RSE

El Instituto Colombiano de Normas Técnicas y Certificación expidió la Norma ISO 50.001 o de gestión de energía, para lograr un manejo eficiente de ésta

La tendencia actual en el mundo es buscar la competitividad en todos los procesos productivos que realizan las compañías, tanto en su área operativa como en el uso de los servicios públicos.

Precisamente, con el fin de reglamentar el uso eficiente de la energía, el Instituto Colombiano de Normas Técnicas y Certificación (Icontec) expidió en junio la Norma ISO 50.001 o de gestión de energía, que estipula los controles que deben tener las entidades para lograr un manejo eficiente de esta.


La meta es que, de aquí a cinco años, todas las empresas nacionales ayuden también así a preservar el medio ambiente. Con este propósito, existen compañías que se han especializado en asesorar a las empresas para que manejen de forma adecuada el tema de la eficiencia energética.

Este concepto hace referencia a la medición de los procesos que demandan energía, en la que se tienen en cuenta la cantidad, el tipo (gas, petróleo, luz, carbón) y la calidad sobre cómo se está suministrando y consumiendo.

Para ello, ofrecen la figura de la tercerización, por medio de la cual proveen los equipos de medición y los sistemas de automatización que permiten a las empresas flexibilizar y optimizar los diversos procesos productivos.

Estos procedimientos son monitoreados permanentemente para verificar cuáles han sido los ahorros que se han conseguido.

“Dependiendo del sector, cada uno necesita un mecanismo especial para realizar estas comprobaciones, pero principalmente los más demandados son los de medición y aquellos que posibilitan integrar los consumos de electricidad a cualquier nivel dentro de los rangos del fluido requerido por una compañía”, dice Carlos Felipe Salcedo, gerente de eficiencia energética de Schneider Electric Región Andina.

Otras soluciones son las que miden la calidad de potencia y mitigación de armónicos, que son componentes que están en las redes, generando pérdida y reduciendo la vida útil de los equipos.

La asesoría

Lo primero que hacen los consorcios que ofrecen esta clase de soluciones energéticas es una auditoría, con fin de realizar una “radiografía” de las áreas donde se puede ahorrar.

Con este diagnóstico, se propone una estrategia de los procedimientos a seguir, suministrando los dispositivos necesarios para conseguir el ahorro deseado. Luego se hace una evaluación para comparar el resultado.

“En ocasiones, las sugerencias no implican adquirir componentes, sino concientizar a las personas para lograr un uso eficiente de la luz”, afirma Salcedo.

Los resultados son evidentes, incluso, varias investigaciones de Schneider han determinado que las edificaciones antiguas que implementan controles adecuados logran tener un ahorro de 30% en energía, y reducir en 10% los costos por dicho concepto. América Latina tenderá a eficientar sus edificios históricos en los años por venir.
Fuente: Eluniversal.com.mx
Por: José M. Higuera.
Publicada: 11 de agosto de 2011.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario