Ambiental

¿Cómo funciona el horario de verano?

El principal objetivo del horario de verano es hacer un mejor uso de la luz solar durante los meses que la tierra la recibe en mayor cantidad, para reducir así el consumo de energía eléctrica destinada a la iluminación. Pero, ¿ En verdad sucede?

Benjamín Franklin fue la primera persona en proponer a las autoridades de Francia, París donde era embajador, que se adelantaran los relojes una hora durante el verano, con la intención de disminuir el consumo de velas. En ese momento su petición fue ignorada y se aplicó mucho después, durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, una vez que terminó el conflicto, se volvió al horario normal.

Más tarde, en 1966, el gobierno de Estados Unidos promulgó una ley que obliga a sus habitantes a adelantar su reloj una hora el primer domingo de abril, con el fin de aumentar el aprovechamiento de luz solar, cuya duración diaria varía debido al movimiento de la Tierra alrededor del sol.

Hasta aquí la propuesta parece una buena idea, pues parte del supuesto de que las estaciones del año existen debido a la combinación de la inclinación del eje de rotación de la Tierra respecto de la eclíptica solar -la línea por donde para el Sol alrededor de la Tierra, en su movimiento visto desde ésta-, y la rotación del planeta respecto al sol.

Estos factores hacen que la Tierra reciba mayor cantidad de luz en el hemisferio norte durante el verano boreal, y más en el sur durante el verano de horas con o sin luz que tiene un país, dependa de su posición geográfica.

Debido a que el ecuador no varía sus posición aparente respecto al sol durante todo el año, los puntos en este círculo imaginario siempre están expuestos a la misma cantidad de horas de luz, 12 exactamente. Tomando todo esto en cuenta, resultaría absurdo tratar de modificar el horario de actividades en lugares cercanos a dicha línea, por lo que el uso del horario de verano se debe limitar tan sólo a cierta región donde esta modificación resulte en un mejor aprovechamiento de la luz solar.

¿Cuál es el caso de México?

Desde hace varios años, las autoridades de diversos estados de la República tenían la inquietud de establecer un horario de verano en México. Muestra de ello son las experiencias previas de nuestro país en materia de cambio de horarios estacionales. Baja California aplica este horario desde 1942; por su parte, la península de Yucatán lo hizo en 1981, y Durango, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas en 1988, aunque después de un año derogaron la medida debido al desfase horario que tenía con el resto del país.

Estudios preliminares realizados por la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE) y el Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE) mostraron escenarios de una reducción en el consumo de electricidad en 911 GWh, equivalentes a 1% del consumo anual del país en 1995. Los especialistas resaltaron entonces como razones de peso “el impacto benéfico en variados niveles y ámbitos de la vida cotidiana; se cuidaría la energía, y se facilitarían intercambios turísticos, financieros y aeronáuticos con el extranjero, en donde dicho horario había sido ya instituido. También se lograría mayor disfrute de la luz natural en horas avanzadas de la tarde-noche”.

Sin embargo, estudios independientes demuestran que no sucede así, al estimar el número de horas anuales de actividad sin luz solar con y sin la modificación del horario de verano. Uno de ellos, titulado “La utilidad del horario de verano en México”, hecho por especialistas de la Universidad de Texas, señala que con una horario de actividades de 6 am a 10 pm y otro de verano de abril a octubre, se lograrían ahorros considerables de luz eléctrica en el país. No obstante, los ahorros que se obtienen en México son menores de los planeado, porque gran parte del país está bajo un huso horario equivocado; únicamente los estados de Quintana Roo, Yucatán, Veracruz, Chihuahua, Sinaloa, Sonora y las Baja Californias cuentan con un huso horario determinado por su ubicación geográfica, no así el resto, algo que debería corregirse urgentemente.

Loa ahorros que se obtienen en México son menores de lo estimado, porque gran parte del país esta bajo un huso horario equivocado.

Entonces, ¿Tiene beneficios?

El consumidor no verá reflejado en su recibo de luz las ventajas de este horario. El verdadero ahorro esta en el consumo de energía total del país. El consumo doméstico apenas representa de 25 a 27% de esa energía. El horario de verano permite un ahorro real de 1% del consumo total anual de energía, que equivale a un promedio de 2.0 Gigawatts/hora (GWh) de potencia al día.

En 2011, por ejemplo, sólo se logró un ahorro de 988.76 GWh o mil 35 millones de pesos, casi 1.76 millones de barriles de petróleo según la Secretaría de Energía.

Fuente: Revista Equilibrio, pag 8 y 9
Publicada: Mayo 2012
Escrita por : Diana Dávalos

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]