Ebola vía Shutterstock

Ebola vía Shutterstock

Por: Antonio Tamayo Neyra

La aparente lejanía de algunos sucesos a escala mundial y que potencialmente pueden tener graves repercusiones, se hayan desvinculados de la atención y opinión pública general, dejándole a “otros” su atención y cuidado.

Lo anterior lo refiero a una situación actual específica como es el caso del virus del ébola, el cual está provocando un elevado índice de mortalidad en la población de algunos países africanos, situación que se vuelve más dramática aún, por no existir una vacuna para poder defenderse y atacar dicho virus en el ser humano.

Da la impresión que por encontrarse en un lugar específico y lejano para los países americanos y europeos, su eventual contagio es mínimo, y esto aunque pueda ser cierto, no reduce la realidad ante la cual se encuentran seres humanos que están afectado por este mal, o peor todavía, los niños que han quedado huérfanos por la muerte de sus padres víctimas de esta grave enfermedad.

Ante tal escenario la pregunta es: ¿existe alguna responsabilidad para la población, gobiernos e instituciones de diversa índole, para atender este problema al que se encuentra sometida una enorme población del mundo?

Gracias a la tecnología actual, los diversos medios de comunicación a escala global, dan una clara y precisa imagen de lo que está sucediendo en la zona afectada, y para resolverla, diversos especialistas mencionan que se requieren grandes cantidades de dinero para invertir en investigación y crear una vacuna, sin embargo pocos son los que están dispuestos a invertir en ello. Y tal vez esto sea, según mi opinión, porque es un problema “de otros” que no le incumbe al resto de la sociedad.

Por el contrario, hemos visto y ahora seguimos viendo, que Brasil requirió de enormes inversiones para las instalaciones y organización del mundial de futbol, y ahora lo sigue haciendo para las Olimpiadas del 2016. Para estos eventos si hay muchos y suficientes recursos monetarios, pero en la atención de un grave problema de salud no hay dinero.

Alguien puede decir, lo cual es válido, que en los eventos de Brasil hay negocio, y por ello le es posible obtener los recursos, en cambio en la atención de una epidemia en Africa no hay rendimientos.

¿A tal grado ha llegado la insensibilidad humana que solo cuando hay posibilidad de negocio lo atiende y se preocupa? ¿La Responsabilidad Social a nivel planetario se desliga de la epidemia del ébola en Africa? ¿Dónde está la ética en este caso?

Y no es tampoco un aspecto de filantropía, es algo más. Recodemos el origen del viagra. El Sildenafil o Citrato de Sildenafil, fue desarrollado en los laboratorios Pfizer para tratar la angina de pecho. En la primera fase de las pruebas clínicas la droga resulto tener pocos efectos en la angina, pero produjo «reacciones adversas». El maravilloso medicamento generaba erecciones intensas.

Como en este caso, es posible que con dinero utilizado en la investigación se encuentre algo más que la vacuna. Pero mientras se logre obtener dicho remedio, una enorme cantidad de población necesita apoyo de la humanidad, y en su atención se requieren crear algunos modelos de negocio que tengan algún incentivo pecuniario.

Afortunadamente existen historias en las que con decisivo apoyo se han podido atender las necesidades de diversas poblaciones. Esto sería la Responsabilidad Social en acción.

Seguiremos platicando…

Blog: http://atamayon.blogspot.com



Antonio Rey Tamayo Neyra

Dedicado al periodismo de investigación desde 1987 especializado en temas socioeconómicos. Desde 1991 colabora en el periódico El Financiero como Coordinador Editorial y Redactor de Proyectos Especiales, además de colaborar en otros medios. Desde el 2002 involucrado en la Responsabilidad Social, escribiendo y realizando proyectos editoriales de este tema, y además documentando las actividades de las empresas (tipo caso)

También es profesor de posgrado e imparte capacitación en relacionales laborales.

Licenciado en Administración por el Instituto Tecnológico Autónomo de México; su preparación profesional posterior incluye un Diplomado en Responsabilidad Social en el Tecnológico de Monterrey, y un Curso del mismo tema en la Universidad Abierta de Cataluña. Actualmente estudia la Maestría en Sociedad de la Información y el Conocimiento en la Universidad Abierta de Cataluña.

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact