La red social no puede impedir que otras compañías monitoreen y analicen sus millones de perfiles

Hace unos días un juez de San Francisco dijo que la red social profesional, LinkedIn «no puede impedir que otras compañías monitoreen y analicen sus millones de perfiles».

De acuerdo con la compañía está considerando apelar esta decisión y además  una de la vocera de la organización dijo que en la firma se encuentran muy decepcionados con el dictamen.

“El caso no ha terminado. Continuaremos luchando para proteger el derecho de nuestros miembros a controlar la información que hacen disponible en sus perfiles”.

Sin duda es un caso de cómo los datos que publicas en internet pueden ser monitoreados y usados por otras personas u empresas.

LinkedIn, quien actualmente cuenta con más de 400 millones miembros, envió una carta hace unos meses a la empresa HiQ Labs pidiéndole que dejara de rastrear perfiles en busca de datos.

Aproximadamente cada dos semanas se realizans operaciones de rastreo según el sitio de HiQ.

De acuerdo con BBC, la firma HiQ Labs usa datos de LinkedIn y con ellos construye algoritmos capaces de predecir comportamientos de los empleados, como por ejemplo, cuándo renunciarán.

En el sitio de HiQ Labs tiene un «servicio» de “una bola de cristal que permite determinar tendencias y cambios de personal en el mercado de trabajo, así como una plataforma que te dice cómo y dónde enfocar tus esfuerzos”.

HiQ no monitorea todos los perfiles en LinkedIn, sino solamente aquellos de empleados de compañías que contratan sus servicios.

La red social profesional, LinkedIn, argumenta que usar datos para predecir cuando el personal de una empresa está pensando en abandonarla, sería una violación de los términos y condiciones de la propia compañía.

Para poder impedir esto, es importante que el perfil sea privado y así no se permitirá que otras compañías vendan datos de tu perfil.

Cabe mencionar que las acciones que se están realizando podrían violar además una ley estadounidense de 1986. Esa ley habla sobre fraude y abuso en internet, US Computer Fraud and Abuse Act (CFAA).

HiQ Labs rechaza las acusaciones, esta empresa asegura que la información en los perfiles es pública.

“Es importante entender que HiQ no analiza las secciones privadas de LinkedIn“, dijo una vocera de la compañía a la BBC.

“Sólo revisamos la información pública de los perfiles. Y no vendemos los datos. Solamente los usamos como base para los análisis que proveemos a empleadores”.

“Además, LinkedIn no es dueña de los datos en los perfiles de sus miembros. Se trata de información que los miembros mismos han decidido hacer pública y está disponible para cualquier persona que tenga acceso a internet”, agregó la vocera.

El dictamen del juez de San Francisco deja a LinkedIn y a sus miembros en una posición complicada, según el periodista de la BBC Dave Lee, corresponsal de tecnología en Estados Unidos.

“Una de las grandes ventajas de LinkedIn es precisamente la gran visibilidad de la información»

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.