RSE

4 comportamientos que no quieres ver en tu jefe

Mal jefe via Shutterstock

Mal jefe via Shutterstock

Todos tenemos ideas distintas sobre lo que es un liderazgo efectivo, así que tratar de definir qué es lo que se debe hacer puede llegar a ser inútil, casi como pedir un aumento después de burlarte de tu jefe.

Sin embargo, tal vez hay algo en lo que sí podemos estar de acuerdo: cuáles son las características de liderazgo que nadie desea. Es decir, comportamientos que no generan valor para las personas. Aquí hay cuatro de ellos:

1. Quejas constantes:

Si un líder critica a otro enfrente de sus colaboradores pasan dos cosas. La primera, que socava los esfuerzos de liderazgo y acaba con la confianza que tan difícilmente se construyó. La segunda consecuencia es que tu reputación puede verse afectada, ya que tu equipo y tus superiores pensarán en ti como una persona chismosa, no como un buen líder. Si tienes un conflicto, manéjalo inmediatamente y no esperes a que la otra persona esté lejos para criticarlo.

2. Volatilidad emocional:

No debe confundirse con la expresar emoción. Se espera que los líderes sean profesionales y esto significa ser conscientes de sí mismos y de los demás, saber cuándo aguantar y cuando pelear, así como entender cómo funcionan diversas personalidades, ya que algunas personas responden mejor a una conversación sincera, mientras que otras necesitan una llamada de atención más directa. Adaptar el estilo a la situación y las personas involucradas requiere paciencia y observación.

3. Amabilidad exagerada:

Ser amigo de tus colaboradores no debe ser tu principal prioridad, ya que como su jefe tendrás que tomar decisiones que no le agraden a todo el mundo. Recuerda que lo que necesita tu equipo es un líder, no un amigo. Los amigos te ayudan en lo que necesitas, los líderes te ayudan a encajar y hacer lo mejor para la empresa, buscando entender y alinear tus valores a los de la organización para lograr sus objetivos.

4. Microgerencia:

Si empezaste como emprendedor tuviste que hacer todas las funciones en un principio, pero debes crecer junto con la empresa. Las tareas que antes caían en tus hombros ya no necesitan que las manejes, porque tú debes enfocarte en planeación a más alto nivel. No es fácil dejar de preocuparse por lo operativo, lo táctico y lo estratégico, pero saber que debes hacerlo es la mitad de la batalla. Si quieres que tu empresa crezca debes enfocarte en tus tareas actuales y dejar que tu equipo haga lo mismo.

Fuente:
Entrepeneur

Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact