Ambiental

Al final del verano…

FORMA Y FONDO CCXXXIX

La migración en los animales es el desplazamiento periódico de un hábitat a otro, con diferencias según la especie, en un movimiento que puede durar muchos días. Influyen los inviernos rigurosos, los veranos tórridos, la búsqueda de un lugar apropiado para reproducirse, huir de los depredadores o la procuración de alimento.

A las especies peregrinas pertenece la mariposa Monarca (Danaus Plexippus) que a pesar de su fragilidad inicia su éxodo al final del verano. Recorre miles de kilómetros y llega a un sitio en el que nunca antes había estado. Aprovechan las corrientes de agua, los vientos alisios y las corrientes de aire ascendentes o termales que les permiten conservar su energía durante los largos trayectos.

Viaja más de 4 mil kilómetros desde Canadá y la Unión Americana hasta los bosques de oyamel en los estados de Michoacán y México. Recorre cerca de 120 kilómetros diarios realizando el trayecto en un promedio de 33 días. Su viaje de retorno a las regiones del norte, lo emprende al final de marzo, cuando alcanza su madurez.

En náhuatl se le conoce como papalotl, de donde deriva papalote. Las Monarca son conocidas como los papalotes de la montaña. Son bellas, resistentes y longevas. Mientras otras especies tienen un ciclo vital de 24 días, la Monarca llega a vivir hasta nueve meses, es decir 12 veces más. Se le encuentra en Estados Unidos, sur de Canadá, las islas del Caribe, Australia, Nueva Zelanda y otras islas del Pacífico.

Las que llegan a México vienen de la zona ubicada entre las montañas Rocallosas y los Grandes Lagos, bajan por la Sierra Madre oriental, continúan por el Altiplano de las montañas más bajas y llegan a Michoacán y México. Otra parte de las migraciones viaja hacia California y Cuba.

Los riesgos de sobrevivencia los han enfrentado por cientos de años y los más graves los recibe de la especie con mayor impacto en la transformación del planeta: el ser humano. Al alimentarse con el algodoncillo de las flores absorben los glucósidos cardiacos venenosos, letales para vertebrados como lagartijas, ratones, pájaros y otras especies similares. Sus colores también sirven como advertencia a los depredadores avisándoles que contienen estos químicos venenosos.

El pinzón de cabeza negra y la calandria son de las pocas especies de pájaros que las comen y pueden diezmar hasta un 10 por ciento de la población de la Monarca. El uso de químicos y herbicidas en los cultivos con que se alimenta la Monarca afectan sus etapas de reproducción.

Los santuarios de la mariposa Monarca en los estados de México y Michoacán, se encuentran entre los 2300 a 3500 metros de altura. La temperatura, humedad y exposición a los rayos solares, entre otros factores, favorecen su apareamiento y desarrollo.

El Decreto Reserva Especial de la Biósfera de la Mariposa Monarca del 25 de mayo de 1980, establece “… por causa de utilidad pública, como zona de reserva y refugio de fauna silvestre, a los lugares donde la Monarca hiberna y se reproduce, con veda indefinida a la explotación forestal y de la flora silvestre, prohibiendo además ejecución de obras públicas o privadas”

Los factores que afectan a millones de adultos de la generación migratoria en su hibernación, y ponen en peligro de extinción a la Monarca y al turismo, van desde políticas inadecuadas para la conservación y aprovechamiento de los recursos de la región, hasta el agua contaminada, basura, turismo depredador, flora y fauna en extinción, incendios, tala clandestina y erosión.

La forma: proteger y aprovechar con voluntad y decisión las maravillas que nos rodean, integrándolas al proceso del desarrollo sustentable.
El fondo: el compromiso del ser humano de contribuir a la conservación del milagro que nos dio origen, el Planeta Tierra, porque con él: TODOS SOMOS NATURALEZA.

ACACIA FUNDACIÓN AMBIENTAL A. C. [email protected]

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario