Dejan fumar a alumnos en secundarias del DF – ExpokNews

En un estudio comparativo sobre tabaquismo en adolescentes realizado en escuelas al sur de la Ciudad de México, Nazira Calleja, académica de la Facultad de Psicología de la UNAM, descubrió que en secundarias públicas hay más factores de riesgo que en las privadas, pues “en las primeras, 65% de los muchachos entrevistados afirmó que los maestros fuman en su escuela y 29% que los alumnos pueden hacerlo; mientras, en las privadas los resultados fueron de 31 y 11 por ciento, respectivamente”.

Además, “en cuanto a una clara normatividad antitabáquica, 52% de los alumnos de las públicas y 64% de las privadas, señaló que ésta existe en su centro escolar”, explicó la especialista.

A esto se suma la publicidad de las empresas en medios de comunicación y la presencia en las películas de escenas respectivas.

“Ahora que en los países desarrollados se deja de consumir tabaco por los controles, las compañías (con una producción anual de cinco billones de cigarros) dirigen sus baterías a los chicos de los países en vías de desarrollo”, comentó Calleja.

“La brecha de género que existía en cuanto al consumo de tabaco en la adolescencia se ha reducido; si bien ahora hay casi tres hombres adultos fumadores por cada mujer, en los adolescentes la proporción es de uno a una”, apuntó Calleja, que aplica estrategias contra el tabaquismo dirigidas específicamente a jóvenes del DF.

La universitaria trabaja con programas de prevención dirigidos a mujeres adolescentes, por ser más susceptibles al tabaco y sus efectos. Con talleres interactivos y juegos de computadora aprenden a reconocer situaciones de riesgo, a desarrollar habilidades de rechazo, a asumir un compromiso público de no fumar y a tomar conciencia de cómo será su vida si deciden hacerlo.

Susceptibilidad
La etapa inicial de la experimentación con el cigarro puede comenzar en la infancia, pero en mayor medida en la segunda década de la vida, si el individuo está expuesto a factores de riesgo como los biológicos (pubertad temprana en niñas).

Aunque también figuran los personales (rebeldía, depresión, baja autoestima, anorexia, bulimia, carencia de habilidades para enfrentar el estrés), familiares (padres fumadores, permisividad en casa) y sociales (amigos fumadores, presión social para el consumo y susceptibilidad a esa influencia).

Después de una amplia investigación entre jóvenes mexicanos, Calleja llegó a un modelo de “susceptibilidad tabáquica”, integrado por cuatro factores de riesgo (creencia en los beneficios de fumar, rebeldía, amigos fumadores y permisividad en el hogar) y dos de protección (creencia en la propiedad adictiva del tabaco y supervisión de los padres).

“En familias donde hay supervisión paterna y se piensa que el tabaco es adictivo, la ‘susceptibilidad tabáquica’ es menor. Pero en hogares donde se encienden cigarros, el chico o la chica entiende que ésa es una norma, y es más probable que lo hagan”, señaló.

Prevención
Ante el cuestionamiento de qué hacer ante la limitada efectividad de los tratamientos, debido a que la nicotina es una de las drogas más adictivas, la universitaria respondió que la prevención en adolescentes es una estrategia fundamental.

Se les muestra cuáles son los efectos a corto plazo de esta adicción (mal aliento, acné, irritación de la garganta, dientes y dedos amarillentos, voz ronca, piel reseca y arrugada, entre otros) y cómo las tabacaleras enfocan su publicidad especialmente a las mujeres.

Aunque se han obtenido resultados positivos (las adolescentes han adquirido conocimientos, creencias distintas y habilidades de rechazo a la presión social), aún son limitados; hay que crear una estrategia integral que involucre a la familia y al personal de las escuelas, para que los jóvenes puedan resistir la presión de los nuevos grupos sociales al ingresar a la preparatoria.

En opinión de Calleja, el combate al tabaquismo requiere medidas de control a escala macro en todas las escuelas del país.

“Nuestros juegos de computadora podrían llevarse a secundarias, incluso subirse a internet. Asimismo, se podría reforzar su efecto con talleres interactivos, que propician el contacto interpersonal y la discusión de las creencias falsas respecto al consumo en adolescentes”, afirmó.

Piden más impuestos a cajetillas en 2012
Organizaciones de la sociedad civil contra el tabaquismo proponen que en 2012 se incremente otra vez el precio de los cigarros en 15 pesos por cajetilla, con lo que se estima una reducción de 10% en el consumo y se pueden evitar un millón de muertes al año por complicaciones.

El presidente de la Alianza contra el Tabaco, Rafael Camacho, al dar a conocer los puntos más relevantes del sexto reporte de la sociedad civil sobre el cumplimiento del Convenio para el control del tabaco de la OMS, dijo que “de los más de mil millones de fumadores en el mundo, 20% son mujeres, mientras que en México los hombres mayores de 15 años (24.8%) que fuman son más que las mujeres (7.8%)”, destacó.

De la población de 12 a 65 años, 18.5% reportó ser fumador activo, lo cual representa cerca de 14 millones fumadores.

Los fumadores activos, dijo, entre 12 y 65 años iniciaron el consumo diario a los 16.7 años en promedio; los hombres a los 16 y las mujeres a los 18. La edad promedio de consumo de tabaco por primera vez fue de 13.7 años.

Acompañado por los dirigentes de Alianza contra el Tabaco, Red México sin Tabaco y Fundación Interamericana del Corazón, dijo que propondrán que la venta de cigarros a menores se eleve a delito de corrupción de menores.

Fuente: Milenio.com
Publicada: 31 de mayo de 2011.

Acerca del autor

ExpokNews