Noticias RSE

7 habilidades que necesitas para cambiar el mundo

7 habilidades que necesitas para cambiar el mundo
Escrito por Corinna Acosta

Cambiar el mundo. La directora de Gobernanza de la Univ. de NY, explica las herramientas a desarrollar para cambiar la política y mejorar la calidad de vida.

Cambiar el mundo. – Estos son días oscuros en Estados Unidos. La crisis se acumula y nos enfrentamos a complejos retos sociales que no tienen una respuesta fácil, ni una solución única, ni una solución rápida en las urnas. Existe una sensación persistente de que nuestras instituciones, especialmente el gobierno, nos están fallando.

Pero en un mundo acosado por problemas profundos y crecientes que la pandemia mundial de coronavirus de 2020 no ha hecho más que empeorar, hay líderes que reconocen la necesidad de trabajar de forma diferente para lograr sus objetivos y cambiar el mundo. Yo llamo a estos líderes “solucionadores de problemas públicos”.

De acuerdo con Fast Company no existe una definición única de la resolución de problemas públicos. Todavía no es un campo definido. Algunos utilizan el término “innovador social”. Otros prefieren “agente de cambio”. Las universidades no suelen ofrecer cursos de resolución de problemas públicos ni proporcionan un asesoramiento profesional coherente centrado en el trabajo de interés público en diferentes sectores.

Aunque algunas ofrecen proyectos de culminación y prácticas, en general no hay un “curso de métodos” aceptado para enseñar a la gente a llevar un proyecto desde la idea hasta la ejecución. Tampoco existe un conjunto de datos centralizado y coherente, que abarque la ingeniería, la política pública, el derecho, la empresa y otras disciplinas, sobre el número de estudiantes que desean realizar trabajos de interés público durante o después de la universidad.

Los programas de formación para quienes trabajan en organizaciones sin ánimo de lucro o para el gobierno no ofrecen un plan de estudios para la resolución de problemas.

En cambio, el “derecho de interés público” es un término de arte en los círculos jurídicos. En términos generales, significa realizar un trabajo legal para servir a los desvalidos y promover los derechos civiles (en contraposición al trabajo para servir a los intereses económicos corporativos).

No se refiere a un cuerpo legal o a un tipo de organización, sino que abarca el uso de técnicas legales como el litigio, la reforma legal y la defensa legal para promover el bien público.

La mayoría de las facultades de Derecho cuentan con un programa de derecho de interés público y ofrecen asesoramiento profesional a quienes desean dedicarse al derecho de interés público. Recursos como el Directorio de Empleos de Servicio Público (PSJD) comprenden una red de más de doscientas facultades de derecho miembros y trece mil organizaciones de interés público relacionadas con el derecho.

El derecho de interés público ha llegado a entenderse como un campo amplio pero coherente con un conjunto de habilidades definidas.

Del mismo modo, con el crecimiento de los programas de emprendimiento en las universidades, primero en la década de 1970 y luego su explosión en los últimos veinticinco años como resultado del boom de las puntocom, el emprendimiento también se entiende bien hoy en día.

Todos sabemos lo que significa crear y hacer crecer un negocio. Gracias al importante crecimiento de los programas de emprendimiento empresarial en las universidades y colegios comunitarios durante los últimos cuarenta años, el espíritu empresarial se ha convertido en un elemento básico de la educación universitaria, que abarca todas las disciplinas.

A principios de la década de 1980, unas trescientas escuelas tenían programas de emprendimiento y pequeñas empresas. A principios de la década de 2000, deseosos de ayudar a los estudiantes a convertirse en el próximo Mark Zuckerberg, más de mil seiscientas escuelas habían creado programas de emprendimiento que ofrecían más de veintidóscientos cursos.

7 habilidades que necesitas para cambiar el mundo

Existe una sólida erudición sobre la formación de empresas, así como una disciplina pedagógica centrada en enseñar a las personas a crear sus propias empresas.

En mi libro Solving Public Problems, intento articular un conjunto de herramientas que se pueden aprender y que, cuando se combinan con la experiencia en la materia, permiten diseñar intervenciones que mejoran la vida de las personas. Con ello, espero definir lo que significa llevar un proyecto de interés público desde la idea hasta su ejecución.

Los solucionadores de problemas públicos poseen un conjunto de habilidades replicables que pueden aplicarse a cualquier problema público para lograr un cambio medible. Estas habilidades son las siguientes:

  1. Definición del problema: Los solucionadores de problemas públicos saben cómo definir un problema que es urgente, que importa a personas reales y que puede ser resuelto.
  2. Pensamiento analítico de datos: Saben utilizar los datos y el análisis de los mismos para comprender la amplitud y la naturaleza del problema.
  3. Diseño centrado en el ser humano: Huyen de las prácticas a puerta cerrada del pasado y diseñan las intervenciones en colaboración con aquellos a los que tratan de ayudar, profundizando en su comprensión del problema mediante la consulta a las personas directamente afectadas por él.
  4. Inteligencia colectiva: Adoptan formas de trabajo más participativas y democráticas que se basan en la inteligencia colectiva de las comunidades.
  5. Revisión rápida de las pruebas: Aprovechan las nuevas tecnologías para buscar las mejores ideas disponibles y las mejores personas que saben lo que ha funcionado.
  6. Asociaciones potentes: Saben cómo crear equipos y asociaciones que atraviesan muchas disciplinas para ser más eficaces en la aplicación de cambios que otros adoptarán y aceptarán.
  7. Medir lo que funciona: Por último, utilizan técnicas experimentales y de colaboración para evaluar lo que ha funcionado y lo que no y, en consecuencia, pivotar o mantener el rumbo. Saben cómo ampliar el trabajo que tiene un impacto beneficioso y medible en la vida de las personas.

Muchas de estas habilidades y métodos son posibles gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías digitales en la última década. En conjunto, ofrecen un proceso de medios de acción, aplicación y validación más ágiles y rápidos. Dan prioridad a las pruebas sobre la política y los egos. Rechazan el trabajo a puerta cerrada de los profesionales en favor de formas de identificar los problemas y las intervenciones en colaboración con los más afectados y los que más saben.

Hacen hincapié en el aprovechamiento de las buenas ideas de las comunidades y en la utilización de la legislación y la política, así como de la tecnología, para obtener resultados más justos y eficaces. Evitan las formas rígidas y reglamentarias de organizar el trabajo en favor de enfoques más flexibles, experimentales e innovadores.

Sin embargo, los solucionadores de problemas públicos no son imprudentes. A pesar de su voluntad de innovar, se aferran a los valores del interés público. Son éticamente conscientes de sus obligaciones con el debido proceso y la equidad. En lugar de limitarse a cumplir las normas, actúan con presteza, ingenio, integridad y un enfoque implacable para resolver algunos de los retos más urgentes y difíciles de nuestro tiempo.

Por último, los solucionadores de problemas públicos no se conforman con enfoques lentos y graduales. Están impacientes por obtener resultados en poco tiempo, y experimentan con nuevos procesos y formas de trabajar, a pesar de los riesgos de hacerlo dentro de una burocracia. Y lo que es más importante, no quieren limitarse a resolver el problema que tienen delante, sino institucionalizar un proceso del que otros puedan aprender, copiar y ampliar.

Dados los complejos e interdependientes retos a los que se enfrenta nuestro mundo -que no han hecho más que aumentar desde que sucumbió a una pandemia y una recesión en 2020-, debemos abordar nuestra abundancia de problemas sociales con una urgencia cada vez mayor. Podemos hacerlo adoptando las técnicas que utilizan estos empresarios públicos. Además, si un mayor número de personas que trabajan en el gobierno adoptan estas técnicas, también podemos hacer que el gobierno sea más eficaz y legítimo porque consigue hacer cosas que importan a la gente real.

Extraído de Solving Public Problems: A Practical Guide to Fix Our Government and Change Our World, de Beth Simone Noveck, nuevo en Yale University Press. Copyright c 2021 por Beth Simone Noveck. Más información -y un curso online gratuito- en solvingpublicproblems.org.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario