Para que el consumidor común se interese en la historia de responsabilidad o sustentabilidad de una empresa no es suficiente publicar un reporte anual. Lo que las personas quieren interactuar en sus propios términos, con una plataforma personalizada y sencilla.

Dado que los esfuerzos de transparencia y RSE son mucho más valiosos si tienen una audiencia, aquí hay cinco tips para pasar de los reportes formales a una comunicación más moderna e interactiva.

1. Reconocer las fuerzas y debilidades:

Los consumidores son inteligentes y no toleran la falta de autenticidad. Para que lean sobre las iniciativas responsables de una empresa antes se les tiene que demostrar que esta está en verdad comprometida con mejorar. De preferencia, los datos pueden compararse con otros de la industria o incluir equivalencias que permitan comprender mejor y dar contexto. Además, es muy importante incluir no solo las áreas en las que la compañía es mas fuere, sino también decir qué temas son todavía retos y qué se hará para mejorar el desempeño.

2. Ir al nivel micro:

Por supuesto, es importante medir el impacto ambiental total de una organización. Este es un paso crucial para establecer metas a largo plazo y para comunicarse con grupos de interés. Pero al tratar de llevar a la audiencia general, que no es experta en RSE, el nivel micro es más interesante. Mostrar a los consumidores qué impacto tiene el producto individual que compran y simplificar la información logra crear un buen storytelling.

3. No olvidar a la gente:

Los factores ambientales son críticos, pero los datos solo cobran vida si se muestra a las personas detrás de ellos y qué mejor forma de empezar con los colaboradores. Agregar impactos sociales a los factores que se comunican, como iniciativas de reciclaje, voluntariado o apoyo a causas, ayuda mucho, aunque estas acciones sean más difíciles de cuantificar.

Sobre los factores económicos, hay que recordar que también tienen un impacto humano, y se puede hablar del impacto en las comunidades en las que la empresa opera.

4. Hacerlo personalizable:

Hay que poner al usuario primero. Después de todo, él es la razón por la que se están compartiendo los datos. Un contenido valioso para el cliente es personalizable y una buena forma de lograr esto es pensar hacia atrás considerando cómo se usará la información y para qué la necesita la audiencia. Así se pueden crear opciones para ver o imprimir solo lo que es relevante para cada persona.

Fuente:
Sustainable Brands

Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.