RSE

¿Como ser una empresa con el mejor entorno laboral… ahora que no hay entorno laboral?

¿Como ser una empresa con el mejor entorno laboral... ahora que no hay entorno laboral?

Con millones de personas trabajando a distancia en todo el mundo, ¿cómo pueden las empresas continuar siendo grandes lugares de trabajo?

Nunca antes el mantenimiento de un entorno seguro y de confianza para los empleados había sido un factor tan importante para asegurar la reputación de una empresa. Desde los primeros días de la crisis del COVID-19 nuestros datos mundiales han indicado que la importancia de los factores de reputación están cambiando, y el lugar de trabajo —incluyendo la salud y el bienestar de los empleados— ahora es significativamente más influyente.

La pandemia ha aumentado la importancia de tener un gran lugar de trabajo, al mismo tiempo también han aumentado las expectativas de lo que esto se refiere.

Rebecca Reott comenta en The RepTrak Company.

Las empresas que pasaron años construyendo una reputación por tener un gran lugar de trabajo, de repente encontraron que sus magníficas oficinas Instagram-friendly se cerraron, y sus generosos incentivos, como bocadillos ilimitados y gimnasios en el lugar de trabajo, se volvieron completamente inaccesibles.

Lo que es más, los nuevos riesgos para la salud son debido a muchas prácticas y áreas comunes de la oficina —como concentrar más gente en espacios más pequeños, proyectos en oficinas cerradas y programas compartidos en escritorios (también conocidos como “hot desking”)— lo que tendrá que dar paso a escritorios bien espaciados, amplios puestos de lavado para los empleados y una limpieza mejorada y frecuente.

Entre el costo financiero y las preocupaciones de responsabilidad, no es de extrañar que muchas empresas puedan simplemente optar por cerrar sus oficinas físicas por completo, si es que no lo han hecho ya. Pero incluso el trabajo inteligente, en el que todos los empleados trabajan a distancia, ya sea en casa o en espacios de trabajo, plantea sus propios desafíos, como descubrieron los empleadores durante la pandemia.

Con uno de cada tres estadounidenses trabajando a distancia, y millones más haciéndolo a nivel mundial, ¿cómo pueden las empresas seguir siendo grandes lugares de trabajo, incluso cuando no tienen un lugar de trabajo real del cual hablar?

A great place to work… ¿virtualmente?

Durante los primeros días de la crisis, los informes mostraron que priorizar el bienestar de los empleados era una de las principales preocupaciones de los consumidores, lo que tuvo un efecto significativo en la puntuación de la reputación.

En Italia, proporcionar a los empleados máscaras faciales y otros recursos tangibles se asoció con un aumento de 5.2 puntos en la puntuación de reputación, mientras que proporcionar informes actualizados sobre la evolución de la situación aumentó para las empresas el beneficio de la duda reflejado en 5.5 puntos.

El punto álgido de la crisis puede haber terminado en algunas partes del mundo (por ahora, al menos), y la gente se ha asentado en su nuevo estilo de vida, por lo que la urgencia y la necesidad de actualizaciones constantes ha disminuido. Pero la sensación de estar separado de la cultura de la empresa no lo ha hecho. Y de hecho, un número creciente de trabajadores reportan sentirse menos conectados a su compañía ahora que trabajan desde casa a tiempo completo.

Aún pasará algún tiempo hasta que los equipos puedan reunirse en una sala de conferencias, en un espacio de trabajo o alrededor de una gran mesa en un restaurante, y las novedades en línea como imisstheoffice.eu sólo llegan hasta cierto punto, por lo que mantener a los empleados conectados es un desafío constante, especialmente cuando tantos experimentan “fatiga de Zoom”. En otras palabras, encontrar diferentes maneras de mantener la comunicación interna es más importante ahora que nunca.

Organizar regularmente reuniones virtuales “de sondeo corporativo” es una buena manera de ayudar a mantener a los empleados alineados con la misión estratégica de su empresa. Del mismo modo, compartir videos pregrabados de su CEO u otros miembros del equipo proporciona oportunidades de liderazgo para compartir mensajes clave de una manera menos formal, más auténtica, que diga “estamos todos juntos en esto”. La creación de una intranet en la que los empleados puedan compartir sus propias historias puede conducir a nuevas conexiones y posiblemente incluso a algunas oportunidades de colaboración inesperadas.

La empatía comienza en casa

Por cada empleado que ama trabajar desde casa, hay otro que es miserable y tiene dificultad para concentrarse en el nuevo entorno. No siempre resulta obvio qué empleados encajan en cada uno de esos grupos, así que intenta acercarte a los trabajadores para ver cómo les va —mediante encuestas formales y registros menos formales— y ayúdales a adaptarse en consecuencia.

Recuerda que el trabajo se ha trasladado (sin invitación) al espacio personal de tus colegas, donde antes podían retirarse para escapar de sus trabajos. No te sorprenda o moleste cuando los niños y las mascotas se metan en las reuniones de video. Cuando esto ocurra, no te quejes o rías.

Más importante aún, respeta el tiempo y los límites de sus colegas. Algunas empresas han comenzado a usar software para monitorear lo que los empleados hacen todo el día. Este seguimiento añade una presión adicional a las ya estresantes situaciones de trabajo en casa, donde los padres a menudo tienen que elegir entre el trabajo y el cuidado de los niños. Y crea la impresión de que la empresa no confía en que los empleados administren su propio tiempo y hagan su trabajo, lo que puede llevar a un problema de comunicación directa y a una percepción negativa de la empresa como empleador.

Dicho esto, el riesgo de agotamiento es real. Muchos empleados han pospuesto sus días libres porque la crisis sanitaria ha hundido sus planes de vacaciones. Al hacerlo, sin quererlo, sacrifican una importante fuente de alivio del estrés. Anima a tus colegas a priorizar el autocuidado y a usar su tiempo personal o de vacaciones de todos modos, incluso si solo se están quedando en casa.

Pon tu mejor cara

La transición a un trabajo inteligente hace que tu imagen de marca en línea sea más importante para mantener su reputación. Destaca el trabajo que tu empresa está haciendo para proteger a tus empleados para ayudar a la comunidad y para beneficiar al público (especialmente en lo que respecta a las actividades y causas que sus empleados apoyan), pero sin parecer demasiado débil durante una crisis o recesión en curso. Agradece el gran trabajo que ve que realizan las organizaciones externas como una forma de ejemplificar los valores fundamentales de su empresa sin parecer presumido.

Espera que el nuevo ambiente de trabajo en línea también afecte tu proceso de adquisición de talento. Anteriormente, entrar en una oficina física para una entrevista permitía a los posibles empleados una forma de imaginarse trabajando allí. Debido a que ese entorno ya no existe, la presencia en línea de tu empresa —incluyendo su sitio web, los canales de medios sociales y las comunicaciones— son ahora el factor principal de su reputación como empleador, donde antes era solo una pieza de un rompecabezas más grande.

Ahora hay menos oportunidades de comunicar “mensajes no dichos”, por lo que es fundamental cómo y qué comunica tu empresa directamente.

El trabajo inteligente es arduo

La conversión al trabajo a distancia ha sido un desafío para todos los involucrados: empresas, gerentes y miembros del equipo por igual. Toca todos los aspectos de la vida de los empleados, incluso invadiendo espacios que antes estaban reservados para la familia y el hogar.

A medida que los países continúan su esfuerzo de reapertura, las cuestiones relacionadas con el lugar de trabajo siguen siendo importantes. En el Reino Unido, por ejemplo, las medidas que las empresas están adoptando para proteger a los empleados siguen siendo una prioridad máxima en materia de comunicaciones.

Está claro que el trabajo inteligente (a distancia) no es una situación temporal, y que para muchos trabajadores de todo el mundo, estará con nosotros durante algún tiempo. Con ese espíritu, involucrar a tu equipo en los planes futuros puede ayudar a visualizar cómo será hacer esto a largo plazo, y permitir una aceptación más suave en toda la organización.

Invita a tus colegas a que te ayuden a identificar los desafíos y a abordarlos juntos. Ese es un memorable mensaje de colaboración que recordarán mucho después de que la crisis haya pasado.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]