RSE

7 señales de que sufres el síndrome Burnout en el trabajo

estresSentirte agotado, deprimido e incapaz de realizar tus actividades diarias puede ser una señal de que tienes un trabajo en exceso demandante. El síndrome Bournout o ‘síndrome del quemado’ es un padecimiento muy común entre profesionistas y está relacionado con ambientes laborales altamente competitivos, largas jornadas de trabajo y estrés.

De acuerdo con un estudio reciente de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), los mexicanos trabajamos 500 horas más que el promedio entre los países miembros, que incluyen a naciones como Estados Unidos, España, Francia, Alemania, Chile y Canadá.

Los mexicanos trabajan 2,250 horas anuales, mientras que el resto de las naciones de la OCDE promedian 1,776 horas al año. La organización reveló que el 29% de los mexicanos con empleo remunerado dice tener un horario laboral excesivo.

Además, México es de los países con menos vacaciones al año. De acuerdo con una encuesta realizada por OCCMundial, 67% de los profesionistas mexicanos trabajan más de 8 horas diarias y 43% de ellos sólo cuentan con 6 días de descanso al año.

Con estos antecedentes, es comprensible encontrar cada vez más personas que experimentan estrés crónico, desmotivación y bajo rendimiento laboral.

Identifica si tu trabajo está acabando contigo con estas 7 señales de que eres víctima del Burnout:

1. Agotamiento. Sentirse exhausto todo el tiempo es la primera señal de alarma, se experimenta cansancio físico y mental.

2. Falta de concentración. Cuando se padece estrés crónico es común que nuestras habilidades cognitivas se vean afectadas; poca concentración, dificultad para tomar decisiones u olvidos recurrentes son síntomas frecuentes.

3. Problemas de salud. Sufrir agotamiento laboral desencadena una serie de problemas de salud física como problemas para dormir, trastornos digestivos y bajas defensas. Además un ritmo de trabajo estresante se asocia con hábitos como fumar, beber, mala alimentación y poca actividad física.

4. Falta de motivación. ¿Te cuesta levantarte cada día para ir a la oficina? La falta de entusiasmo respecto a nuestro trabajo es un síntoma característico del Burnout.

5. Irritabilidad. El Burnout puede provocar diversos comportamientos negativos, como irritabilidad, frustración, negatividad, cinismo y cambios frecuentes de humor.

6. Baja productividad. ¿Recuerdas cómo fue tu desempeño tus primeros meses en la empresa? Compáralos con tu rendimiento actual ¿hay una diferencia importante? Pese a que se trabajen más horas, cuando se padece Burnout es común que la calidad de nuestro trabajo sea deficiente ¿la razón? Es imposible tener un buen rendimiento si nuestras capacidades físicas y mentales no están en condiciones óptimas.

7. Escasa vida social. Cuando las personas viven para trabajar es común que dediquen cada vez menos tiempo a su vida social y a sí mismas.

¿Qué hago si estoy experimentando Burnout?

-Establece prioridades. Es posible que te estés exigiendo más de lo razonable, si bien es importante fijarte metas e ir tras ellas, la realidad es que hay más de un camino para alcanzarlas. Analiza si realmente es tu empresa la que te está asfixiando o eres tú quien está concentrando más esfuerzo del necesario en la oficina. Ponte límites y reconoce cuándo la carga de trabajo te rebasa.

-Recupera la inspiración. No es sencillo encontrar el lado positivo en medio de una crisis, pero tampoco es imposible. Recuerda por qué estás en tu actual empleo ¿cuáles son las cosas buenas de tu trabajo? Tal vez te permite pagar tu casa, adquirir experiencia o aprender cosas nuevas; enfócate en ello y en lo que vendrá más adelante.

-Cuida tu salud. Cuando experimentamos altos niveles de estrés de inmediato se refleja en nuestra salud física, por desgracia a menudo la ponemos en último lugar. Concéntrate en acciones que beneficien tu bienestar como caminar al salir a comer, evitar desvelarte y preferir bocadillos saludables en lugar de comida chatarra.

-Haz algo apasionante. Retomar actividades que realmente disfrutes puede ayudarte a recuperar el entusiasmo. Dedica un tiempo al día para relajarte, leer un poco, conversar con amigos o realizar algún deporte, la idea es buscar un escape diario del estrés y enriquecer tu vida cotidiana con actividades que no tengan que ver con trabajo.

-Renueva tus objetivos. Cuando el trabajo se convierte en una parte frustrante de nuestra vida es tiempo de hacer una pausa y reflexionar ¿tienes los mismos objetivos que cuando llegaste a esa empresa/puesto? ¿necesitas un cambio de actividad o ambiente? Tal vez es hora buscar opciones e iniciar un nuevo proyecto que realmente te haga sentir realizado profesionalmente.

Alcanzar el éxito es un proceso que a veces parece más largo y difícil de lo que pensábamos, pero en toda situación laboral existen factores positivos que valen la pena rescatar. Mantén tus objetivos bien claros, apóyate en tus seres queridos y fortalece tu autoestima para encontrar el equilibrio.

Fuente: OCC Mundial

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario