Noticias

Cumbre FAO: lavan un texto clave para combatir el hambre

Como temían los escépticos, el “primer mundo” diluyó una declaración con vistas al encuentro convocado por la Organización para el Agro y la Alimentación de Naciones Unidas. Ésta reúne la semana próxima a jefes de gobierno y tecnócratas.

Se trataba de metas para reducir el hambre. En realidad, el texto original proponía volver la asistencia agrícola al nivel de los años 80, nunca alcanzados después. Esto quedó fuera del borrador destinado a la cumbre de Roma (se inicia el lunes 16) y desnuda el conflicto entre ricos y pobres.

Como premio consuelo, el texto contiene compromisos para aumentar la ayuda a cultivadores y neutralizar hambrunas. Diplomáticos de países centrales afirman que es el gesto más fuerte en años.

Pero es sólo eso, un gesto. Varios organismos no gubernamentales sostienen que esta cumbre, primera desde 2002, será una pérdida de tiempo. A menos que este fin de semana se fuercen nuevos cambios en el borrador, en sentido contrario a la versión del jueves 12.

En rigor, el encuentro mismo deriva de los vaivenes en productos primarios rurales –arroz, maíz, trigo- que, en 2008, provocaron disturbios desde Indonesia y Bangladesh a Haití, Egipto y Nigeria.

Tal como quedó, el texto final sólo recomienda cumplir con la presente meta: reducir a la mitad el número de “hambrientos crónicos” entre 2009 y 2015.

Pero desecha erradicar totalmente el flagelo hacia 2025. Este plazo fue propuesto por la propia FAO, con apoyo de Latinoamérica, Levante y África subsahariana. Lo torpedearon Estados Unidos, Unión Europea, Japón, Canadá, Nueva Zelanda y Australia. Los tres primeros todavía malgastan cientos de millones de dólares anuales en subsidiar sus ineficientes sectores agrícolas.

El proyecto de declaración señala que “se adoptarán medidas para erradicar el hambre lo antes posible”, pero no fija plazos. Resulta irónico que los signatarios del borrador se manifiesten “alarmados porque son ya más de mil millones en riesgo de hambruna. Esto es inaceptable y significa un sexto de la población mundial”.

Algunos europeos se pasan de pragmáticos y creen que –en un mundo incapaz de cumplir las metas actuales- intentar un acuerdo más ambicioso sería absurdo.

Actitudes como ésa explican que, por ejemplo, Francisco Sarmiento (ActionAid, una ONG) califique el borrador como “simple reiteración de lugares comunes. Quieren disminuir el hambre a la mitad hacia 2015, pero no se comprometen a aportar recursos para lograrlo”.

La crisis alimentaria pudo ser controlada por acciones concretas entre el pico de 1979 (25% de desnutridos en el “tercer mundo”) y poco menos de 16% en 2003. Cinco años después, rebotaba a 20%.

Según fuentes ajenas a la FAO, entretanto la porción de la agricultura en los planes de asistencia iba cediendo de 17% en 1979 a apenas 3,8% en 2007. Otra propuesta de la FAO orientada a la cumbre buscaba retornar al nivel de hace tres decenios en cien años. Los países ricos también la bocharon.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]