Notas RSE

3 tips sobre la multiculturalidad en los negocios

La diversidad impacta la vida corporativa, por eso es básico estar informado, dice Geert Hofstede.

Las diferencias culturales enriquecen

La internacionalización de la economía refuerza la necesidad de comprender y sensibilizarse ante la diversidad cultural de colaboradores, clientes y socios para negociar con éxito.


Geert Hofstede, psicólogo social y antropólogo holandés, lleva casi medio siglo estudiando la interacción entre culturas. Pero fue cuando trabajó en un proyecto para IBM, entre 1967 y 1973, que descubrió el impacto de la cultura en el mundo corporativo.

Su trabajo ha servido para comprender el papel que tiene la cultura de las personas en el ambiente del lugar de trabajo, y así aprovechar la diversidad cultural.

Multicultural

“Siempre debes intentar ver a través de los ojos de los demás. Es difícil, pero interesante, y si tienes un poco de éxito, es muy disfrutable”, dice Hofstede a la edición trimestral CEO de la revista Expansión, correspondiente a agosto de 2013.

Hofstede desarrolló el ‘Modelo de las Cinco Dimensiones’, una escala capaz de cuantificar, calificar y medir las relaciones internas y con otras naciones de las personas en diferentes países de acuerdo con su organización y su cultura. Sin embargo, el modelo no permite predecir los comportamientos individuales de cada persona.

Actualmente, Geert Hofstede imparte conferencias alrededor del mundo sobre cultura empresarial.

Regla de oro: cada persona es distinta

¿Qué importancia tienen los estereotipos al negociar con personas de otras culturas?

Los estereotipos son indeseables, aunque contienen elementos basados en la realidad. Si los usas para negociar, aplicas información fundamentada en promedios y generalizaciones de regiones y países. Pero el individuo promedio no existe, cada persona es distinta.

¿El lenguaje corporal forma parte de esas generalizaciones o estereotipos?

Si sabes algo del ambiente cultural en el que la gente con la que trabajas se crió, reconocerás ciertos elementos. Depende de la experiencia de los involucrados. Si todos los socios tienen experiencia negociando con gente de diversas partes del mundo, estarán preparados para interpretar lenguajes corporales distintos.

Pero no es fácil adoptar el lenguaje corporal de alguien más. La mayor parte del lenguaje corporal es inconsciente. Somos conscientes del lenguaje corporal de otros, pero no del nuestro. Estar alertas del comportamiento de ambas partes es crucial para el éxito de la negociación.

¿Las diferencias culturales se han reducido como resultado de la globalización o son las mismas que hace años?

Son las mismas. Cambian muy lentamente y la razón es que la cultura se adquiere en la infancia. Es parte del proceso de aprendizaje que obtenemos de jóvenes, antes de la pubertad. Todos venimos al mundo con un programa incompleto.

El tipo de programa que adquirimos por encima de nuestras herencias depende de dónde hayamos crecido. Si vienes del país A, pero fuiste adoptado en el país B, a medida que te desarrolles serás más y más como alguien del país B.

Todo depende de la cultura que te permee en el país donde creciste, y estas cuestiones adquiridas nunca serán fáciles de modificar.

¿Se vale improvisar cuando encuentras barreras culturales inesperadas?

Si tienes talento para improvisar, es muy bueno, pero también, muy riesgoso. Depende del tipo de persona que seas. La persona siempre es más importante que la cultura. A los negociadores locales este tema puede ayudar, ya que no están acostumbrados a lidiar con culturas foráneas.

Ojo con descuidar tu propia cultura

¿Una negociación puede terminar por no respetar un protocolo cultural?

Sí, pero curiosamente no siempre sucede internacionalmente. En un país hay subculturas y a veces la gente falla porque no lo reconoce.

Esto se debe, en gran parte, a que, a nivel internacional, estás más preparado para los imprevistos: los esperas más y estás listo para afrontarlos. En tu propia cultura crees que todos piensan como tú. Esto es un grave error.

¿Cómo ha cambiado la interacción multicultural en las compañías desde que trabajó para IBM a la fecha?

Hay muchos cambios. De entrada, incrementó la cantidad de nexos culturales entre compañías internacionales gracias a la globalización. También existe más conciencia de las diferencias culturales.

En los 80, Asia del Este tuvo un boom económico, especialmente Japón y Corea. En muchos aspectos, superaron competitivamente a Estados Unidos. En aquel entonces, la mayoría de las teorías de negocios habían sido postuladas y desarrolladas por los estadounidenses.

Cuando descubrieron que los japoneses estaban haciendo algo mejor que ellos, despertaron y pensaron “debe haber algo distinto”. Se dieron cuenta de que era la cultura.

¿Cuáles son las culturas más fáciles y las más difíciles para negociar?

Depende de dónde vengas. En Holanda, donde yo vivo, nuestros vecinos los alemanes son terriblemente difíciles para negociar.

Por un lado, los conocemos muy bien y tenemos tanta experiencia negociando con ellos que somos exitosos haciéndolo, pero no es fácil. Tienen ideas muy fijas. Para mí, ha sido más fácil negociar con los chinos.

Ellos han podido adaptarse mejor a negociar con los occidentales que los japoneses, quienes tienden a evitar la incertidumbre, tienen muchas reglas, escritas y no escritas. Los chinos son más relajados.

¿Cuál es la mayor lección que le dejó sensibilizarse de otras culturas?

Lo más importante es darse cuenta de las características de tu propia cultura y de cómo es vista por la gente con la que estás negociando. Siempre debes intentar ver a través de los ojos de las demás personas. Es difícil lograrlo, pero si tienes un poco de éxito, es muy disfrutable.

Fuente: CNN

Asesoría en RSE

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

Dejar un comentario