RSE

EE.UU. le pide a las empresas que relajen su ética puritana del trabajo frente a la gripe A

El secretario de Comercio de EE.UU., Gary Locke, pidió hoy a las empresas del país que sean más flexibles frente al absentismo laboral y diseñen planes para operar con menos personal ante un posible rebrote virulento de la gripe AH1N1.

“En EE.UU. nos encanta alabar la ética puritana del trabajo y con razón”, afirmó hoy Locke, quien añadió que durante los próximos meses las compañías servirán mejor al país si alaban “el sentido común y la responsabilidad”.

Locke, que participó hoy en una rueda de prensa junto con otros altos funcionarios para explicar a las firmas cómo prepararse para la gripe A, recomendó que las compañías sean flexibles y no penalicen a los empleados que piden días de enfermedad.

“Algunas empresas piden ahora a sus trabajadores que entreguen notas de los doctores u otros justificantes para comprobar que ellos o sus allegados tienen que faltar al trabajo por enfermedad”, apuntó Locke, quien sugirió que las corporaciones abandonen esa práctica.

Señaló, en ese sentido, que ese requisito tiene el potencial de desbordar un sistema que probablemente se verá ya sobrecargado por los casos de gripe.

El titular de Comercio aconsejó también que las compañías animen a sus empleados a seguir algunas reglas básicas, pero efectivas como la de lavarse las manos a menudo y la de cubrirse la boca al toser o estornudar.

La tercera medida es “absolutamente esencial”: es una “preparación cuidadosa”.

Eso exige que las empresas diseñen desde ya planes para que sus empleados puedan trabajar desde casa y que contemplen también horarios escalonados, así como el proveer un entrenamiento generalizado sobre las funciones básicas.

La secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, insistió en dos palabras clave, “manos y casa”, en referencia a la importancia de lavarse las manos y la de quedarse en casa si uno está enfermo.

El Gobierno calcula que alrededor de octubre tendrá unas 45 millones de dosis de la vacuna contra la gripe A y prevé que se fabriquen unos 20 millones de dosis hasta diciembre cada semana a partir de entonces.

Para vacunar a todos los estadounidenses se necesitarán 600 millones de dosis, ya que cada persona necesitará recibir dos para una total inmunidad.

Aun así, Sebelius insistió hoy en que las vacunas regulares de la gripe estarán ampliamente disponibles en septiembre y animó a los estadounidenses a que la reciban.

La secretaria dijo que los primeros en recibir la inmunización contra la gripe A una vez que esté en el mercado deberían de ser los empleados que trabajan en el sector de salud, aquellos adultos menores de 65 años con problemas como asma u otra afección respiratoria y las mujeres embarazadas.

Entre los grupos de riesgo están también los menores de 24 años.

Sebelius sugirió también mantener el lugar de trabajo “tan limpio como sea posible”.

Recordó que los gérmenes se transmiten a menudo a través de las manos y mencionó que por ello es importante el limpiar las superficies que la gente toca a menudo y tener geles o jabones contra los gérmenes y usarlos con frecuencia.

Por su parte, la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, insistió en la importancia de que aquellas empresas que controlan “infraestructura crítica” se aseguren de que sus operaciones continúan incluso si el absentismo es alto.

Napolitano visitó a principios de esta semana la Costa del Golfo de México para asegurarse de que las compañías de gas y petróleo establecidas en la zona están preparadas para mantener en funcionamiento sus operaciones críticas.

Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), 477 personas han fallecido en EE.UU. a raíz de esta enfermedad.
La gripe común provoca una media de 200.000 hospitalizaciones cada año en EE.UU. y la muerte de unas 36.000 personas.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario