Ambiental

¿Corren peligro tus productos favoritos?

Galletas, coliflores y más alimentos que corren peligro por el cambio climático

Imagen via carrscrackers.com

Imagen via carrscrackers.com

Desde hace varios años, los científicos y otros expertos en cambio climático han advertido que una de las consecuencias del cambio climático será la escasez de productos, así como la afectación de la cadena de valor. Aunque estos efectos parecen estar muy lejos, ya podemos ver ya ejemplos claros de alimentos muy populares en distintas partes del mundo que han aumentado exponencialmente su valor o simplemente no pueden producirse.

En diciembre pasado, lluvia torrencial en Reino Unido causó destrozos en varias áreas, incluyendo Carlisle, la capital del condado de Cumbria y donde se encuentra la fábrica de las populares galletas Carr’s. Las inundaciones fueron causa directa del cambio climático, según concluyeron las investigaciones, y entre sus consecuencias esté el cierre temporal de la fábrica y con ello una pausa en la producción.

Según reportó The Guardian a finales de enero, se suspendió la producción de la mayoría de sus productos, llamados en inglés water biscuits (“galletas de agua”, literalmente) y la empresa explicó el daño causado con un anuncio en el periódico que decía “Inundación en la fábrica de water biscuits. Oh, la ironía”. En ese momento, varios minoristas ya reportaban un bajo nivel en sus reservas de galletas de la marca.

A pesar del intento de utilizar el humor para dar malas noticias a los consumidores, estas inundaciones causaron importantes daños en toda la región, y quienes extrañan las galletas no son los únicos afectados.

Los productos agrícolas son aún más propensos a sufrir con las consecuencias del cambio climático, y todos podemos ver la fluctuación de sus precios. Un ejemplo claro es un reciente artículo de The New York Times que explica por qué en Canadá la coliflor se ha convertido prácticamente en un producto de lujo, ya que una sola cabeza tiene un costo de 8 dólares canadienses (poco más de 100 pesos mexicanos), cuando el año pasado costaba 2.50. Entre las razones están el bajo precio del petróleo y la gran sequía en California, de donde proviene la mayor parte de los vegetales consumidos en Norteamérica durante la temporada invernal.

Existen otras varias razones económicas por las que los consumidores canadienses tendrán que hacer una inversión tan grande por un simple vegetal, pero sin duda los efectos del cambio climático y de la dependencia en el petróleo son parte de la ecuación.

Los restauranteros y empresarios entrevistados por The New York Times afirmaron que tendrán que adaptarse y crear nuevos platillos para no sufrir con los altos costos de estos y otros productos alimenticios. En los próximos años, tal vez todos veamos un cambio en los menús de nuestros restaurantes favoritos.

Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]