Ambiental

El negocio de estos dos emprendedores es reutilizar… ¿casas?

Este proyecto esta reutilizando cientos de casas y dándoles una segunda oportunidad.

El medio ambiente necesita con urgencia que los seres humanos comiencen a reparar un poco del daño que le han causado, ya que de lo contrario, muchas especies se seguirán extinguiendo y la calidad de vida de las personas seguirá empeorando.

Alrededor del mundo existen muchos inmuebles abandonados como las instalaciones que fueron sede de los juegos olímpicos, edificios enteros y casas que se van pudriendo con el tiempo y comienzan a liberar emisiones dañinas para el medio ambiente.

Estos mágicos y un tanto lúgubres lugares, además de albergar valiosas historias también están llenos de objetos y materiales que pueden ser aprovechados para la fabricación de mesas, sillas y otros artículos e incluso la casa entera puede volver a tener una segunda oportunidad y convertirse en el nuevo hogar de una familia.

No obstante, la industria inmobiliaria y de construcción en lugar de reutilizar todo lo que este tipo de construcciones todavía tienen en buen estado prefieren demolerlas y llevar todo al vertedero sin detenerse a reflexionar sobre la huella ambiental que esto provoca.

Aunque existe una pareja que además de ayudar al medio ambiente, conduce todas las semanas en busca de docenas de casas programadas para la demolición.

El negocio de reutilizar… ¿casas?

Puede sonar un tanto extraño e innovador pero Clare y Gerard Clancy, recorren estado por estado con el objetivo de hallar casas que puedan reutilizar y reubicar, en su mayor parte, casas de madera de doble filo de 1950, amenazadas por las diferentes inmobiliarias.

De acuerdo con la pareja, su trabajo es una forma antigua de reciclar pero que puede tener un buen impacto tanto en el ambiente como en la sociedad.

Estamos subdividiendo bloques para construir dos viviendas, aprovechando todos los materiales posibles que este tipo de casas tienen y evitar que terminen en la basura, agregó la Sra. Clancy.

La pareja comparte que tan solo una pequeña parte de las casas no deseadas se compran, dejando a las demás en la lista para demoler. Consciente de esto, el arquitecto Julian Brenchley, decidió llevar el proyecto a una nueva temporada del programa The Block 2017, esperando a que la gente se anime a comprar y reutilizar este tipo de casas antiguas.

Nuestros abuelos tenían que conformarse con lo que tenían y no se la pasaban demoliendo y quemando lo que ya no veían útil, sino todo lo contrario. Por ejemplo, ellos sacaban las maderas, las reparaban o las reutilizaban para crear muebles e incluso para la leña y buscaban reparar ese espacio, agregó.

Tan solo este año, la alianza del proyecto con el programa, logró rescatar cinco hogares de todo Melbourne. Cada casa tenía un desperfecto y para trasladar la casa entera, tuvieron que partirla a la mitad y colocarla atrás de un gran camión.

Las casas tenían parte del techo removido y fueron aserradas por la mitad pero cuando llegaban a su destino y eran reparadas y remodeladas por los participantes del programa, el resultado final valía la pena, comentó Brenchley.

La mayoría de estas viejas casas son reubicadas en diferentes estados y los participantes y nuevos dueños de la propiedad, unen esfuerzos para repararla y  que quede habitable de nuevo.

¿Cuánto vale reutilizar una casa?

Los involucrados en el proyecto estiman que, incluyendo la mudanza y la reconstrucción sustancial, el precio es de $200,000 para una casa de tres dormitorios. Aunque, los expertos recomiendan subir el precio a 3 millones por casa.

Brenchley señala que una casa, que fue el escenario principal de la película australiana “The Castle”, se vendió durante una subasta alcanzando un precio de $40.000, cuando su precio inicial fue de $5.000, y se planeó que la nueva ubicación del “Castillo” sea cerca de la autopista Hume en un nuevo parque de caravanas en Beechworth.

Lamentablemente muchas de las casas no pueden ser rescatadas debido a que las constructoras no brindan el tiempo necesario para rescatarlas y mucho menos para que los consumidores las vean. Por fortuna son cada vez son más lo que optan por adquirir una casa vieja para reutilizarla o remodelarla.

Tanto Backburner como Clare y Gerard Clancy, comparten la idea de que no solo es aprovechar un espacio, también es una forma de ayudar al medio ambiente y a incentivar que las personas comiencen a reutilizar todos los materiales.

En México existen más de 5 millones de casas abandonadas, ¿te imaginas cuantas casas podrían ser reutilizadas y ser el próximo hogar de una familia? Este proyecto es tan solo un ejemplo de que la mayoría de las cosas pueden reutilizarse para crear nuevas cosas.

Reutilizar para ayudar al medio ambiente

Un ejemplo de que todo puede tener una según vida es el proyecto del arquitecto Michael Bricker, quien aprovechó las sillas, lonas y otros objetos que se encontraban en un estadio para crear carteras, mochilas y paradas de autobuses.

Para él, la sustentabilidad es un término que comienza a formar parte de la vida cotidiana pero que necesita un poco más de difusión: “Las personas no se dan cuenta que estos objetos, que catalogan basura, pueden tener una segunda oportunidad”.

En cambio, el techo del estadio Silverdome se desinfló y se quedó a la intemperie toda la cancha para que la naturaleza pudiera reclamar el espacio y llenar de plantas el lugar, comprobando que la sustentabilidad puede brindar muchos beneficios tanto al planeta como a las comunidades.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.

Dejar un comentario