Noticias

Dos campañas de promoción a la lectura

marketing con causa gandhi Un kilo de ayuda
Las Librerías Gandhi son conocidas por su publicidad irreverente, que funciona al mismo tiempo como una invitación a la lectura. Este mes, la cadena lanzó una campaña de marketing con causa que sigue por esta misma línea, además de que ataca otro grave problema de nuestra sociedad: la desnutrición.

Qué oso que no leas” es una iniciativa que une a tres organizaciones: Gandhi, Un Kilo de Ayuda y los diseñadores de interiores Martínez & Sordo, quienes diseñaron una versión de su ya conocido Oso Fredo. La edición limitada de cien muñecos tiene los colores que identifican a las librerías y se venderá tanto en tiendas como por medio de la página web a partir del 20 de febrero, con un costo de 550 pesos. El dinero será donado en su totalidad a Un Kilo de Ayuda.

¡Comparte este post en tu Facebook!

El Oso Lector, según los involucrados, cumplirá el doble propósito de promover la lectura y de ayudar a los más desfavorecidos en nuestro país. No hay duda de que se trata de una causa noble, con una buena ejecución en la que colaboran personajes y organizaciones que tienen una buena reputación y trayectoria. El inventar un personaje para fomentar la lectura es también una buena idea, pero es dudoso que una edición limitada de cien muñecos realmente haga una diferencia en esta área.

Por otro lado, una reciente campaña de la cadena de librerías israelí Steimatzky captura a la perfección el enamoramiento que algunos lectores llegamos a sentir, tanto por las historias como por los personajes que las habitan. “El libro correcto siempre te hará compañía”, dice el texto, mientras que en los carteles podemos ver a niños y adultos dormidos junto con sus personajes favoritos.

Ser lector trae muchos beneficios. Como apunta la gran parte de la publicidad de Gandhi, significa ser un poco menos ignorante y ligeramente más sabio, pero la campaña de Steimatzky menciona un beneficio menos tangible, aunque más emocional: quienes leemos nunca estamos solos. La imagen de un niño dormido junto a Gandalf o cualquiera de sus héroes de ficción nos lleva a recordar esa función de la literatura mucho mejor que un intento de avergonzar a quienes no leen.

Si has encontrado interesante este post, compártelo en Google+

Acerca del autor

ExpokNews

Comentarios

Dejar un comentario