no es irresponsable un voto nulo? — cuestionó Buenrostro dejando ya de lado el pésimo partido de soccer y enfrascándonos de lleno en el tema.

— ¿Irresponsable? ¿Saben cuántos millones de spots se emitieron en estas campañas? ¡23 millones! Ahora… ¿Saben cuántas boletas les van a entregar el 5 de julio, cuáles son los nombres de sus candidatos, a qué distrito y/o circunscripción pertenecen?

Un vergonzoso pero muy mexicano silencio llenó el lugar.

— ¡No lo saben!… No se sientan mal, yo tampoco; lo que es un claro indicativo de que 23 millones de anuncios y los votos más caros de la historia no sirven para informar y mucho menos convencer a los mexicanos de sus opciones políticas. Ahora, ¿Es irresponsable votar nulo mediante escribir el nombre de cualquier candidato no registrado? Y lo digo así porque de este modo el voto cuenta pero no se va a ningún partido ¿Es irresponsable?

El silencio volvió a asomarse…

— Irresponsable es que nuestro sistema fuerce a la sociedad a un sistema partidista deplorable y en donde los candidatos ciudadanos independientes están prohibidos… ¿Por qué? Porque un ciudadano respetable con algo de responsabilidad social y un poco de popularidad podría exhibir que tiene más arrastre que toda nuestra estructura política que nos cuesta millones.

— Entonces tú sugieres que votemos nulo

— No. Sugiero que no se abstengan. Sugiero que vayan y voten por la opción que les haga sentir mejor, considerando incluso la opción nula porque es su derecho…pero ejérzanlo. Si queremos que cambie nuestro país debemos hablar alto. Es humillante tener una nación con cincuenta millones de pobres y ver como los políticos despilfarran el dinero en salarios y prestaciones insultantes. Al gobierno le debe importar la sociedad, no el mismo gobierno. Hay tantas acciones que se podrían hacer, reducir el número de diputados, eliminar prestaciones excesivas, quitar fueros, aprobar figuras como el referéndum ciudadano, aprobar revocaciones de mandato, en fin… el problema es que si no ejercemos nuestro derecho y simplemente nos abstenemos esto no va a cambiar; de modo que la sugerencia es exigir… aunque desgraciadamente, tal vez, como muchas ocasiones sucede en México… tengan que escoger la opción menos peor.

¡Qué desgracia que tengamos que vivir así! Con un sistema que cuando se trata de empresas o ciudadanos pide mucho de ellos, pero cuando se trata de él mismo, no puede exigirse al menos lo suficiente para ser respetado y que la ciudadanía no esté pensando en tirar su voto como su única forma de protesta.

¿Que si el voto nulo es un desperdicio o es irresponsable? Pongámoslo así: un hombre va al mercado e intenta comprar con una moneda una fruta. Al llegar al puesto de éstas, el marchante trata por todos los medios de venderle cualquiera de ellas, sin embargo todas, sin excepción, están podridas, obviamente una más que otras.

Cuando el comprador se lo hace ver, el tendero se molesta y le dice que es una irresponsabilidad no comprar al menos una… ante esa reacción, el cliente toma su moneda y la arroja por la coladera, defendiendo el punto de que si la única manera de hacerle entender que no está dispuesto a comerse una fruta podrida es ver que el dinero se desperdicia, entonces prefiere hacerlo así.

La pregunta es ¿Entenderá el dueño del puesto, que tratar de vender fruta podrida por todos los medios, no es la solución? ¿Entenderá que la respuesta es tener opciones de fruta verdaderamente fresca y buena? Un par de preguntas que el próximo domingo deberán encontrar respuesta.



aRSEnico

aRSEnico es el seudónimo químico de un asesor en RS muy tóxico, solitario, ensimismado y cuasi misántropo, que a través de una propuesta editorial de crítica ácida, expone las circunstancias, a veces inverosímiles, que se presentan en la RSE. La columna, si bien es ficticia se alimenta de eventos de la vida real sin los cuales no sería posible su realización. El objetivo es precísamente, además de provocar la risa forzada de reconocer y reconocerse en ella, señalar dichas circunstancias desde un enfoque cínico e incluso que raya en anti RS, para mostrar finalmente en este radioactivo estilo, el “deber ser” de la RSE.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]