Conoce un caso de éxito para integrar a microempresarios a tu cadena de suministro

La cadena de valor es fundamental para el funcionamiento óptimo de una empresa, lo que se pretende, en términos de responsabilidad social, más allá de contar con proveedores que le permitan a la compañía ofrecer productos o servicios de calidad, es generar estrategias dirigidas a esta área para lograr un desarrollo bilateral; es decir, que pueda generar valor y beneficios tanto a la empresa como al proveedor.

Las estrategias que se definan particularmente para este grupo de interés, pueden tener distintos objetivos, que van desde la integración de pequeños productores, su profesionalización, su fortalecimiento económico o comercial, capacitación, hasta la protección de sus derechos humanos, seguridad, desarrollo de las comunidades donde operan o equipamiento tecnológico de eficiencia, por mencionar algunos ejemplos.

A continuación te presentamos el caso de una empresa que desde hace años ha demostrado el compromiso por fortalecer a su cadena de valor, principalmente a los pequeños productores, y uno de sus más recientes esfuerzos por generar en cada uno de ellos un impacto que trascienda, más allá de lo económico.

Caso Nestlé

Se trata de Nestlé, que como parte de su filosofía de Creación de Valor Compartido, constantemente genera estrategias y hace importantes inversiones para apoyar al desarrollo de su cadena de valor.

Productores de café

En esta ocasión Nestlé, en alianza con el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Veracruz, llevó a cabo una iniciativa de profesionalización de productores y desarrollo de microempresarios llamada Aula Virtual Nescafé®- Tecnológico de Monterrey.

La Escuela Nescafé® Virtual es un espacio educativo para que los productores de café puedan desarrollar una visión empresarial mediante el uso de tecnología. El proyecto nació en 2016 como producto de la relación que existe entre Nestlé y el Tecnológico de Monterrey Veracruz desde 2011, así como de la necesidad de capacitar a los cafeticultores sobre mejores prácticas.

En 2011 se inició la Escuela Nescafé® de forma presencial con un grupo de 50 productores en Veracruz, para posteriormente llevarse a Acapulco, Tapachula y Córdoba. Dos años más tarde, en 2013, la escuela evolucionó para contar con tres diferentes modalidades: tradicional, avanzada y juvenil. Al mismo tiempo se implementó un taller para empresarios dueños de beneficios.

Al día de hoy se han podido capacitar 380 productores de café de manera presencial. Pero fue hasta el año pasado, en 2016, que el programa migró a una plataforma digital con el objetivo de ampliar su impacto, a través de un aula virtual compuesta por 5 módulos, donde se imparten diversas materias con el objetivo de desarrollar una visión empresarial a los cafeticultores.

El pasado mes de febrero se llevó a cabo con éxito, la graduación de la primera generación de alumnos del Aula Virtual Nescafé®-Tecnológico de Monterrey, compuesta por 145 productores de café.

“En Nestlé estamos convencidos que la innovación juega un papel fundamental en nuestros procesos de producción, pues solo de esta forma podremos seguir ofreciendo día a día mejores productos a todos nuestros consumidores al tiempo que desarrollamos las capacidades de los productores agrícolas.” Afirmó Francis Pérez, Directora de Creación de Valor Compartido y Sustentabilidad.

La directora agregó el orgullo de la marca con esta primera generación de estudiantes graduados, pues comenta que a través del uso de nuevas tecnologías se demuestra que el campo mexicano puede estar a la vanguardia.

Tanto la Escuela Nescafé®, como el Aula Virtual forman parte de Plan Nescafé®, iniciativa enfocada directamente en la agricultura, producción y consumo de café para mejorar la calidad, cantidad y sostenibilidad de la cadena de suministro.

Productores de cacao

Cabe resaltar que esta no ha sido la única estrategia para buscar la profesionalización de su cadena de valor. En 2013, Nestlé creó su iniciativa Cocoa Plan, un programa que buscaba invertir en el desarrollo de las comunidades de agricultores de cacao en Tabasco, México.

El plan se desarrolló a través de 3 ejes de acción:

  1. Capacitación a la cadena de abastecimiento donde se promueve entre los productores de organización en sociedad para trabajar y comercializar el cacao bajo una visión empresarial.
  2. Por medio de investigación y transferencia de tecnología se busca triplicar la productividad de cacao por hectárea, impulsando la mejora de los ingresos y reduciendo el impacto ambiental.
  3. Con las escuelas de campo los productores reciben asesoría donde aprenden técnicas de producción sostenible y esquemas de medición de sustentabilidad.

Por medio de este plan se ofreció capacitación a las escuelas de campo a más de 870 agricultores, mejorando la productividad en sus parcelas. Además, Nestlé se comprometió a invertir a lo largo de 10 años, 100 millones de pesos en esta iniciativa con la finalidad de asegurar una producción de cacao sustentable y la conservación del medio ambiente.

Es importante recordar que todos los esfuerzos que se tengan con la cadena de valor finalmente generan un impacto a la empresa; además, contar con estrategias de desarrollo dirigido a este grupo de interés puede ser una gran ventaja competitiva para la compañía.

Acerca del autor

Pamela Garcidueñas

Lic. en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Universidad de La Salle Bajío, interesada en el conocimiento, la sociedad y el medio ambiente. Ha trabajado para distintas empresas formulando información de temas sociales; actualmente forma parte de Expok en el área de desarrollo de contenido.