RSE

Contratar a becarios sin sueldo es irreponsable: 3 razones

¿Tu empresa contrata a recién egresados sin pagarles? 3 razones por las que esto no es responsable

Joven graduado via Shutterstock

Joven graduado via Shutterstock

Es muy común que tanto las pequeñas startups como algunas grandes empresas ofrezcan a profesionales recién graduados la oportunidad de trabajar con ellas, pero sin goce de sueldo o por una compensación que a duras penas cubre los costos de transporte. Aunque esto sea una práctica ya establecida, no quiere decir que sea responsable o sostenible.

Como afirma Jen Boynton, escribiendo para el sitio web Triple Pundit, la razón por la que los jóvenes aceptan estos puestos es la necesidad o la desesperación, así que justificaciones como “les dará experiencia” o “no tenemos presupuesto” no deberían ser válidas.

En México existen pocos estudios respecto a estos trabajos no remunerados, pero un artículo del año pasado publicado en el sitio web Investigación y desarrollo afirma que las ofertas de trabajo para becarios han aumentado y que las empresas piden cada vez perfiles más altos ofreciendo salarios muy bajos. Bajo la figura de “prácticas profesionales”, muchos jóvenes recién egresados deben trabajar por meses o años antes de recibir un puesto más formal.

Si no estás convencido todavía de que este modelo no es válido para una empresa que quiere ser responsable, aquí las tres razones que argumenta Boynton en su texto:

La explotación no está bien:

Los jóvenes que acaban de graduarse suelen tener poca experiencia laboral. Tienen ciertas habilidades aprendidas en la universidad, pero es muy probable que sepan poco o nada del mundo empresarial, así que confían en que la empresa les enseñará. No pagarles es aprovecharse de ellos.

Es cierto que estos becarios tendrán una curva de aprendizaje amplia y que no tendrán las aptitudes de los colaboradores que llevan más tiempo en la empresa, así que por supuesto que es válido que su salario sea más bajo, siempre y cuando sea justo.

Los ricos se hacen más ricos:

Uno de los retos más grandes de las empresas en la actualidad es aumentar la diversidad de sus colaboradores, pero los únicos que pueden permitirse aceptar un puesto de becario no pagado son los jóvenes con grandes ahorros o apoyo de su familia. Es decir que puestos como estos dejan fuera a las personas pobres (incluyendo a los indígenas y otras personas de color) que quieren comenzar su carrera.

Se puede hacer algo mejor:

Hay muchas personas que se oponen a estas ideas diciendo que industrias como la de los medios impresos pasan por un mal momento y no pueden permitirse pagar a sus becarios, pero ¿realmente queremos un modelo de negocios que dependa de trabajadores no pagados?

Un caso extremo que ilustra qué tan lejos pueden llegar las empresas en la explotación de sus becarios es una reciente demanda interpuesta por 40 ex interns de la empresa de moda The Row, creada por las también actrices Mary-Kate y Ashley Olsen. Según los demandantes, trabajaban alrededor de 50 horas a la semana sin salario: “Estaba haciendo el trabajo de tres becarios. Hablaba [con mi jefa] todo el día y toda la noche (…) Eres como un empleado, excepto que no te pagan”. Le dijo a Page Six Shahista Lalani, una de las afectadas.

Quienes eligen tomar uno de estos puestos no pueden ser juzgados, ya que tienen sus razones para hacerlo, pero quienes sí tienen una responsabilidad por mejorar el sistema son las empresas, que deberían ofrecer no solo mentoría y experiencia sino un pago justo por los servicios prestados.

Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.

Dejar un comentario