Ambiental

Comer pescado podría de hecho ser una práctica sustentable

Quienes están algo informados sobre los gigantescos problemas que rodean a los ecosistemas marinos ya sabrán que el hombre está pescando muchísimo más de lo que el océano es capaz de producir, lo cual está provocando la extinción de muchas especies.

Al mismo tiempo, mientras en tierra firme avanzan las granjas industriales de pollos, cerdos y vacas, en ciertas regiones avanzan las de peces, que presentan los mismos problemas que las primeras: maltrato animal, contaminación, pésima calidad.

Todo esto está haciendo que el consumir pescado sea una práctica muy poco sustentable. Salvo en el caso de que el pez venga de una granja particular en España.

Se trata del parque natural Veta la Palma en Sevilla, cuyo modelo fue presentado con elocuencia por el chef Dan Barber en la última edición de la prestigiosa conferencia TED (de la cual hablamos antes con las presentaciones de Bill Gates y Jamie Oliver).

A diferencia de las granjas de acuicultura tradicionales, esta funciona por medio del desarrollo de un sistema natural que se retroalimenta y sostiene en forma sustentable. Más que una granja, es un parque natural que se ha convertido en uno de los santuarios de aves más grandes de Europa.

En esta granja, a los peces no se los alimenta en forma artificial (como se ha creado un ecosistema sano, se alimentan solos), se acepta que un 20% de los peces serán comidos por flamencos, y el sistema es tan sano, que purifica el agua que entra al mismo por medio de la corriente del río Guadalquivir.

“Esta es una receta para el futuro de la buena comida, así estemos hablando de la lubina o del ganado. Lo que necesitamos es una radicalmente nueva concepción de la agricultura, una en la cual la comida de hecho tenga buen sabor”, señala Barber.

Y frente a la usual pregunta sobre si este tipo de sistemas podrían, de hecho, alimentar al mundo, el chef es radical en su respuesta: “Hoy producimos más comida para alimentar a más personas de las que habitan el mundo, el problema es la desigualdad y distribución, no la cantidad de comida que producimos. Esta pregunta ha determinado el destino de nuestra producción por los últimos 50 años, y, en todo este tiempo, los negocios agropecuarios han dicho: ‘Si estamos alimentando a más gente por menos dinero, ¿cuán malo puede ser esto?’ Pero esto es una justificación, el plan de negocios de la agricultura norteamericana. Tenemos que llamarlo por su nombre: un negocio, que está liquidando el capital ecológico que hace posible la producción en primer lugar”, concluye.

El tema de la producción industrial de alimentos ha estado en la mira de la comunidad verde por mucho tiempo, pero durante el último año una serie de películas como Food Inc., Fast Food Nation y libros como Eating Animals han reavivado la discusión. Así, un tema que estaba en la mira de unos pocos está empezando a pasar al conocimiento y discusión masiva, lo cual podría llevar al mayor cambio posible: que los consumidores empezaran a elegir con su compra qué forma de producción apoyar.

Si eso pasa, podríamos estar avanzando hacia un futuro donde la producción de comida sea mejor tanto para el ambiente como para el estómago de las personas.

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]