Anticorrupción y transparencia, áreas de oportunidad para fundaciones y sociedad civil – ExpokNews

Tras los sismos, la solidaridad de diversos actores ha sido notable, pero ¿y la transparencia?

“jueves 19 de septiembre 

Hoy empecé a extrañarla.
En la sección estuvieron hablando de ella, 
y de pronto me resultó insoportable 
que no hubiera venido”.

Mario Benedetti. La Tregua, 1960

Con seguridad, dos temas serán de gran relevancia para el sector filantrópico y la responsabilidad social corporativa en 2018. Por un lado, la lucha anticorrupción y cómo las organizaciones de la sociedad civil pueden contribuir a combatir esta pandemia social de diversas maneras, una de ellas es fungir como observatorio de acciones públicas de gobierno y la utilización de recursos públicos. Por otro, lado consolidar la transparencia y rendición de cuentas por parte de diversas organizaciones forma la otra parte de la pinza.

Esto lo saben diversos articulistas como Ismael Jiménez de la revista Forbes que este año en lugar de publicar su esperado “Especial de Filantropía” (que hubiera sido la 4ª edición que proponía un ranking de las fundaciones más importantes), presentó el “Especial Empresas con Compromiso Social”, cuyo titulo es muy sugerente para los propósitos de la presente colaboración: “Sin transparencia no hay avance social” (Forbes, enero de 2018) donde indica que “la principal responsabilidad de las fundaciones y las empresas que laboran con ellas es la transparencia. No asumirla puede echar por tierra cualquier éxito alcanzado”.

Por su parte, Mundo Ejecutivo (edición de diciembre de 2017), publicó artículo de Raúl Olmedo Gutiérrez, “los 100 mayores donadores del sismo”, que no obstante que el autor refiere que “en una sociedad, donde es difícil ser solidarios…”, permite conocer un listado de aportaciones que hicieron empresas, fundaciones, personalidades ya sea en efectivo o en especie. Una oleada de solidaridad que se presentó a propósito de los sismos de septiembre pasado.

Así, Mundo Ejecutivo decidió “… cambiar nuestro tradicional ranking de empresas socialmente responsables, para hacer un homenaje a todas esas empresas y personas que dedicaron recursos financieros, económicos y humanos a la ayuda de nuestros hermanos”. En este listado en la categoría de mayores donantes en efectivo están en los primeros 5 lugares (en prelación): Fundación Carlos Slim, BBVA Bancomer, Citibanamex, Fundación Azteca y Coca Cola. Respecto al listado de donaciones en especie no aparece en un orden ya que las aportaciones son diversas, pero habría que destacar por la trascendencia de su contribución a: Bimbo, Unilever, Grupo Hérdez, Aeroméxico y Heineken México.

También aparecen en Mundo Ejecutivo, listados de famosos que donaron dinero y los que lo hicieron en especie. Memorables acciones de mexicanos como Salma Hayek, los integrantes del grupo Maná, Javier Hernández “El Chicharito”, Diego Luna, Gael García, Gloria Trevi, Belinda, Sergio “Checo” Pérez, Thalía, Saúl, “El Canelo” Álvarez, Alejandra Guzmán, Pepe Aguilar, entre otros; y artistas de talla mundial como Miguel Bosé, Eva Longoria, Cristiano Ronaldo y Kathy Perry, entre otros.

Escapa al listado de Mundo Ejecutivo un ranking de empresas cuyo voluntariado corporativo hizo la diferencia, entre los cuales se pueden citar a Walmart y Telmex, efectivos y eficientes porque han desarrollado un protocolo de actuación en eventualidades como los sismos pasados con probada experiencia de más de 2 lustros.

Es interesante que se resalten los esfuerzos de generosidad de los mexicanos que poco a poco perciben la importancia de canalizar su ayuda a la filantropía organizada.

La experiencia de septiembre revela que la sucesión de ayuda en una eventualidad se da así:

  1. Los primeros en actuar son los ciudadanos de a pie que se convierten en voluntarios espontáneos
  2. Luego los voluntarios de las organizaciones de la sociedad civil y universidades
  3. Acciones de gobierno y la coordinación de sus dependencias
  4. Posteriormente viene la ayuda de empresas y sus voluntariados
  5. Finalmente la cooperación internacional

Por ello es conveniente que empresas, fundaciones y organizaciones de la sociedad civil continúen reforzando sus protocolos de actuación en eventualidades. Pero también hay un tema pendiente respecto a la comunicación en tiempos de crisis ya que como quedó de manifiesto la coyuntura se aprovecha para sacar raja política y ganar notoriedad. En el primer caso destacaron el simpatizante del eterno aspirante a la presidencia, dueño del partido Morena, que utilizó redes sociales para atacar al gobierno federal y local, y la señora que creó un mensaje que se diseminó donde señalaba que “estaba a punto de quedarse sin pila, pero que alertara a los demás porque ya habían dado la instrucción de que entraran los buldóceres para levantar escombros”, cuando apenas se realizaban maniobras de rescate.

Qué decir del desempeño que hizo la reportera Danielle Dithurbide al recuperar una falsa historia generada quien sabe por quién; no comprobar la veracidad de la misma y en cambio diseminar, esparcir y dramatizar con “Frida Sofía”. Pasó de ser parte de un medio de comunicación a ser protagonista, ella era la noticia. Su objetivo; reportear; su intencionalidad: ¿ganar un premio nacional de periodismo?

La empresa para la que trabaja en lugar de contenerla y enterrar la pifia, ahora le rinde “homenaje” en una de sus revistas de enero, poniéndola en la portada con un reportaje titulado: “Crónica de un terremoto”, donde se lee “Tengo mucho dolor, no solo por lo que vi mientras cubrí el desastre, sino por los ataques en mi contra”. En páginas interiores señala que mientras otros decidieron (posteriormente al sismo del 19) ir a sus casas a estar con los suyos, ella “decidió ir a trabajar”, pues para eso le pagan y un reportero apasionado de su profesión lo hace con gran disponibilidad.

Los grandes aliados para una comunicación efectiva en situaciones de crisis, redes sociales y medios tradicionales de comunicación, pueden ser utilizados de manera efectiva para fines del bien común, o para fines particulares. Así, la necesidad de transparencia y combatir la corrupción se suma la necesidad de contar con información veraz. La opacidad y revelar malar prácticas debe concluir en procesos judiciales, no dirimirse en los medios de comunicación.

Ante lo que se ha expuesto, hay que señalar que tendrá gran relevancia el evento del International Committe on Fundraising Organizations (IFCO), que se llevará a cabo en mayo próximo, pues gracias a Confío, Construyendo Organizaciones Civiles Transparentes, A. C., México será el país anfitrión. Aun cuando no se ha definido la agenda, será un espacio para conocer y contar con más herramientas para la transparencia y rendición de cuentas, en este caso delos recursos acopiados para la reconstrucción.

Acerca del autor

Emilio Guerra