Nutrición para días grandiosos

Consejos para comer saludable sin sacrificios

¿Crees que para mantener un peso saludable es necesario hacer sacrificios? Kellogg nos comparte algunos tips

Kelloggs

Llevar una alimentación saludable no significa dejar de comer lo que nos gusta, o que la comida tenga un sabor desagradable. Si lo que buscamos es mantener un peso sano no es necesario hacer grandes sacrificios, basta con tomar ciertas medidas para encontrar un equilibrio en la dieta.

Es importante recordar que no hay alimentos que por sí solos nos hagan subir o bajar de peso. La gran variedad de comida le brinda al organismo los nutrimentos que necesita para que funcione adecuadamente y por ello es necesario incluirlos en la alimentación.

Dieta vía shutterstock

Dieta vía shutterstock

Para mantener un peso saludable es necesario lograr un equilibrio entre las calorías que consumimos y las que gastamos realizando nuestras actividades cotidianas. Si consumimos más de las calorías que gastamos diariamente, este exceso de energía se acumula en el cuerpo en forma de grasa, haciéndonos subir de peso.

A continuación, la nutrióloga Carmen Haro, del Instituto de Nutrición y Salud de Kellogg, nos comparte algunos consejos para mantener un peso saludable sin sacrificios.

  • Mantén un equilibrio. Si sabes que por la noche asistirás a una cena donde te será difícil conservar una alimentación saludable o comerás más abundante de lo normal; busca el equilibrio ingiriendo alimentos con menor contenido de calorías en las otras comidas del día.
  • Si antes de la cena te da hambre, consume una colación ligera; una fruta o barra de cereal son una excelente opción.
  • Si vas a ingerir alguna bebida alcohólica, es mejor acompañarla con agua mineral o refresco light y con moderación.
  • Realiza las tres comidas principales, desayuno, comida y cena. Recuerda que saltarse algún tiempo solo provocará más hambre en la siguiente comida ocasionando el consumo de más alimentos.
  • En el desayuno o cena es mejor consumir leche descremada en lugar de leche entera, estarás obteniendo las mismas vitaminas y minerales, pero menos grasa y casi 80 calorías menos por cada 240 ml.
  • Consume quesos frescos como panela o queso cottage en lugar de queso manchego u otros añejados; de esta manera comerás la mitad de las calorías.
  • Para los aderezos de las ensaladas puedes preparar una vinagreta casera con aceite vegetal o de oliva y vinagre, en lugar de aderezos cremosos.
  • Incluye en todas tus comidas frutas y verduras, inicia siempre tus alimentos consumiéndolas, eso te ayudará a comer menos de los demás alimentos y a aumentar el consumo de fibra, agua, vitaminas y minerales.
  • Disminuye o evita el consumo de alimentos fritos, capeados o empanizados, prefiere cocinarlos al vapor o a la plancha.
  • Consume mínimo dos litros de agua al día.
  • Cuida el tamaño y número de porciones que consumes normalmente, puedes guiarte con medidas caseras para saber si el tamaño de las porciones es más grande de lo recomendado.
  • Si comes con moderación, puedes comer todos los alimentos que te gustan. Disminuyendo el tamaño de las porciones y la frecuencia en que consumes alimentos con alto contenido energético, podrás comer de todo sin remordimiento.

Si sigues estas sencillas recomendaciones, será más fácil mantener un peso saludable sin dejar de comer de vez en cuando los alimentos que tanto te gustan y recuerda siempre consultar a un profesional de la salud para cualquier duda o aclaración acerca de tú alimentación.

Fuente:

INSK

Acerca del autor

Pamela Garcidueñas

Lic. en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Universidad de La Salle Bajío, interesada en el conocimiento, la sociedad y el medio ambiente. Ha trabajado para distintas empresas formulando información de temas sociales; actualmente forma parte de Expok en el área de desarrollo de contenido.

Dejar un comentario