Ambiental

Cómo hacer las prácticas de agricultura más sostenibles

La necesidad de alimentos provoca una parte importante de emisiones de gases de efecto invernadero, reducirlos es prioridad.

Una curva de costo de reducción marginal ofrece una perspectiva de cómo 25 tecnologías y prácticas agrícolas probadas con eficiencia de GEI podrían reducir las emisiones en aproximadamente un 20% para 2050.

El papel del sector agrícola en las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) es ampliamente conocido, sin embargo no se comprende bien.

Más de una cuarta parte de las emisiones mundiales de GEI provienen de la agricultura, la silvicultura y el cambio en el uso de la tierra. Y a menos que se aborden activamente, es probable que estas emisiones aumenten a medida que más personas habitan la Tierra y la necesidad de alimentos continúa creciendo.

El último informe hecho por McKinsey & Company llamado Agricultura y cambio climático, analiza con mayor profundidad estos temas.

El calentamiento global de 1.5 ° C, el informe de 2018 del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), deja en claro que se requiere una transición “rápida y de largo alcance” para limitar el impacto del cambio climático a 1.5 grados Celsius. Requeriría:

  • Permanecer dentro del presupuesto de carbono acumulativo de 570 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente (GtCO2e).
  • Alcanzar emisiones netas de dióxido de carbono a nivel mundial alrededor de 2050.
  • Reducir significativamente las emisiones de otros gases, incluidos el metano y el óxido nitroso.

Cualquier escenario exitoso significaría cambios importantes para la agricultura, desde cómo cultivamos, cómo comemos y desperdiciamos alimentos, hasta cómo manejamos nuestros bosques y sumideros de carbono natural.

Lograr estos cambios importantes puede ser más difícil para la agricultura que para otros sectores. Aunque el ritmo de reducción de emisiones sigue siendo demasiado lento en todos los ámbitos, otros sectores han identificado muchas de las tecnologías que podrían reducir sustancialmente las emisiones: estas opciones no necesariamente existen en la agricultura.

La agricultura también está significativamente menos consolidada que otros sectores; reducir las emisiones requiere la acción de una cuarta parte de la población mundial. Finalmente, el sector agrícola tiene un conjunto complicado de objetivos a considerar junto con las metas climáticas, incluidas:

  • La biodiversidad.
  • Las necesidades nutricionales.
  • La seguridad alimentaria.
  • El sustento de los agricultores y las comunidades agrícolas.

El primer paso para reducir las emisiones de la agricultura es producir alimentos de la manera más eficiente posible, es decir, cambiar la forma en que cultivamos. Un conjunto de tecnologías y prácticas agrícolas probadas con eficiencia de GEI, algunas de las cuales ya se están implementando, podría lograr aproximadamente el 20% de la reducción de emisiones requerida por el sector para 2050.

Prácticas agrícolas eficientes en el uso de gases de efecto invernadero

Sobre la base de más de una década de análisis de reducción de GEI, se han identificado las 25 medidas principales para reducir las emisiones en la granja y se han organizado en una curva de costo de reducción marginal (MACC).

Estas medidas tienen el potencial de reducir hasta un total combinado. 4.6 GtCO2e4 para 2050 en comparación con las emisiones habituales: una reducción de aproximadamente el 20% de las emisiones totales de la agricultura, la silvicultura y el cambio en el uso del suelo. Además, las 15 medidas principales por potencial de reducción contribuirían con el 85% de esta reducción de emisiones y tocarían cuatro categorías principales: energía, proteína animal, cultivos y cultivo de arroz.

Para cada medida, se calculó una evaluación ascendente del potencial de mitigación y el costo utilizando una síntesis de la literatura disponible; comparación entre los modelos del Modelo de gestión de la biosfera global, el impacto regionalizado de la Política Agrícola Común y la Agencia Ambiental de los Países Bajos; y discusiones con expertos y profesionales relevantes.

Los costos que se muestran incluyen gastos de capital, gastos operativos y posibles ahorros de costos. Para todas las medidas, se evaluó que el nivel de adopción e implementación era lo más ambicioso posible, al tiempo que se tenía en cuenta las posibles barreras económicas y no económicas para implementar en todas las regiones, escalas agrícolas y sistemas de producción.

Nuestro objetivo es proporcionar una guía concreta para los encargados de formular políticas, los actores agrícolas y los académicos por igual para estimular el cambio necesario en el sector agrícola.

  • Deben tenerse en cuenta algunas limitaciones de la agricultura global MACC:Los costos que se muestran son un promedio ponderado y, por lo tanto, no se puede suponer que se apliquen en todas las regiones.
  • La superposición potencial se controla mediante la adopción restringida a nivel de región y especie, así como limitando el MACC a medidas que podrían aplicarse de manera conjunta.
  • El MACC podría cambiar sustancialmente en los próximos 30 años debido a un aumento tanto en las medidas como en las tasas de implementación.


En el curso de la historia humana, la agricultura ha respondido a los mayores desafíos de la humanidad. El sector ha aumentado la producción de alimentos a un nivel que muchos creían imposible y ahora tiene la oportunidad de hacer otra contribución importante al éxito de la humanidad durante esta ventana crucial para la acción.

Puedes encontrar este análisis Agricultura y cambio climático aquí.

Acerca del autor

Arianne Lira

Licenciada en Letras Latinoamericanas por la UAEMex. Amante de la literatura, cine, teatro y admiradora de Beauvoir, Castellanos y Nin. Interesada en temas de género y cultura en general. Correctora de estilo y redactora en expoknews.

Dejar un comentario