Grupos Vulnerables Noticias Organizaciones internacionales RSE RSI

El chef con estrellas Michelín que alimenta a millones en la India

El chef con estrellas Michelín que alimenta a millones en New York

“Alimentar a la India” ha alimentado a unos 50 millones de indios que han luchado por mantener a sus familias durante la pandemia de COVID-19.

El Chef Vikas Khanna se levanta por las noches para conectarse con sus colegas en la India desde su casa en el lado este de Manhattan, Nueva York.

De acuerdo con CNN, el galardonado chef ha estado trabajando en todos los continentes y husos horarios desde abril para organizar lo que se ha convertido en una de las mayores campañas de alimentos del mundo.

Hasta ahora, su iniciativa Alimentar a la India ha alimentado a unos 50 millones de indios que han luchado por mantener a sus familias durante la pandemia de COVID-19.

La India ocupa el segundo lugar en cuanto al número de casos en todo el mundo, después de los Estados Unidos. Al 12 de octubre, más de siete millones de indios habían sido infectados por el virus y más de 108,000 habían muerto.

Es posible que Khanna haya vivido en los Estados Unidos durante 20 años, pero sigue teniendo fuertes lazos con su patria, donde su querida madre vive en Amritsar, en el estado septentrional de Punjab.

Khanna creció en la misma ciudad y desafió una infancia difícil para convertirse en uno de los primeros chefs indios en obtener una estrella Michelin en América. Ha escrito 35 libros celebrando la comida india, dirigió una película, cocinó para los Obamas, y fue anfitrión de “MasterChef India”.

Alimentar a la India es mi mayor logro hasta la fecha. Mi cerebro me dijo ‘no lo hagas, te distraerás’. Pero mi corazón dijo ‘tu madre no te crió para que estuvieras en Instagram y pusieras videos exaltando tu autoestima’.

Vikas Khanna.

¿Cómo surge esta iniciativa?

Pensando esto, se puso a crear una red de voluntarios para entregar alimentos a las personas más marginadas de la India, una tarea casi imposible durante un cierre nacional que ordenó que el transporte público se detuviera y que la gente se quedara en casa.

Khanna no planeaba iniciar un programa de ayuda… casi sucedió por accidente cuando un correo electrónico animando a los indios no residentes a donar a los pobres del país cayó en su bandeja de entrada a finales de marzo.

En el correo electrónico habían usado una foto de ancianos con platos de comida vacíos. Un día después de haber hecho la donación a la causa, mientras hablaba con mi equipo en la India, los animé a contribuir a la organización

Vikas Khanna.

Pronto se dio cuenta de que era una estafa.

“Un miembro del equipo que había visto la imagen anteriormente dijo que la foto había sido copiada de un sitio web del gobierno”, dijo Khanna. Su dinero había desaparecido, pero la imagen de los indigentes de la India se quedó con él.

El 1 de abril, Khanna tweeteó un llamado para ayudar a los hogares de ancianos, orfanatos o centros de lepra que necesitaban ayuda. Más de 1,000 personas respondieron.

En ese momento, la India llevaba una semana de encierro en todo el país, más de 1,800 indios se habían infectado con el coronavirus y 41 habían muerto, según el Ministerio de Salud del país.

La realidad en Nueva York

A más de 7,000 millas de distancia, la situación era mucho peor en Nueva York, donde un extenso hospital de campo acababa de abrir en Central Park. Desde su apartamento, Khanna podía oír el constante sonido de las sirenas de las ambulancias que transportaban a la gente al hospital. En ese momento, más de 45,000 personas se habían infectado en la ciudad y 1,374 habían muerto, según NYC Health.

Aquellos fueron días oscuros. Perdí parientes y amigos por la pandemia. Las reuniones de oración a través de llamadas virtuales fueron muy dolorosas

Vikas Khanna.

El floreciente negocio de hostelería de Khanna se vio afectado.

Todo tuvo que ser cancelado. Teníamos que devolver los anticipos. Fue desgarrador. Estaba firmando el contrato de arrendamiento de un nuevo restaurante en Nueva York el 31 de marzo. El acuerdo del restaurante se vino abajo por la pandemia.

Vikas Khanna.

Fue entonces cuando decidió centrar su atención en “Alimentar a la India”.

Arrancando el proyecto

Su pequeño equipo comenzó a preseleccionar ciudades donde se necesitaba comida. Se pusieron en contacto con mayoristas de alimentos secos dentro de la ciudad y encontraron voluntarios para empacar kits de alimentos y entregarlos a los necesitados. Las primeras entregas se hicieron el 3 de abril en dos ciudades en extremos opuestos del país: Varanasi en Uttar Pradesh y Mangalore en Karnataka.

“Nos enfrentábamos a problemas logísticos todos los días”, dijo Khanna. “El 10 de abril, alguien se llevó un camión lleno de comida y servicios. La persona con la que estaba tratando sabía que yo dirigía las operaciones desde Nueva York”, dijo, a modo de explicación.

Fue un gran revés. “Estaba extremadamente disgustado. Llamé a mi madre y le dije que no podía seguir con la operación”, añadió Khanna.

Su anciana madre, Bindu Khanna, ofreció palabras familiares de aliento.

Le dije a Vikas que no se desanimara. Le dije que es hora de devolverle el favor a tu país ayudando a los pobres y hambrientos

Bindu Khanna, madre de Vikas Khanna a la CNN en una videoconferencia.

Khanna se dio cuenta de que necesitaba una organización fiable que le ayudara a llevar a cabo su iniciativa en la India.

A mediados de abril, envió un mensaje a SN Pradhan, el Jefe de la Fuerza Nacional de Respuesta a Desastres de la India (NDRF), que ya estaba dirigiendo las actividades de socorro durante la pandemia.

Aunque era un espectáculo de una sola persona, le dije que podríamos ser sus manos, piernas y orejas en la India. Su esfuerzo ha sido una hermosa audacia. Ha funcionado porque es profundamente, profundamente humanitario.

SN Pradhan, el Jefe de la Fuerza Nacional de Respuesta a Desastres de la India (NDRF).

Con la NDRF, Khanna ha ayudado a millones de trabajadores migrantes, hombres y mujeres transexuales, trabajadores del sexo, pacientes de VIH/SIDA, huérfanos, ancianos y víctimas de las inundaciones que arrasaron los estados orientales de Bihar, Bengala Occidental y Assam a principios de este año.

Lo que comenzó como una pequeña iniciativa con sus ahorros de la casa y la terraza de su apartamento en Manhattan, ahora cuenta con el respaldo de varias casas corporativas indias, entre ellas:

  • Pepsi.
  • India Gate.
  • Quaker Oats.
  • Hyatt Regency.
  • Global Funds for Widows.

Y se ha extendido más allá de la comida a las máscaras, toallas sanitarias y zapatillas. “La gente está obligando a la gente a usar pantuflas”, dijo. “Están como, este tipo en Nueva York está molesto porque nadie debería caminar descalzo y lesionarse los pies”.

Un comienzo difícil

Nacido con las piernas arqueadas, Khanna usó inicialmente abrazaderas para las piernas y luego zapatos de madera. Los médicos predijeron que nunca caminaría. Tenía 11 años antes de que pudiera correr sin apoyo.

Tengo recuerdos de mi caminar, especialmente el sonido hecho por los zapatos… eran como tormentas eléctricas. Y no podía evitarlo porque estaban hechos de madera.

Vikas Khanna.

Khanna dice que fue acosado en la escuela y eso es lo que lo llevó a la cocina, donde su adorable abuela le enseñó sobre los sabores de la India.

De niño, Khanna pasaba horas en la cocina comunitaria del Templo Dorado en Amritsar, alimentando a cientos de devotos. “Sentí que en el Templo Dorado, nadie me juzgaba”.

Cuando terminó la escuela, hizo un curso de administración hotelera, luego trabajó en los mejores hoteles de la India antes de mudarse a América en el año 2000. “Después de aterrizar en Nueva York, decidí hacer de ella mi hogar”, afirmó Khanna.

Durante aproximadamente un año, Khanna se mantuvo trabajando en trabajos temporales, como paseador de perros, cuidador de gatos, repartidor, lavaplatos, lo que fuera para pagar las deudas.

En 2001, empezó a trabajar para Sunil y Ramesh Shah en el restaurante Salaam Bombay de la pareja. Estaba abriendo el restaurante el 11 de septiembre cuando los aviones chocaron contra las Torres Gemelas, a poco más de una milla de distancia. Khanna dice que el negocio del restaurante nunca se recuperó realmente después del 11-S, y cerró en junio de este año.

Fue en 2004 cuando Khanna tuvo su gran oportunidad.

El nacimiento de una oportunidad

Impresionado con sus habilidades culinarias, un cliente del restaurante lo puso en contacto con un empleado de James Beard House, una organización sin fines de lucro que nutre y honra a los chefs. Khanna dice que recibió una ovación de pie por su cocina: “Por primera vez entendí el potencial de la cocina india”.

A la edad de 34 años, abrió una escuela de cocina en su apartamento de Nueva York y se hizo cargo de una pequeña cocina para su negocio de catering. Pero fue mientras dirigía un restaurante llamado Spice Route en 2006 que Khanna saltó a la fama. Fue invitado a hacer una aparición en “Kitchen Nightmares”, un reality show encabezado por el renombrado chef con estrella Michelin Gordon Ramsay.

Dos años más tarde, Khanna perdió casi todo por la recesión de 2008. “En el budismo dicen que hay que destruir el mandala para crear uno nuevo”, dijo.

Después de un poco de “búsqueda del alma y viajes”, Khanna decidió trabajar con un famoso chef en un restaurante con estrella Michelin en París. Khanna dice que fue contratado para lavar los utensilios, limpiar y abastecer los armarios. Un día, Khanna decidió preparar un plato del sur de la India para el chef. La respuesta lo dejó atónito.

“Le dijo al sous chef, ‘dile a esta mierda marrón que nunca comeré de sus manos'”, recordó Khanna. “Ahí es cuando creo que algo se disparó en mi mente. Le dije: ‘Voy a volver a Nueva York. Y voy a volver a Francia una vez que tenga una estrella Michelin”.

En diciembre de 2010, abrió Junoon, un restaurante indio en Nueva York, y obtuvo una estrella Michelin sólo 10 meses después. “Fue un momento muy emotivo”, comentó Khanna.

Recuerda haber esperado a llamar a su abuela, que entonces tenía 93 años, para decirle de primera mano que finalmente había logrado el máximo honor en su campo.

Ella murió poco después, a sólo tres semanas de su papel en “MasterChef”.

Si alimentar a la India durante una pandemia no fuera suficiente, el chef acaba de abrir Ellora, un nuevo restaurante en Dubai, y está trabajando en su segundo proyecto cinematográfico, así como en la redacción de un libro sobre la iniciativa “Feed India”.

Khanna no puede decir cuándo terminará “Alimentar a la India”, ya que muchas personas necesitan ayuda durante una pandemia que muestra pocas señales de alivio, pero confía en que está en el camino correcto.

“Si mi abuela estuviera viva, diría: ‘no naciste para la estrella Michelin, naciste para esto'”, añade.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]