RSE RSI

7 pasos para blindarte contra el síndrome de Burnout

No corras el riesgo de enfermar a causa del estrés. Te decimos cómo puedes prevenir el Burnout.

Burnout

Decir que tu trabajo te está matando podría parecerte una frase exagerada, pero si has escuchado sobre el síndrome de burnout y otros padecimientos que acechan en las oficinas a la espera de trabajadores descuidados o demasiado tensos, sabes que esta afirmación podría no estar tan lejos de la realidad.

Agotamiento crónico, ansiedad, dolores de espalda y depresión son algunos de los síntomas que manifiestan las personas que padecen burnout, un mal que afecta principalmente a las mujeres y talentos jóvenes, aunque realmente nadie parece estar a salvo.

Quienes son atacados por este síndrome sufren también ausencia de motivación, por lo que la idea de asistir a la oficina cada lunes puede ser particularmente molesta y la llegada de los viernes significa un alivio que se esfuma rápidamente cuando notan que todavía tienen una gran cantidad de pendientes, ya que su productividad ha disminuido de manera notable. Suena realmente aterrador, ¿no?

Por fortuna, Ali Schultz parece tener una vacuna contra este síndrome, efectiva incluso para quienes trabajan en los entornos más estresantes sin importar la industria. La solución comprende un total de siete pasos, que aunque a simple vista pueden parece demasiados, sí que vale la pena intentarlo.

1. Pregúntate qué es para ti el trabajo

Como seres humanos nos encontramos en una búsqueda constante por encontrar sentido a nuestra vida y nuestras actividades diarias, así que si quieres evitar el burnout a toda costa, no hay mejor herramienta para lograrlo que el propósito. Pregúntate qué es para ti el trabajo y más importante aún cuál es tu relación con él actualmente.

Pocas personas se toman el tiempo necesario responder a estas preguntas, pero descubrir la respuesta y conocer de dónde vienen nuestras creencias sobre el trabajo es fundamental para determinar la forma en que nos relacionamos con él. ¿Tu trabajo te llena de alegría?, ¿te resulta difícil despertarte cada mañana?, ¿qué te enseñaron tus padres sobre el trabajo?

Una vez que entiendes la historia detrás de la relación que mantienes con tu trabajo y observas con detenimiento las creencias que sustentan tu amor u odio por asistir a la oficina, será mucho más sencillo que tomes el mando y transformes el paradigma antes de que el burnout te alcance.

Aunque las empresas responsables se han dado cuenta de la importancia del propósito en el trabajo, encontrar un empleo con significado todavía no es una tarea sencilla, ya que éste debe principalmente alinearse con tus principios personales; sin embargo todavía puedes encontrar este valor en la labor que ya realizas, solo necesitas saber mirar.

2. Evita guardar tus emociones negativas

Piensa cómo te sientes en este momento, si estás tranquilo este es un buen momento para recordar cómo te comportas cuando no lo estás, ¿lo expresas de forma asertiva, o tiendes a hacer reclamos sobre conflictos anteriores?, ¿tu tono de voz es amable o gritas descontroladamente?

Los pendientes urgentes, las diferencias naturales de opinión y el día a día dentro de las organizaciones puede ser abrumador y hasta frustrante en algunas ocasiones, pero acumular estas emociones no hará ningún bien a tus relaciones laborales y mucho menos a tu salud emocional, por lo que es importante que aprendas a aceptarlas y a manifestarlas de forma asertiva. Permítete sentirte cómodo con la vulnerabilidad de tus emociones y luego encuentra la forma de canalizarlas en un pasatiempo artístico o deportivo que te libere y te haga sentir mucho más relajado.

Schultz recomienda comenzar escribiendo todas tus emociones de forma honesta a través de un diario, ya que esto te permite liberar pensamientos y emociones en la seguridad de páginas en blanco. Lo importante es que encuentres una técnica que te haga sentir cómodo.

Algunas empresas ya se han dado a la tarea de ayudar a sus colaboradores en este proceso y ofrecen actividades deportivas que pueden ayudarles. Las organizaciones de la sociedad civil por su parte, han encontrado el manejo de emociones mucho más importante por lo que incluso ofrecen sesiones de grupo que ayudan a sus voluntarios y colaboradores a comunicarse de forma asertiva y liberar sus emociones negativas.

3. Conócete a profundidad

Ya que te has preguntado lo que tu trabajo significa para ti y has realizado un esfuerzo por manejar tus emociones adecuadamente, necesitarás observar qué condiciones favorecen tu desempeño laboral. ¿Qué puedes hacer por ti mismo para incentivar tu productividad?

Hacer ejercicio, respetar tus horarios de comida y alimentarte adecuadamente pueden ayudar a que te sientas mucho mejor en las horas de oficina, impulsará tu productividad y hará que te sientas más motivado.

Las empresas responsables pueden tener una idea general de lo que sus colaboradores necesitan para sentirse bien e incluso para cuidar su salud y bienestar; sin embargo es importante que cada profesionista identifique sus necesidades particulares para comunicarlas a su organización adecuadamente, y para tomar las riendas de su propia productividad.

4. Reconoce tus miedos

Todos sentimos miedo de algunas situaciones que amenazan nuestro sentido de seguridad, amor o pertenencia, tememos al cambio o a la incertidumbre y por qué no decirlo, todos tenemos en mayor o menor medida miedo al fracaso. ¿A qué le temes tú?

Así como el manejo adecuado del enojo o la frustración puede ser una excelente herramienta para prevenir el burnout, aprender algunas cosas sobre el miedo puede ayudarte a reducir el riesgo de padecer este síndrome.

Tu miedo tiene mucho que enseñarte si estás dispuesto a escucharlo. Rastrea de qué forma tus miedos están afectando tu productividad o están induciéndote a una falta de iniciativa y luego plantéate cuál es el peor escenario posible y qué es lo mejor que podría pasar si te atrevieras a eso que todavía no has tenido el valor de hacer.

5. Examina tus valores

Encontrar sentido a tu trabajo y asegurarte de que la empresa en la que colaboras esté alineada con tus valores es una misión imposible si desconoces tus propios valores y retos; así que comienza por preguntarte cuál es tu misión en la vida, qué principios rigen tu camino, cómo quieres sentirte y más importante aún: cómo quieres ser recordado.

una vez que encuentres todas las respuestas que necesitas podrás comenzar a plantearte si el trabajo en el que te encuentras te acerca de alguna forma al lugar en el que quieres estar mañana. Si es así, entonces puedes asegurarte de que todos estos consejos te blindarán del burnout, pero si no, ¿qué esperas para dar el siguiente paso?

6. Desarrolla rituales

Una vez que has respondido dónde quieres estar mañana es momento de comenzar a construir patrones que te permitan llegar ahí disfrutando de tu día a día; esto te ayudará a conectarte con tus valores y mantener tu propósito en la mente, proporcionándote un centro para orientar tus actividades diarias.

Piensa cuales son los rituales que pueden ayudarte a nutrir tu propósito y al mismo tiempo a encontrar la pausa que necesitas en tu día a día. Considera todo lo que has descubierto en los puntos anteriores como las condiciones que te ayudan a trabajar de forma más eficiente y las actividades que contribuyen a un mejor manejo de tus emociones.

Quizá puedas hacer ejercicio antes de ir a la oficina, escuchar música agradable en el trayecto y escribir tu diario al finalizar el día; o tal vez asistir a una clase de baile sea una mejor idea si no te agrada el ambiente de los gimnasios. La decisión es tuya, aunque una vez que lo hayas logrado es probable que quieras compartirlo con tus compañeros de trabajo y por qué no, hacer de tus actividades un esfuerzo organizacional.

7. Respeta tu descanso

Todas estas actividades podrán traerte múltiples beneficios, pero no servirán para blindarte del burnout si no te das tiempo para relajarte; así que no olvides considerar dentro de tus rituales diarios los momentos que emplearás para alimentarte saludablemente y dormir el tiempo suficiente para que tu cuerpo logre recuperar su energía.

Recuerda que aprender a relajarte es tan importante como el cumplimiento de tus actividades diarias, después de todo un cuerpo desgastado no podría cubrir las exigencias de tu día a día, así que este punto es realmente la clave para ser una persona resiliente. Además estimulará tu creatividad y te permitirá estar de mejor humor para interactuar con quienes te rodean, por lo que podrás trabajar de forma más eficiente en desarrollar tus habilidades de liderazgo y mejorar tu trabajo en equipo. ¿Necesitas más razones para comenzar desde ahora?

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact