Ambiental Construcción Sustentable Cruz Azul Empresa Responsable

¿Cómo se están adaptando a la Nueva Normalidad los edificios verdes?

La instalación de tecnologías de construcción ecológica puede ayudar a limitar la propagación de la COVID-19 ¡Te contamos!

Un hecho irrefutable es que ninguna persona estaba preparada para vivir una pandemia, ni siquiera imaginamos que este 2020 tendríamos que cambiar nuestra forma de vida para cuidar nuestro bienestar y el de nuestra familia.

Llegamos al sexto mes del año con gran cantidad de cambios, adaptaciones y preparación ante la nueva normalidad. Y estamos aprendiendo a tomar todas las medidas necesarias para asegurar nuestra salud y retomar nuestras actividades cotidianas. Pero… ¿cómo está siendo esta nueva normalidad en diferentes partes del mundo?

El panorama de la nueva normalidad

Entre las acciones que se están llevando a cabo dentro de esta reciente forma de vida, en algunos países de Europa y en EE.UU., las autoridades han levantado las restricciones para volver paulatinamente a la normalidad, es decir, realizar actividades comunes como hacer ejercicio al aire libre con el uso de cubrebocas, reabrir establecimientos o acudir a lugares de trabajo.

En China se abrieron parques y museos, pero solo con el 30% de su capacidad habitual, con los controles convenientes de temperatura, el distanciamiento social y el uso obligatorio de mascarillas protectoras.

Cada país y localidad está tomando sus propias medidas y decisiones de reincorporación, sin embargo, también existe un sector que debe adaptarse a esto: la construcción y el papel de los edificios verdes. ¡Te contamos a continuación!

Edificios verdes después de la cuarentena

A medida que las ciudades comienzan a reabrir su economía, la instalación de tecnologías de construcción ecológica en centros comerciales, oficinas, fábricas y otros espacios compartidos, puede ayudar a limitar la propagación de la COVID-19 y ayudarlos a resistir futuros brotes de enfermedades.

El Dr. Ho Nyok Yong, presidente del Singapore Green Building Council (SGBC) — organización sin fines de lucro que apoya la sostenibilidad en el entorno construido—, afirmó en un seminario web que las medidas de prevención y control basadas en la construcción se han convertido en uno de los métodos más importantes para luchar contra los efectos de la pandemia por COVID-19.

Esto es un buen augurio para los edificios verdes, que han hecho énfasis en la calidad del aire interior y en los espacios bien ventilados. Incluso antes del brote de COVID-19, el SGBC había estado trabajando para crear conciencia sobre cómo los edificios afectan a las personas.

Por esta razón, los expertos en construcción deben crear soluciones en ventilación que reduzcan la transmisión de virus y bacterias en el aire, y al mismo tiempo aumenten la eficiencia energética.

Muestra de este avance es Singapur, lugar donde ya existen edificios verdes que ayudan a la prevención de enfermedades. Estos han maximizado la ventilación natural y creado algunos sistemas innovadores.

Características de los edificios saludables

Para que los edificios sean realmente verdes y contribuyan a esta nueva normalidad, deben tener algunas características, de acuerdo al portal Eco-Business estas son:

Optar por luces UVC

El hallazgo de esta luz se realizó hace algunas décadas, y las luces UVC son básicamente rayos ultravioleta que destruyen el material genético de microorganismos como virus y bacterias.

Antes de la aparición de la COVID-19, hospitales, aviones, fábricas de alimentos y algunas oficinas, estaban comenzando a usar la luz ultravioleta-C (UV-C), con el fin de desinfectar salas de cirugía y superficies.

Imagen de Adrian Malec en Pixabay

Por su parte, los expertos afirman que esta alternativa es efectiva para la desinfección y se debe tratar con mucho cuidado, ya que se cataloga como la más dañina para los seres humanos y solo debe ser aplicada con un equipo especializado.

Sistemas de ventilación inteligentes

Los sistemas de ventilación resultan clave para minimizar las transmisiones de enfermedades, al mismo tiempo que ahorran electricidad.

Por ejemplo, en algunos edificios comerciales, el sistema de calefacción, la ventilación y el aire acondicionado recircula hasta el 90% del aire interior debido a que el aire del exterior y el acondicionamiento requieren mucha energía. Sin embargo, esta práctica podría permitir que contaminantes como bacterias y virus permanezcan dentro de las instalaciones.

La ventilación controlada por demanda combina los sistemas de ventilación con dióxido de carbono u otros sensores para variar la entrada de aire exterior, según la ocupación de los edificios.

Cuando hay más personas se introduce más aire, esto diluye la concentración de contaminantes y hace que las infecciones sean menos probables. Por el contrario, cuando hay menos personas, los sistemas inteligentes absorben menos aire, disminuyendo su consumo de energía.

Los sistemas de ventilación deberán ser prioridad en los edificios verdes, ya que con ellos es posible ahorrar más energía y resultar útiles para oficinas y otros edificios con alta variabilidad en la ocupación, incluidos los espacios de trabajo compartidos.

Adaptación de los edificios

Los expertos también señalaron que los dueños de edificios pueden solicitar financiación del gobierno para modificar las construcciones. Tal es el caso de Singapur. Su gobierno financia hasta un 70% el costo de la instalación de tecnologías innovadoras que usan al menos un 20% menos de energía que otros.

Aunado a esto, expertos de la construcción como arquitectos y administradores de propiedades deben reconsiderar su forma de diseñar, operar y mantener edificios para salvaguardar la salud y el bienestar de los ocupantes.

Los puntos claves para lograrlo y tener edificios verdes son:

  • Esterilizar los puntos de acceso y lugares de trabajo.
  • Distanciamiento seguro para minimizar la propagación de infecciones.
  • Los sistemas de construcción deberán ofrecer protección a las personas que se encuentran en los edificios.
  • Optar por home office algunos días para reducir el aforo de las personas.

Para garantizar la salud general y el bienestar de los ocupantes del edificio, el SGBC certifica tales innovaciones.

¿Qué opinas sobre esta nueva forma de construcción? ¿Crees que sea posible implementarlo en México? ¡Nos espera un gran reto!

Acerca del autor

Marisol López

Comunicóloga titulada por la Universidad del Valle de México, apasionada por la web y otras herramientas que están en la red, amante de la radio y la tecnología.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]