¿Temes perder tu empleo si criticas a tu jefe? ¡Echa ojo a estos tips y empieza a criticar!

El cofundador de Pixar, Ed Catmull, dijo: “La gente que está haciendo el trabajo sabe más que yo, así que, ¿por qué voy a meterme en lo que hacen?”.

Eso es algo que todos los directores deberían implementar en el lugar de trabajo, pero no todos son responsables y tampoco lo son todas las compañías. Los jefes responsables escuchan a los colaboradores e incluso hacen caso a sus sugerencias. Ellos no tienen miedo de cometer errores. Al contrario, los aceptan y aprenden de ellos. No inventan excusas. Además de todo esto, dan un buen ejemplo a seguir.

¿Cómo criticar a tu jefe sin que te despida?

Criticar a tu jefe, salirte con la tuya y no perder tu trabajo suena algo imposible, ¿o no? Sin embargo, esto no tiene por qué ser cierto. Algunos colaboradores van al trabajo sin ganas porque le tienen miedo a su jefe. No se atreven a criticar a sus superiores, sin embargo, algunos empleados rebeldes lo hacen de manera constante y no pasa nada. Inc.com sugiere estas 7 maneras para criticar a tu jefe, que te pueden incluso conseguir un ascenso en vez de un despido.

1. Ignorar el ceño fruncido

Estar siempre con el ceño fruncido es cuando el gesto neutral de tu rostro parece irritado o enojado, aun si no es tu intención. Esta condición no es poco común entre los jefes.

El psicólogo Christopher Olivola dice que «ponemos tanto peso en las señales faciales de un individuo, que acabamos ignorando otra información más útil». Esa información incluye lo que sabes de la persona, de sus interacciones y lo que has observado durante las interacciones que tiene con otros.

2. Esperar hasta que te sientas tranquilo

Esperar 24 horas después de un disgusto para que las emociones pasen, puede ayudarte a decidir si un asunto es lo suficientemente importante como para hacer algo al respecto. Son horas valiosas y uno debe tomar esa ventaja para tranquilizarse.

Acércate a él o ella cuando te sientas tranquilo y seguro. De esa manera tendrán una buena conversación y lograrán un mejor trato.

3. Avisar de antemano

Asegúrate de advertir a tu jefe que está a punto de recibir críticas.

Escribe un correo electrónico: «Hay algo que me ha estado molestando y quiero hablar de eso. Tal vez estoy equivocado, pero quiero sacarlo de mi pecho».

4. Andar sin rodeos

Sé amable, pero no te detengas. Es importante decir todo lo que necesitas decir.

Andar sin rodeos jefe y empleado

No importa lo duro que pueda parecer, dilo claramente. Si tu crítica es exhaustiva y respetuosa, existen oportunidades de aprender de la experiencia.

Por otro lado, si eres demasiado precavido para no herir los sentimientos del director, no solo desperdiciarás el tiempo de ambos, sino que dejarás a tu jefe con la impresión de que hablas con muchos rodeos.

5. Dar espacio para procesar

En la mayoría de los casos, uno se dará cuenta de su error en la reunión, pero si no, dale a tu jefe por lo menos 24 horas para volver al asunto. Si no lo hace en ese lapso de tiempo, entonces dale un empujón. Programa otra cita y hablen de nuevo.

6. Escribirlo

Si necesitas decir algo, pero estás demasiado nervioso para hablar con tu jefe cara a cara, trata de escribirle una carta. Una carta es más personal que un correo electrónico, y tomarse el tiempo para escribirla puede ponerte en un excelente estado de ánimo para discutir temas delicados. Mantén la carta breve y solo habla del asunto.

7. Estar preparado para tener la razón, estar equivocado o ambas

A veces las cosas que uno dice se pueden tomar de la manera correcta o equivocada. Por eso es importante aclarar las cosas o por lo menos tener la certeza de que la otra parte haya entendido bien.

Para que puedas platicar con tu jefe en ese nivel, hay cosas que debes hacer antes…

10 cosas que los colaboradores increíbles hacen

Echa un ojo a la lista de 10 cosas que según Inc.com solo los empleados increíbles hacen en la oficina.

10 cosas que los empleados increibles hacen en el lugar de trabajo

1. Aprender con entusiasmo todos los aspectos del negocio

Ellos entienden que son parte de algo más grande y más valioso que únicamente su trabajo, y buscan aprender otras áreas del negocio.

Lo que puede hacer tu jefe: Invertir en materiales y seminarios sobre aspectos básicos del negocio como contabilidad, marketing y administración para que todos los empleados tengan acceso fácil para aprender y crecer.

2. Organizar la compañía

Ellos tratan a la compañía como si fuera suya. Quieren tomar decisiones prudentes sobre los gastos y las oportunidades futuras a largo plazo, siempre con la empresa en mente. Evalúan el riesgo frente a la recompensa y son desinteresados al tomar decisiones.

Lo que puede hacer tu jefe: Ser transparente en el negocio. Cuanto más comparta las finanzas y su filosofía, más fácil será para los colaboradores tomar las decisiones correctas.

3. Generar oportunidades viables

Uno no tiene que estar en ventas o marketing para ayudar a una empresa a crecer. Los empleados de todos los departamentos ven el crecimiento de la compañía como un esfuerzo colectivo y constantemente buscan maneras de contribuir.

Lo que puede hacer tu jefe: Asegurar que todos los colaboradores comprendan la propuesta de valor de la compañía y puedan identificar oportunidades fácilmente. Luego, recompensarlos por sus esfuerzos.

4. Resolver las situaciones antes de que se conviertan en problemas

Los empleados asombrosos siempre tienen la intención de mejorar los sistemas proactivamente y se encargan de hacerlo.

Los empleados increibles resuelvan los problemas antes de que se conviertan en problemas

Lo que puede hacer tu jefe: Comunicar una visión clara y escrita sobre el rumbo de la empresa y alentar la toma de iniciativa para que la gente se sienta segura y empoderada para realizar cambios.

5. Decir las cosas como son

Los empleados asombrosos entienden que esconder las malas noticias no ayuda a nadie. Ellos encuentran maneras amables de exponer la información desagradable, pero lo realmente importante es que lo hacen. Le dicen a la gente lo que se requiere llevar a cabo antes de que los pequeños problemas se conviertan en un conflicto mayor.

Lo que puede hacer tu jefe: Promover un entorno de comunicación abierta en el que no solo se les da permiso a las personas de decir la verdad, sino que también saben que es absolutamente necesario.

6. Demostrar estándares altos con bajo mantenimiento

Un jefe excepcional siempre se siente relajado al poder confiar en que un empleado realice bien una tarea, siguiendo los mismos estándares que él. No todos los colaboradores pueden hacer eso sin recibir atención constante o sin pasar por alguna dificultad. Los empleados increíbles conducen sus propios estándares altos.

Lo que puede hacer tu jefe: Dar el ejemplo y el tono adecuado para conseguir un alto rendimiento. Recompensar públicamente a aquellos colaboradores que pueden ejecutar sus tareas con el mismo nivel alto de desempeño.

7. Hacer que los colaboradores crezcan

Los empleados no solo dirigen su propia carrera, sino que inspiran a otros a hacer lo mismo. Estos colaboradores lideran al mostrar a los demás cómo avanzar sin crear resentimiento. Ellos ven y crean su futuro perfecto, y también traen a otros consigo.

Lo que puede hacer tu jefe: Fomentar el desarrollo personal y el crecimiento del equipo, a través de tiempo dedicado al grupo y al aprendizaje para el progreso profesional.

8. Investigar, aplicar y refinar

Ningún jefe espera que los colaboradores lo sepan todo. No obstante, todos los directores prefieren trabajadores dispuestos a aprender más de lo que ya saben. El mejor empleado explora proactivamente opciones, toma acción y luego se supera a sí mismo sin que su jefe se lo pida.

Lo que puede hacer tu jefe: Invertir tiempo en exploración y pensamiento expansivo, animar a la gente a explorar proyectos visionarios profundos con tiempo y recompensar los hallazgos.

9. Estimular la felicidad

Los empleados asombrosos no son perfectos. Ellos saben cómo ser sinceros, entienden la dinámica de la gente, el estrés, y la mezcla de trabajo, vida y amistad. Ellos son autoconscientes y capaces de dirigir su propio camino, el cual saca lo mejor de ellos con la familia, amigos y carrera. Emanan energía positiva incluso en tiempos estresantes, contribuyendo para trabajar en una oficina más feliz.

Lo que puede hacer tu jefe: Crear un ambiente donde la gente pueda expresarse abiertamente. Animarlos a trabajar duro para cumplir sus metas y alcanzar sus sueños.

10. Facilitar las cosas para los jefes extraordinarios

Los empleados increíbles hacen que los jefes crezcan como empleadores. Si ellos confían en sí mismos, les ayudan a los jefes a lograr lo mismo. Este tipo de colaboradores hacen que los directores quieran ser dignos de trabajar con ellos, sin decirlo directamente, por supuesto.

Lo que puede hacer tu jefe: Realizar un esfuerzo para demostrar genuinamente su aprecio por cualquiera de los comportamientos anteriores. Esto con la finalidad de que las personas sientan su valor y crezcan hasta alcanzar el máximo potencial. Entonces ellos harán lo mismo por el director.

Yo sí he criticado a mi jefe y sigo escribiendo. ¿Has criticado a tu jefe alguna vez? ¿Qué tal tu experiencia?
[printfriendly]

Acerca del autor

Daniela Lazovska