En los últimos años tanto gobiernos como OSC y empresas han llegado a la conclusión de que una de las mejores estrategias para impulsar el desarrollo es invertir en mujeres y niñas. Esto ha sido comprobado por diversos estudios y ya existe una gran cantidad de programas que tienen como objetivo aumentar el nivel de educación de las niñas o apoyar a emprendedoras.

Por supuesto, siguen existiendo muchos obstáculos sociales y financieros para que las mujeres alcancen todo su potencial, pero mientras tanto han surgido soluciones innovadoras, efectivas y, lo más importante, baratas, que ayudan a reducir esta brecha. En su libro 100 Under $100: One Hundred Tools for Global Women’s Empowerment, la escritora y activista Betsy Teutsch recopila 100 de estas soluciones. A continuación algunas de ellas:

Pañales reutilizables:

Imagen: Facebook.com/kijanidiapers

Imagen: Facebook.com/kijanidiapers

Los pañales de plástico tienen un alto costo económico y ambiental, ya que pocos de ellos son biodegradables. Sin embargo, también son una opción práctica para las familias que no tienen tienen el tiempo o acceso al agua necesaria para lavar pañales de tela. La empresa Kijani Cloth Diapers, en Uganda, emplea a mujeres para crear una alternativa de tela con barreras absorbentes y elástico en las piernas, que se ajusta a bebés y niños de distintos tamaños.

Toallas sanitarias con propósito:

Imagen: Empowering Women. Period

Imagen: Empowering Women. Period

Durante las menstruación, mujeres y niñas pueden sentirse incómodas y perder días de clase o trabajo. Más aún si no cuentan con los elementos necesarios para protegerse, evitando manchas y situaciones desagradables. Hay varios productos en el mundo que intentan acabar con este obstáculo de forma barata y responsable, señala Teutsch. Uno de ellos es Empowering Women. Period, una organización en la que una cooperativa de mujeres fabrica tollas sanitarias biodegradables a partir de materia prima orgánica.

Esta empresa social resuelve varios problemas, ya que genera empleo para mujeres, es amigable con el ambiente y con la comunidad (la planta con la que se hacen las toallas es considerada una plaga), además de que ayuda a las niñas a tener una solución práctica y a no abandonar la escuela.

Recolectar el doble de agua con menos trabajo:

Son millones las personas en el mundo (en especial mujeres) deben caminar grandes distancias para recolectar agua potable y después cargarla hasta sus hogares. Esto no solo lleva mucho tiempo sino que la salud también se ve afectada por el esfuerzo. Wellowater es una empresa social que provee de herramientas que permiten hacer más fácil, rápido y saludable el proceso.

Calentador para bebés:

Embrace es una ONG con presencia en México que creó un calentador para infantes que evita que los niños nacidos de forma prematura tengan que pasar días o semanas en incubadoras.

Como se puede ver, no todas las ideas están necesariamente relacionadas con el género, pero sí con las tareas que las mujeres suelen realizar en su hogar y en su familia. Al resolver problemas como el cuidado de los niños o la disponibilidd de agua, las mujeres pueden dedicarse a otras tareas productivas. El libro saldrá a la venta en marzo, pero en el blog oficial (en inglés) se pueden encontrar decenas de herramientas incluidas en el volumen.

Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.