Ambiental Gobierno Noticias Organizaciones internacionales RSE

El Panel de Alto nivel para una economía oceánica sostenible publica su Libro Azul

El Panel de Alto nivel para una economía oceánica sostenible publica su Libro Azul

Abordar las causas de la contaminación oceánica puede tener efectos multiplicadores. Estas soluciones detallan cómo reducir los desechos plásticos y otra contaminación oceánica.

El plástico ha pasado de ser el mayor invento de la era moderna a uno de los materiales más difíciles de manejar. Cada año, hasta 13 millones de toneladas métricas de plástico entran en el océano, el equivalente a un camión de basura cada minuto.

El mundo ha respondido con innumerables iniciativas, campañas y acuerdos para prohibir los popotes y bolsas de plástico; 127 países han introducido legislación para regular las bolsas de plástico.

Pero esta es la cuestión: Las bolsas de plástico y los popotes no son el único problema de contaminación del océano.

Los residuos plásticos visibles cerca de la superficie del océano (del tipo que forman el Gran Parche de Basura del Pacífico y que atraen la mayor atención) constituyen sólo el 3% del total del plástico en el océano. El plástico también se hunde al fondo del océano, permanece suspendido en la corriente de agua o se deposita fuera del océano en lugares remotos, lo que dificulta la limpieza.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente estimó que el daño global a los ambientes marinos por la contaminación plástica es de un mínimo de 13 mil millones de dólares por año. Y hay toda una serie de contaminantes no plásticos como el nitrógeno y el fósforo que fomentan la proliferación de algas nocivas, antibióticos, metales pesados, pesticidas, petróleo, gas y otros desechos. Estos contaminantes entran en el océano directamente, a través de los ríos, el agua de tormenta o el viento.

Estas sustancias han estado dañando el medio ambiente, la salud humana y la economía mucho antes de que los plásticos se hicieran tan comunes.

La protección a la salud humana y marina así como los beneficios de una economía oceánica sostenible requerirá no sólo la reducción de los desechos plásticos, sino también de todos los contaminantes oceánicos.

Acciones para hacer frente a todos los contaminantes del océano

Los diversos contaminantes que llegan al océano a menudo comparten vías y causas fundamentales comunes, como la falta de acceso al saneamiento y al tratamiento de aguas residuales o el uso ineficiente de los recursos naturales. Abordar estas causas de fondo puede tener un efecto multiplicador.

Por ejemplo, si se mejora la gestión de las aguas residuales a escala de una ciudad o región, se puede reducir el plástico que entra en el océano y, al mismo tiempo, reducir la contaminación por sustancias nocivas, lo que a su vez mejora la salud de las pesquerías y los arrecifes de coral. Esto significa que existe la oportunidad de aprovechar la atención que se está prestando a los plásticos para hacer frente a múltiples contaminantes oceánicos a la vez.

En un nuevo Libro Azul (link) encargado por el Grupo de Alto Nivel para una Economía Oceánica Sostenible, se destacan siete soluciones que pueden reducir la contaminación por plásticos y al mismo tiempo, frenar otros tipos de contaminación oceánica:

El Panel de Alto nivel para una economía oceánica sostenible publica su Libro Azul

Mejorar la gestión de las aguas residuales

Desarrollando y construyendo una infraestructura sostenible de aguas residuales para los 3 billones de personas que carecen de acceso a instalaciones reguladas de eliminación de residuos. Las aguas residuales sin tratar contienen una serie de contaminantes como patógenos, plásticos y químicos. Pueden suponer un grave riesgo para la salud humana y medioambiental por la exposición tóxica, enfermedades transmitidas por vectores y eutrofización.

Mejorar la gestión de las aguas pluviales

Implementando la filtración de aguas pluviales y de drenaje de tormentas así como la recolección de basura en la desembocadura de los ríos puede evitar que desechos como los macroplásticos (artículos de desecho), los microplásticos (polvo de neumáticos) y los productos químicos de las carreteras fluyan hacia los ríos y eventualmente, hacia el océano.

La regulación del uso de residuos y pesticidas junto con los cambios de comportamiento -por ejemplo, la norma cultural de tener un césped bien cuidado, que puede aumentar el uso de pesticidas, herbicidas y fertilizantes- también puede asegurar que estos contaminantes no entren en el océano a través de las aguas pluviales. Por ejemplo, una floración de algas tóxicas causada por la contaminación de sustancias en la cuenca occidental del lago Erie en 2011 interrumpió el suministro de agua para 400.000 personas.

Adoptar prácticas de química verde y nuevos materiales

Esto incluye la prohibición de sustancias difíciles de manejar como el poliestireno expandido (comúnmente material de empaque), la limitación del uso de productos químicos preocupantes como los ftalatos y la investigación de materiales de base.

El desarrollo de nuevos materiales que mantengan las características de rendimiento deseables de los plásticos pero no las problemáticas, como los verdaderos biodegradables, podría evitar que los plásticos causen tanto daño si entran en el océano.

Practicar una eficiencia extrema en el uso de los recursos

A través de la reducción del uso del plástico. Esto incluye la imposición de gravámenes a los plásticos de un solo uso, el fomento de normas voluntarias de la industria para reducir los plásticos basados en combustibles fósiles y el cambio de las normas culturales en torno a la generación, el consumo y la reutilización de los desechos. Por ejemplo, la introducción de cargos por bolsas de transporte en el Reino Unido redujo el número de bolsas de plástico utilizadas en ese país en un 80%, con 9 billones de bolsas de plástico menos utilizadas desde que se introdujo la legislación en 2015.

Recuperar y reciclar

Recuperar y reciclar los materiales que utilizamos en los sectores formal e informal mediante la aplicación de leyes de responsabilidad ampliada del productor, la provisión de incentivos para la segregación y el reciclaje de residuos, el fortalecimiento de los mercados de plásticos reciclados y la aplicación de programas de «Pesca para la basura». Sólo se ha reciclado el 9% de todo el plástico desechado desde 1950, mientras que otro 12% se ha incinerado y el 79% restante se ha acumulado en vertederos o en el medio ambiente natural.

Implementación de mejoras en las zonas costeras

Implementar mejoras en las zonas costeras, por ejemplo, restringiendo la acuicultura en mar abierto. El paso a sistemas sostenibles de acuicultura en tierra podría reducir una serie de contaminantes asociados con la acuicultura costera, como la contaminación plástica procedente de los aparejos perdidos o desechados y los desechos no tratados con altos niveles de nitrógeno y fósforo.

Fomentar la participación en los programas de Adopción de una Playa y las certificaciones de playas limpias, como Bandera Azul y Project Aware, puede reducir la basura en las playas y hacer que la gente sea más consciente de la contaminación.

Construir sistemas locales para alimentos y agua seguros

Estableciendo sistemas de tratamiento de agua potable donde sea necesario y asegurando normas adecuadas para el agua potable. Esta solución no sólo puede reducir los contaminantes que entran en el océano por la reducción de botellas de plástico de un solo uso, sino también ayudar a 1 de cada 3 personas en todo el mundo que carecen de acceso a agua potable limpia.

Menos contaminación para una mejor economía oceánica

Estas estrategias no se pueden ejecutar en pequeña escala o por una sola entidad. Para que tengan éxito, es esencial que las soluciones incluyan asociaciones intersectoriales entre el sector público y el privado, acuerdos de financiación innovadores y capital de diversas fuentes.

Por ejemplo, en Muncar, un pequeño pueblo de Java Oriental (Indonesia), los organizadores de asociaciones público-privadas construyeron un sistema y una estrategia de gestión de desechos para optimizar la recogida y el procesamiento de desechos tanto inorgánicos como orgánicos, cambiar los comportamientos, establecer reglamentos y crear capacidad institucional.

En diciembre de 2019, 47,500 personas recibieron servicios de recolección de desechos, en su mayoría por primera vez, en dos instalaciones establecidas por el proyecto. Estas instalaciones emplean a 80 personas de la localidad y han recogido 3,000 toneladas de desechos que de otra manera habrían acabado potencialmente en el océano.

Al adoptar medidas audaces e integradas que aborden la contaminación en todos los sectores, podemos ayudar a construir una economía oceánica sostenible que pueda ampliar las oportunidades económicas y mejorar la salud y la prosperidad de millones de personas. Pero nuestro camino hacia la recuperación debe incluir el desarrollo de una economía circular.

La idea de que las cosas se pueden desechar es un mito. El plástico y otros contaminantes continúan contaminando mucho después de que su vida útil haya terminado. Necesitamos «cerrar la llave» y prevenir la contaminación antes de que ocurra en primer lugar.

Liz Hollaway escribió una versión de esta nota en Eco-Business, ella es asistente de proyectos de la Iniciativa sobre la sostenibilidad de los océanos del Instituto de Recursos Mundiales. Jenna Jambeck es profesora de ingeniería ambiental en la Universidad de Georgia.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.

1 comentario

  • Gracias por publicar noticias referentes al cuidado de las aguas oceánicas, porque ayudan a que la población, tome conciencia de la preservación del hábitat y a su vez tenga respeto por la vida de los ecosistemas.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]