Ambiental Noticias RSE RSI

Dietas antipandemia ¿posibles?

Dietas anti pandemia

Una estrategia política para prevenir otra crisis sanitaria, debería incluir la reducción de la demanda de productos animales e incentivar las dietas antipandemia.

Virus como el COVID-19, el SARS, el espongiforme bovino, la gripe porcina y la gripe aviar tienen algo en común: todos proceden de los animales, lo que los científicos describen como enfermedades zoonóticas.

Sin embargo, estas enfermedades no “vienen de los animales” realmente. Después de todo, no es que los animales conspiren contra los humanos lanzando la COVID-19 por encima de la valla del patio trasero. Cuando decimos que esta pandemia “viene de los animales”, significa que estas enfermedades provienen de la forma en que la sociedad cría, cosecha y come a los animales.

De acuerdo con The Conversation, una estrategia política bien definida para evitar la próxima pandemia debería incluir la reducción de la demanda de productos animales. Afortunadamente, un enfoque eficaz no tiene por qué implicar que el Gobierno le diga a la gente lo que debe o no debe comer.

Muchos ya son conscientes de los beneficios de una dieta basada en plantas. Y un enfoque eficaz de la política gubernamental podría consistir en apoyar mejor a quienes ya están tratando de hacer un cambio de dieta.

Zoonosis y producción de alimentos: dietas antipandemia

El hecho de que una lista cada vez mayor de pandemias se origine exclusivamente en el sector animal y agrícola no es nada nuevo para un pequeño pero creciente grupo de científicos independientes. Las Naciones Unidas han expresado recientemente una preocupación similar.

En su informe, Preventing the Next Pandemic: Las enfermedades zoonóticas y cómo romper la cadena de transmisión, la ONU expuso algunas de las cosas necesarias para mejorar la gobernanza sanitaria en relación con la producción de alimentos.

dietas antipandemia

Algunas de las opciones políticas incluyen la ampliación de la investigación científica sobre las dimensiones ambientales de las enfermedades zoonóticas así como el desarrollo e implementación de medidas de bioseguridad más fuertes.

El informe reclama políticas que refuercen la sanidad animal (incluidos los servicios sanitarios para la fauna salvaje) y una mayor capacidad de vigilancia y regulación de la producción de alimentos.

El informe también recomienda que los Estados encuentren formas de reducir la demanda de proteínas animales. Reducir la demanda de carne no es algo que escuchemos a menudo como una posible opción política, en parte porque la gente no relaciona nuestra actual pandemia con la dieta occidental o el sector agrícola.

Orígenes de una pandemia

Los primeros casos de COVID-19 se relacionaron con los mercados de China donde se vendían animales salvajes. Se han identificado pangolines y murciélagos como posibles fuentes de infección, ninguno de los cuales figura en las listas de la compra del consumidor medio mundial. Sin embargo, las raíces más profundas de esta pandemia son más complicadas.

dietas antipandemia

Muchos virus anteriores se han originado en la cadena de producción industrial de la ganadería:

  • En la década de 1980, la producción ganadera del Reino Unido comenzó a ver brotes de encefalopatía espongiforme bovina (enfermedad de las vacas locas), y su variante humana equivalente, la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob.
  • En 1997, la gripe aviar (H5N1) se detectó en las fábricas de pollos de China.
  • En 2009, la gripe porcina (H1N1) se originó en granjas de cerdos de México y Carolina del Norte, en Estados Unidos.
  • Más recientemente, se ha encontrado una posible nueva cepa de COVID-19 en granjas de Dinamarca, donde se crían visones para abrigos de piel.

Está claro que el origen de estas pandemias no se limita a ciertos países o a ciertas prácticas, como los “mercados húmedos”.

Para algunos investigadores, como el médico jefe y profesor de enfermedades infecciosas sueco Björn Olsen, frenar la creciente demanda de carne y productos lácteos es una parte necesaria para reducir nuestro riesgo de pandemias.

Olsen, conocido por ser uno de los primeros en criticar la respuesta de su gobierno al COVID-19, se está dando a conocer ahora por otra advertencia temprana, que lleva haciendo en libros y artículos desde hace casi 10 años.

En una reciente entrevista en sueco, Olsen señala que todos los virus pandémicos han surgido donde se encuentran los animales y los humanos, y que la cría de miles de millones de animales como alimento tendrá efectos.

Considera todo esto a la inversa: ni una sola pandemia en la historia de la humanidad ha tenido su origen en las plantas.

Björn Olsen, médico jefe y profesor de enfermedades infecciosas.
dietas antipandemia

Aunque el refuerzo de la capacidad reguladora y de control es una parte importante de una estrategia política eficaz, cuando las sociedades sustituyen las fuentes de alimentación animal por alimentos de origen vegetal, también reducen el riesgo de futuras pandemias.

A Olsen le preocupa que los políticos no presten suficiente atención a la relación entre la creciente demanda de proteínas animales y las pandemias.

La dieta basada en plantas como política: Dietas antipandemia

Una de las razones por las que los políticos podrían no ver la transición hacia una dieta basada en plantas como una opción política viable, podría ser porque se basa en el cambio de comportamiento de las personas, y algunos argumentarían que los gobiernos no deberían estar en el negocio de tratar de imponer opciones dietéticas. Sin embargo, hay buenas razones para pensar que la gente ya está abierta a la transición a una dieta basada en plantas.

dietas antipandemia

Según una reciente encuesta de la ONU, el 30% del mundo apoya una dieta basada en plantas como política climática.

Por ejemplo, en Canadá, casi el 10% de la población total ya es vegana o vegetariana, según un estudio de 2018 dirigido por Sylvain Charlebois, profesor de distribución y política alimentaria de la Universidad de Dalhousie. El número de personas que intentan llevar dietas basadas en plantas está creciendo rápidamente. En una entrevista, Charlebois señaló:

En 2018 estimamos que 6.4 millones de canadienses ya siguen una dieta que restringe la carne parcial o totalmente… Pero ahora ya hemos actualizado este número a 10.2 millones. Las cosas están cambiando muy rápido, más rápido que nunca realmente.

Sylvain Charlebois, profesor de distribución y política alimentaria de la Universidad de Dalhousie.

Esto podría empezar por revisar las normas de adquisición de alimentos y de nutrición para garantizar que las instalaciones públicas como las escuelas, los hospitales, las prisiones y las residencias de ancianos ofrezcan todos los días una comida basada en plantas como norma en los menús.

dietas antipandemia

Sabemos que los hábitos alimentarios tienen un impacto medioambiental, además del impacto en la salud. Dado que también existe una clara relación entre el consumo de productos animales y las enfermedades zoonóticas, hay una razón más para que los responsables políticos apoyen a las personas que quieren cambiar a una dieta basada en plantas.

No es demasiado pronto para empezar a intentar prevenir la próxima pandemia; los expertos advierten que podría llegar en cualquier momento. Desde la epidemia de SARS de 2003, el tiempo entre los brotes de virus zoonóticos se ha ido acortando. No se trata de si habrá otra pandemia, sino de cuándo.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario