RSE

British American Tobacco combate mano de obra infantil

La mano de obra infantil en México es una realidad, el último censo del Inegi reveló que 3 millones de niños de entre 5 y 17 años de edad trabajan en alguna actividad.

Entre los más propensos están los niños que acompañan a sus padres a trabajar en el campo.

Para combatir la mano de obra infantil, British American Tobacco (BAT) en México, junto con dependencias de los tres niveles de Gobierno en Nayarit, buscan ampliar su programa Florece, el cual atiende a los hijos de los jornaleros que siembran y cosechan tabaco.

Con 13 años de operaciones, este programa tiene ya cuatro centros en las comunidades de El Corte, Amapa, Tamarindo y La Presa, en donde han atendido a 11 mil 700 niños, de los cuales 966 corresponden a este año.

Carlos Humberto Suárez, director de Asuntos Corporativos de BAT, describió que en cada temporada que dura desde finales de enero hasta el mes de mayo reciben alrededor de unos mil infantes.

Refirió que tienen cálculos de que en cada temporada acuden unos 2 mil niños a campos nayaritas, pero muchos de ellos a los 14 años ya lo hacen como padres de familia.

Los jornaleros son grupos de indígenas que bajan de las sierras cercanas a Nayarit, principalmente de Durango y Jalisco, que llegan a trabajar.

Pero como llevan a sus hijos, BAT encabezó la creación del programa Florece, el que ya no sólo está enfocado para los niños más grandes, sino también a los de etapa maternal.

Todos los días a las 6:00 horas recogen a los niños en el sitio a donde acuden sus padres a trabajar y en la tarde los regresan.

Los niños son llevados a los centros donde reciben atención médica, porque muchos llegan con problemas de desnutrición y con parásitos.

“Se le llama Florece (el programa) porque hay un proverbio chino que dice ‘las flores más bellas florecen en la adversidad’ y muchos de estos niños vienen de la adversidad, de situaciones complicadas, por ello queremos que tengan la oportunidad de poder florecer”.

En coordinación con la Sedesol, la Secretarías de Salud y de Educación Pública y autoridades de los ejidos diseñaron programas nutricionales, académicos, recreativos y educativos.

Suárez destacó que el programa respeta la cultura de los niños que aquí acuden porque hay huicholes, coras y mexicaneros.

Por ello en los centros no hay figuras de Disney ni de otros personajes, sino sólo juguetes mexicanos tradicionales de barro, yoyos, baleros, carritos de madera, es decir, únicamente lo que está acorde a su realidad.

Sin embargo, Suárez reconoció que hay retos porque las educadoras atienden a grupos mixtos de diferentes edades y grados y la mayoría de los niños no habla español, sino diferentes dialectos.

Rodolfo Coronado, presidente de la Asociación Rural de Interés Colectivo, que representa a agricultores tabacaleros, reconoció los esfuerzos por la operación de Florece que permite a un total de 16 mil campesinos, hombres y mujeres, muchos de ellos matrimonios, tener a sus hijos en buenas manos, además recibir seguridad social y otros apoyos.

“Los agricultores y campesinos tenemos también el programa Campo Limpio, así como el del uso y manejo de plaguicidas, además de capacitación hacia los productores que no existen en otros cultivos más que en el del tabaco”, precisó.

Fuente: Reforma

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario