Ambiental

Cambio climático lleva a osos polares a comer delfines

Los delfines no forman parte de la alimentación de los osos polares pues se nutren de focas.

Oso polar vía Shutterstock

Oso polar vía Shutterstock

Por primera vez se ha visto a osos polares alimentándose de delfines en el Ártico, algo que podría ser consecuencia directa del cambio climático, según los científicos. Durante investigaciones en el archipiélago noruego de Svalbard (Spitzberg), cuyos resultados acaban de publicarse en la revista Polar Research, Jon Aars, experto en osos polares del Instituto Polar Noruego, observó y fotografió en abril de 2014 un oso alimentándose de delfines de hocico blanco.

“Es posible que aparezcan nuevas especies en la alimentación de los osos como consecuencia del cambio climático, ya que nuevas especies comienzan a desplazarse hacia el norte”, declaró Aars.

Si esta especie de delfín frecuenta estas aguas septentrionales durante el verano cuando la banquisa (hielo marino) se funde, es más raro que sea vista en invierno o primavera, sesiones donde el mar está generalmente cubierto de hielo. Pero, según los investigadores noruegos, el progresivo deshielo durante el invierno en la región en los últimos años ha podido atraer a los delfines, atrapados por la repentina aparición de banquisa en abril. Según Aars, el oso capturó probablemente a los delfines cuando estos salieron a la superficie para respirar a través de un pequeño hueco en el hielo. “Incluso si vieron al oso, los delfines no tenían otra opción”, añade.

El oso, un viejo macho visiblemente hambriento, devoró uno de los dos cetáceos y sepultó al otro bajo la nieve, otro fenómeno visto muy pocas veces. “Creemos que intentó cubrir al delfín de nieve con la esperanza de que no lo encontraran otros osos, zorros o pájaros, y poder así comérselo uno o dos días después, una vez digerido el primero”, avanzó Aars. Después de estas primeras observaciones, se han visto otros cinco casos de delfines varados o capturados y comidos por osos polares, añadió.

“No creo que suponga algo revelador ni un cambio radical” en la alimentación del carnívoro, estimó el científico. “Es sólo que el oso polar prueba con otras especies que hasta ahora no tenía el hábito de comer”. En lo alto de la cadena alimentaria, el oso blanco es un depredador oportunista que puede alimentarse también de pequeñas ballenas, como la ballena blanca o el narval si se presenta la ocasión.

Fuente: La Jornada

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

1 comentario

Dejar un comentario